Fernando Aceves Salmón: precursor de la infraestructura urbana de la ciudad

Foto: Archivo
 
Perfilez Lunes, 12 Septiembre, 2016 12:00 PM

Llegó a Tijuana en 1964 para dirigir la construcción de la “Puerta México”, edificio emblemático en la Garita Internacional de San Ysidro; desde entonces Fernando Aceves Salmón se quedó aquí, para convertirse en pionero de la infraestructura de la ciudad y de Baja California.

Nació el 10 de marzo de 1929 en Guadalajara, Jalisco. Estudió Ingeniería Civil en la Universidad de Guadalajara, donde se tituló en 1959. Al inicio de su carrera, ejerció en Colima -en cuya capital construyó las vías de drenaje – y Tamaulipas, hasta que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes lo comisionó a la magna obra fronteriza; Adolfo López Mateos era Presidente de la República.

Aceves fue gerente técnico de la Primera Etapa de la Canalización del Río Tijuana en 1972, proyecto vital para entender la movilidad actual de la ciudad; además, dirigió las obras de remodelación de la vialidad más antigua y representativa para los tijuanenses: la Avenida Revolución.

Cuando la llamada “Cartolandia”, sector invadido por viviendas de lámina y cartón, fue comisionado a diseñar el Centro Urbano 70-76, a donde fueron a vivir 633 familias desalojadas de su marginal situación. Los centros deportivos de la antes llamada Mesa de Otay, también pasaron por la mente y cálculo del jalisciense adoptado por Baja California.

También planeó y arrancó la primera etapa del Corredor 2000, carretera que conecta a Tijuana con Playas de Rosarito que ha sido un importante motor del desarrollo del sector Este, creándose a su alrededor gran cantidad de comunidades, principalmente de migrantes del interior del país.

“Fue el mejor ingeniero, dejó muchas obras muy importantes para el desarrollo del Estado”, comentó a ZETA Marcos Sarabia, uno de los jóvenes a los que Fernando Aceves Salmón dio la oportunidad de ingresar al servicio público. “No era superficial para planear los proyectos, le buscaba ingeniería de valor”, agregó.

Cabe destacar que con los consejos de Aceves Salmón, Sarabia dirigió el Programa Integral de Pavimentación (PIRE). En 2010, el entonces alcalde de Tijuana, Jorge Ramos Hernández, presidió la presentación de un libro que explicaba el desarrollo del Programa, en la cual entregó un reconocimiento al ingeniero Aceves, distinguiéndolo como “precursor de la infraestructura urbana de la ciudad”.

Además, contribuyó en el desarrollo y ejecución de la Carretera Escénica Tijuana-Ensenada, que junto con la edificación de la compleja vialidad que cruza la montaña en La Rumorosa -para la que fue necesario un importante intelecto arquitectónico por la gran cantidad de cañones, curvas y peligros topográficos-, son sus más relevantes contribuciones a la forma en que recorremos el Estado.

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

Edificios enfocados al servicio público como el Penal de “El Hongo”, los Juzgados Civiles y Mercantiles de Tijuana, además de la conclusión de la carretera Tijuana-Mexicali y la vialidad que conecta con La Bufadora, se agregan a la sumatoria.

Entre 1988 y 1991, Aceves Salmón fue director de Obras Públicas entre dos ayuntamientos de Tijuana; después, entre 1993 y 1995 fungió como delegado de la entonces Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas del Estado (SAHOPE) – actual SIDUE- en Tijuana, para después, entre 1995 y 2001 ser nombrado titular de la dependencia estatal en las administraciones de Héctor Terán Terán y Alejandro González Alcocer.

Tal fue su relevancia y respeto dentro del ramo, que no solo fue miembro fundador del Colegio de Ingenieros Civiles de Tijuana, sino que durante la administración estatal de José Guadalupe Osuna Millán (2007-2013) fungió como asesor de la SIDUE, tomando en cuenta sus comentarios en obras troncales como la ampliación de la Vía Rápida Alamar, que aún no termina.

El ingeniero Aceves manifestó la importancia de que la infraestructura se adecúe a las necesidades de la población a vivir y trasladarse de manera digna, sobre todo en una región a la que cada año arriban miles de personas en busca de oportunidades. Fue promotor del crecimiento vertical para las unidades habitacionales y de que las vialidades sean contempladas en función del transporte público, usado por más de un millón de personas diariamente, y no a criterio o capricho de particulares.

En tierra tijuanense fue donde formó su familia: ocho hijos y una esposa que lo acompañó hasta el final de sus días.

El viernes 2 de septiembre, Fernando Aceves Salmón perdió la vida a los 87 años de edad, víctima de un ataque al corazón, dejando en el listado de su obra rotundos mecanismos por los que todavía hoy fluye este Estado.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio