Transportistas rebeldes contra gobierno y aliados


 
Cartaz Lunes, 5 Diciembre, 2016 12:00 PM

De origen, todos los transportistas (camioneros y taxistas) tienen la culpa del desorden que se ha generado con los años en Tijuana con el transporte urbano, sub-urbano y de taxis. A través de los ayuntamientos se han cometido toda clase de violaciones a la ley y sus reglamentos.

Cabe mencionar que mientras el transporte en general fue manejado por el Estado por conducto de la Dirección de Tránsito y Transportes, existió un buen control en el otorgamiento de concesiones para empresas y placas para organizaciones de taxis, ya que se hacían los estudios necesarios para que la Dirección del Transporte otorgara el permiso de la concesión, extensión de ruta o la ampliación del parque vehicular. Cabe mencionar que la corrupción no estaba tan degenerada.

De los demás ayuntamientos no estoy enterado, pero aquí en Tijuana, en todos los trienios de gobiernos han existido excesos. Los gobiernos municipales han permitido que todos se sirvan con la cuchara grande, provocando una descomposición en el servicio, invasión de rutas, transporte pirata, sobre-saturación de servicio y aumento innecesario en su parque vehicular; o sea que los mismos transportistas se han hecho bastante daño, porque a todos les ha bajado la captación de usuarios en un 65%, por la siguiente razón:

Antes del año 2000 una unidad de 35 pasajeros en su horario de dos turnos (de 5:00 a.m. a las 9:00 p.m.) vendía un promedio de dos mil boletos, pero hoy en ese mismo horario trabajando un camión capta de 700 a 800 usuarios.

A través de los años la solución para que las empresas subsistan, ha sido el incremento en las tarifas afectando el bolsillo de la sociedad usuaria y estudiantes.

Harto necesario el nuevo Sistema Integral del Transporte, porque ya varios alcaldes que antecedieron a este ayuntamiento fracasaron en el intento. El único problema es que ni cabildo ni el Consejo Municipal del Transporte avaló el origen de la Ruta Troncal y no consensaron con el 100 por ciento de los transportistas, ya que quienes participaron fueron unos cuantos empresarios y gente ajena que ignora lo que es el transporte en Tijuana.

Con esto ellos han demostrado que saben de transporte lo que yo sé de medicina.

Donde sí la regaron de a feo es en el tamaño de las casetas de ascenso y descenso, en la cual se fue una inversión pavorosa. La pregunta del millón: ¿Quiénes fueron los beneficiados con la obra?
Broncón que le heredarán al próximo Ayuntamiento.

 

Ramón Rosendo Otáñez Sánchez

Tijuana, B.C.

Correo: otañez@live.com.mx 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio