Cabildo de jolgorio

FOTOS: Jorge Duenes
 
Zoom Político Lunes, 13 Febrero, 2017 12:00 PM

Si a la entrada de la Sala de Cabildo de Tijuana se pusiera una taquilla, aquello se podría tratar de un espectáculo sobre una tragicomedia. El pasado 8 de febrero, se celebró una sesión de cabildo con todos los altibajos de un drama pero sin final feliz, bueno no para todos. Y lo mejor, fue gratis.

En teoría las sesiones son públicas para cualquier ciudadano interesado. Sin embargo, ante las inconformidades por los malos servicios en la ciudad como la recolección de basura, el alumbrado público, los aumentos en los impuestos, se sitió las oficinas del gobierno con patrullas, uniformados y vayas de metal.

Así, como si se tratara de un cadenero un grupo de policías decidían quién entraba y quién no. Los trajeados y los del “buen gusto para vestir” ni la mínima resistencia para su ingreso.

Un tanto impuntuales, el alcalde y sus regidores del PAN, entraron a la sala con minutos de atraso como un equipo de futbol; en bola y al mismo tiempo.

En toda la sesión el alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum se equivocó en palabras, procedimientos, nombres entre otras cosas, más veces de las que participaron algunos regidores como la panista Elvia Rangel, Karina del Real o Eligio Valencia del PRI.

El primer punto a discutir fue mal leído por José Vicente Jiménez Oceguera, suplente de Luis Torres Santillán, quien es acusado por el gobierno de Estados Unidos junto a otras personas de pertenecer a una banda de lavado de dinero.

Completamente atropellado, el joven edil propuso hacer un exhorto al Ejecutivo Federal y a la SHCP para que los precios de gasolina en zona fronteriza, se “homologara” con Estados Unidos.

El regidor independiente, “Tito” Quijano humilló la propuesta pues aseguró que ni siquiera explicaba “homologar con quién o a qué”. El ex líder empresarial le dijo con voz golpeada: “estás confundido, no sé a qué precio te refieres si al Costo de Chula Vista a la Chevron” de San Ysidro. Lo que despertó las risas el apretujado público.

Los regidores del PES Jesús Ortiz Ampudia y Mónica Vega argumentaron que el gasolinazo no es tema del municipio, como sí lo son el predial, el alumbrado, la recolección de basura, entre otros servicios deficientes.

El regidor del PAN, Luis Pérez, admitió el rezago en pavimentación y sacó el tema de “los videos de la manifestación”, donde, dijo, una “población pretenda hacer ese tipo de desplantes en un edificio de ese tipo en domingo”.

El regidor de MORENA, Marco Antonio Romero Arizpe. Igualmente evidenció la falta de “esfuerzo para acabar con la corrupción y con la impunidad”. Lo que, posterior la síndica Marcela Guzmán, refutaría, que más bien las investigaciones se tratan en sigilo.

Ivette Casillas, regidora del PAN, demostró que lo único que tenía en común con el PRD en donde fue candidata en 2015, solo es color amarillo de su cabello y del escudo del partido. Pues dijo que le molestaba en demasía “que haya personas allá afuera que impidan a las personas manifestarse”.

Al final, los inconformes le increparon que intentara sobrevivir, alimentar a sus hijos y viajar en transporte público con 800 o mil pesos a la semana. La regidora mejor se fue y dejó hablando solos a los ciudadanos.

Una mujer le cuestionó que por qué no le molestaba que los policías tenían rodeado el palacio y de igual manera “impiden” el paso a los ciudadanos.

La regidora Myrna González, esposa del desdibujado diputado del PAN “Lolo” Barraza, torcía los ojos cada vez que los regidores de oposición se negaban o señalaban la mal administración.

Como cuando se negaron a votar a favor de un acuerdo económico que incluía “derogar toda disposición municipal que contravenga o se contraponga al presente acuerdo”, alegando que el alcalde no tiene facultades para derogar disposiciones. Aun así el PAN se impuso.

Una sesión maratónica de 5 horas donde no todos los espectadores lo soportaron.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio