Hacksaw Ridge

Foto: Internet
 
Cinemazcopio Lunes, 14 Noviembre, 2016 11:58 AM

Desde “Braveheart” a Mel Gibson se le recordaba poco, mucho menos como director, pero quizá en un afán por recuperar el tiempo perdido ha vuelto a probar suerte con esta historia poco conocida que por fortuna quiso contar.

Esto es lo que vivió Desmond Doss en la Segunda Guerra Mundial, un pacifista en medio de la violencia extrema. Así es como Gibson lo recrea y de suerte que se encontró con Andrew Garfield para interpretar el rol estelar.

Doss estaba más comprometido con salvar vidas y por eso rechazó incluso la idea de portar un arma en el campo de batalla. Por sus heroicas hazañas recibió la Medalla de Honor del Congreso, a pesar de su oposición a lo bélico, postura que adoptó muy probablemente desde su crianza con un veterano de la Primera Guerra Mundial que no regresó del todo bien de los enfrentamientos que vivió.

A pesar de su postura, este joven se enlista, y también contra la voluntad de Dorothy (Teresa Palmer), su prometida, decide experimentar el horror en carne propia y el abuso verbal, físico y psicológico de sus compañeros y superiores en el ejército, cuando se niega a tocar una escopeta.

El meollo del asunto es la batalla en Hacksaw Ridge, en Japón. Ahí Gibson hace de las suyas exponiendo imágenes en verdad aterradoras, sangrientas, desgarradoras que solo Doss, con su fe, pudo haber superado como lo hizo.

Garfield hace más con la mirada que con la palabra, y en eso su trabajo se vuelve soberbio, incluso cuando hay escenas que pueden llegar e interpretarse peligrosamente como lugares comunes, detalles que a fin de cuentas, quedan en el olvido cuando además Gibson comparte con el público imágenes del verdadero Doss. Vaya fragmento de la historia que aquí tenemos. ****

Punto final.- Un mes y otra vez “Star Wars”…

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio