El conflictivo inicio de la Ruta Troncal

FOTOS: Jorge Dueñes
 
Edición Impresa Lunes, 28 Noviembre, 2016 12:00 PM

El accidentado arranque para la operación del Sistema Integral de Transporte de Tijuana dio pie para que el gobierno de Jorge Astiazarán iniciara el proceso de revocación de concesiones al grupo de transportistas disidente del SITT. Más que encaminar su manifestación a una solución inmediata, los quejosos se empecinan en que sea el próximo gobierno municipal, el de Juan Manuel Gastélum, el que ponga en marcha el controvertido sistema de transporte. Los usuarios que esperan un mejor servicio, se encuentran en medio de un encono que ha puesto en peligro su integridad física, con el ataque a un BRT

 

En medio del caos, autobuses de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés) iniciaron operación esta semana, ofreciendo servicio gratuito a usuarios que no han tenido la oportunidad de corroborar si las expectativas que tenían del Sistema Integral de Transporte de Tijuana -SITT- son las que tanto ha ponderado la administración de Jorge Astiazarán Orcí, debido a las manifestaciones de transportistas que han impedido el correcto inicio del servicio público.

De hecho lo que más destacó del arranque de la Ruta Troncal, fueron las manifestaciones masivas de unidades de transporte público y choferes. A la par, las obras inconclusas de la ruta y una escueta cobertura.

Efectivamente, con un camión BRT y 10 alimentadoras, el nuevo sistema dio inicio con el periodo de prueba la mañana del lunes 21 de noviembre, ofreciendo servicio gratuito a los usuarios que se desplazaban de Insurgentes a Zona Centro, pasando por la Garita de San Ysidro y viceversa.

Pero el recorrido quedó truncado con la manifestación de transportistas, quienes se dicen desplazados de sus paraderos tradicionales con la designación de carriles confinados para uso exclusivo del BRT.

Bloqueos y choferes detenidos

Bloqueos y choferes detenidos

El gobierno municipal ha asegurado que los camiones no incluidos en el nuevo sistema “seguirán circulando en términos de concesión, aun cuando entre en operación la Ruta Troncal, Subsistema 1”; así se lee en el documento que en forma individual el director del SITT, José Alonso Sepúlveda López, ha firmado con cada integrante del grupo de transportistas inconformes.

Sin embargo, esta semana el propio alcalde afirmó que oficializará la aplicación de multas, de montos de hasta 11 mil pesos, a propietarios de unidades ajenas al BRT que hagan uso de los carriles confinados.

Esta controversia, así como la inclusión de 60 camiones usados de la empresa Altisa para complementar las rutas alimentadoras, desencadenó nuevamente la inconformidad del grupo de transportistas que aseguran no se oponen al proyecto de la Ruta Troncal, pero sí de las condiciones en que se pretende operar un servicio del que, subrayan, han sido excluidos.

Caos vial, daños a una grúa y patrulla de la Policía Municipal y un camión BRT apedreado con pasajeros a bordo, ha sido el resultado de las últimas expresiones de protesta, que obliga a la custodia policiaca permanente, tanto de la infraestructura aún incompleta del SITT, como de los camiones en circulación que lo integran.

Astiazarán no se abre a un diálogo con el grupo disidente del SITT, pero sí inició con la revocación de concesiones. Ya lo había anunciado ante las amenazas de manifestaciones. Argumenta que la concesión se puede revocar cuando las unidades no estén operando el objeto de la misma, como fue el caso del 21 de noviembre, cuando en lugar de prestar el servicio de transporte masivo, las unidades fueron utilizadas para bloquear la terminal de la Ruta Troncal en Insurgentes.

Los transportistas tampoco buscan llegar a un acuerdo con un gobierno cuyo periodo expira, esperan que al arribo del XXII Ayuntamiento, su demanda de que no se empalmen rutas previamente concesionadas, no se les excluya del carril confinado y que el SITT sea auditado, sea atendida por Juan Manuel Gastélum, quien asumirá la presidencia de Tijuana la próxima semana; por ello ya cabildean con diputados locales del Partido Acción Nacional, que intercedan con “El Patas” por ellos.

En este contexto, los tijuanenses apenas han tenido la oportunidad de probar el nuevo sistema de transporte masivo. Los pocos que lo han hecho califican los camiones BRT cómodos y rápidos, pero lo consideran insuficientes en cuanto a número de unidades y rutas alimentadoras, “el servicio se debería ampliar”, demandaron.

 

Protestan por arranque del SITT

Tres empresas del servicio masivo de transporte, Azul y Blanco, Untima, Corredor 2000 y permisionarios de taxis de ruta, intensificaron sus acciones de protesta en aras de impedir el funcionamiento del nuevo sistema de transporte de Tijuana.

El viernes 18 de noviembre los inconformes realizaron una marcha de protesta partiendo de la Tercera Etapa de Río Tijuana, a la altura de la Clínica Regional Número 1 del IMSS, para concluir en forma pacífica en Palacio Municipal.

Transportistas demandan al Congreso del Estado intervenir en conflicto

Transportistas demandan al Congreso del Estado intervenir en conflicto

Y aunque primeramente dijeron que no impedirían la operación del SITT, “para que los usuarios comprobaran el cochinero del nuevo sistema”, el lunes 21 de noviembre, los transportistas manifestaron su rechazo circulando alrededor de la terminal de los BRT, ubicada en Bulevar Insurgentes. Su objetivo, impedir su operación.

La protesta fue contenida por Seguridad Pública, lo que sacó de control a algunos manifestantes que provocaron daños a una patrulla y una grúa, razón por la que 15 unidades del servicio público utilizadas en queja pública, fueron remolcadas, quedando cuatro choferes detenidos.

El miércoles 23, los disidentes del SITT intentaron realizar una nueva marcha de protesta, pero antes de lograr reunirse para la manifestación, la autoridad municipal, a través de Seguridad Pública y la Dirección de Vialidad y Transporte, procedieron a remolcar unidades, frenando el intento de protesta.

El gobierno municipal advirtió que la acciones para aplacar cualquier intento de manifestación que obstaculice la operación de la Ruta Troncal será contenida y las afectaciones, denunciadas ante Ministerio Público.

 

La reacción del gobierno

“Vamos a someter al análisis de todos los ediles, la revisión de concesiones de masivo y de los permisionarios de taxi, y, en caso de que se demuestre que violentaron la Ley o no cumplieron con lo especificado en la concesión de su permiso, procederemos a cancelar la concesión correspondiente”, sentenció Jorge Astiazarán al término de la sesión de Cabildo del lunes 21 de noviembre.

Dos horas antes, a las 8:00 am de ese día, los transportistas que cuestionan la Ruta Troncal habían iniciado una protesta, por lo que antes de cerrar la asamblea edilicia, informó a los regidores del XXI Cabildo de Tijuana que convocaría a una reunión plenaria en los próximos días para discutir la posible revocación, ya que “son facultades de los cabildos revocar permisos”, agregó.

Pero Astiazarán no esperó mucho, sin haber convocado a la reunión plenaria y sin el consenso del Cabildo, su gobierno hizo girar notificaciones de revocaciones a las empresas participantes en la protesta, ya que el bloqueo en la operación de la Ruta Troncal era una justificación para ello. Lo hizo a través a la Dirección de Vialidad y Transporte Municipal, a cargo de José Luis Hernández Silerio.

Se quejan por revocacion de concesiones

Se quejan por revocacion de concesiones

No obstante, Hernández Silerio declaró a ZETA que tanto los permisos de las unidades del BRT y del masivo en general, “es competencia del SITT, todo lo que concierne al -servicio- masivo va a estar a cargo del Sistema Integral de Transporte de la ciudad de Tijuana”, sea BRT o no, “las 14 empresas del masivo estarán reguladas por el SITT”, añadió.

Aunque un acuerdo de Cabildo facultó al SITT para realizar la planeación, administrar, operar, controlar el Sistema de Transporte Colectivo Urbano y/ Suburbano de Tijuana, con todo y sus servicios conexos, en las reformas efectuadas al Reglamento Municipal de Transporte, quedó asentado que la Dirección de Vialidad y Transporte Municipal continuaría aplicando las sanciones cuando los transportistas incumplieran los términos de los permisos o concesiones.

 

Amparo podría frenar revocación

El intento de revocación el gobierno municipal lo basa en el hecho de que, con los movimientos de protesta, los transportistas dejaron de prestar un servicio a los usuarios, faltando a los términos de la concesión y violentando el Reglamento de Transporte Público de Tijuana.

Pero la reacción de la autoridad municipal pudiera quedar en solo una amenaza, ya que no cuidó las formas en su propósito de revocar concesiones. A los implicados no los notificó en forma personal, dándoles pie a invalidar el procedimiento iniciado en contra a través de un amparo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

Los representantes legales de las organizaciones participantes en las protestas como Azul y Blanco, Corredor 2000 y Untima, así como de taxis de ruta Blanco con Dorado, Verde y Blanco, Rojo y Blanco, Blanco Franja Naranja, entre otros, dicen desconocer notificaciones de revocación expedidas por el municipio.

El documento filtrado públicamente, está fechado el 22 de noviembre de 2016 y establece un plazo de cinco días para que los requeridos presente pruebas y alegatos que estimen convenientes, al procedimiento de revocación o cancelación iniciado.

La fecha límite para que los demandados hagan valer su garantía de audiencia vence el martes 29 de noviembre, por lo que la fecha de audiencia se fijó para el 30 de noviembre, el último día de la administración de Jorge Astiazarán.

Tras ser frenados por la autoridad para la realización de nuevas protestas, los inconformes optaron por recurrir al apoyo de los diputados del Partido Acción Nacional en el Congreso del Estado, Carlos Torres y Raúl Castañeda Pomposo, para que interceda por ellos ante el próximo presidente municipal, Juan Manuel Gastélum.

Ahora no solo buscan que el SITT no los excluya, sino también el no perder sus concesiones, por lo que, sostienen, continuarán emprendiendo acciones de protesta, “hasta el último día de la administración de Jorge Astiazarán”.

 

Vandalizan BRT

Con pasajeros a bordo, un camión BRT de la Ruta Troncal de Tijuana fue apedreado por dos sujetos no identificados. Mujeres, adultos mayores y estudiantes iban a bordo.

La agresión se registró al filo del mediodía del miércoles 23 de noviembre, cuando la unidad acababa de partir de la Terminal Insurgentes y se dirigía sobre Vía Rápida Oriente, a la altura del puente Simón Bolívar, para dirigirse hacia la Línea Internacional de San Ysidro.

Terminal Insurgentes resguardada

Terminal Insurgentes resguardada

Desde el lunes 21, después de las manifestaciones de protesta de los transportistas inconformes, las instalaciones del SITT son custodiadas por patrullas de Seguridad Pública y los BRT circulan resguardados por unidades de la Policía Municipal y de la Dirección de Vialidad y Transporte. Excepto el camión que fue objeto de vandalismo, el cual no era vigilado y fue auxiliado hasta que llegó a la altura del puente de la colonia 20 de Noviembre.

Según la descripción del chofer y los pasajeros del BRT, los agresores eran jóvenes vestidos de negro y con gorra, uno de ellos con barba cerrada. Autoridades municipales interpusieron una demanda por agresión, la cual se suma a la presentada por los daños causados a las unidades de la SSPM durante  la manifestación de transportistas del lunes 21 de noviembre.

 

Buen servicio, pero esperaban más

Alejandro Estrada, trabajador de una gasolinera, calificó como bueno el servicio del BRT, pero le resulta insuficiente para sus necesidades como usuario. Habitante del fraccionamiento Villas del Sol, debe abordar antes un camión que lo lleve a la Terminal Insurgentes, de donde el BRT lo desplaza a su trabajo en la Zona Centro, recorrido que le lleva una hora.

Unidad vandalizada el segundo dia de operaciones

Unidad vandalizada el segundo dia de operaciones

Al igual que él, la mayoría de los usuarios se dijeron de acuerdo con la modernización del servicio de transporte, pero pidieron incluir sus colonias en la ruta del SITT.

Ante los últimos acontecimientos en los que una unidad fue atacada, se dijeron temerosos de nuevas acciones de violencia, “que la autoridad se ponga de acuerdo con los transportistas y que los obligue a dar el servicio con camiones nuevos, que saque de circulación las calafias viejas”, compartió la señora Sandra Rentería, colona de Capistrano.

 

Para Altisa, rutas alimentadoras

Bajo el esquema de rutas alimentadoras complementarias, el director del SITT, José Alonso Sepúlveda López, incluyó 60 unidades usadas de Altisa, lo que representa el 50% de las unidades que estarán operando en la primera fase del Sistema Integral de Transporte de Tijuana, etapa que se espera funcione al cien por ciento hasta febrero de 2017. ”Entonces estarán concluidas la obras y operando los 550 camiones que conformarán el sistema”, sostuvo Sepúlveda, cuyo cargo establecido por cinco años trascenderá la administración de Jorge Astiazarán.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio