Vecinos del bulevar Casa Blanca se quejan de ruido

FOTO: Jorge Dueñes.- Frenado con motor, mayor inconformidad
 
Ezenario Lunes, 4 Abril, 2016 01:00 PM

Desde finales del año pasado, vecinos del bulevar Casa Blanca, en la delegación La Presa de Tijuana, han insistido ante las autoridades municipales sobre el problema que califican como un “excesivo ruido” en la zona, para que actúen en consecuencia.

Hablan específicamente del espacio delimitado por los bulevares Francisco Javier Mina y Ruta Matamoros (Fraccionamiento Mariano Matamoros Norte) donde hay una pendiente, que aunque no es muy inclinada, tiene alrededor de 400 metros de longitud.

La primera causa del ruido, mencionan, es el que los choferes de tráileres y otros vehículos de carga utilizan el freno de motor. Además, agregan que en los últimos meses, la zona se ha convertido en el paso de motociclistas, en algunos casos, cuyas unidades no traen escape o lo utilizan directo, modificación que vuelve el sonido del automotor más intenso.

Los vecinos, mediante una carta abierta escrita por José Valenzuela, preguntan a la ciudadanía y a las autoridades:

“Probablemente a alguno de ustedes le ha tocado ser testigo de lo que aquí les comento ya sea cerca de su domicilio, trabajo o simplemente al ir circulando por la vía rápida por donde incluso se pueden ver a algunos motociclistas haciendo piruetas en una sola rueda exponiendo no solo la vida de ellos sino la vida de los automovilistas que en ese momento van circulando por el mismo lugar, que estos abusivos sujetos que no respetan el reglamento de tránsito”.

Agrega: “Algunas veces me he puesto a pensar que, o las autoridades municipales son muy ignorantes, o son cómplices por no aplicar los reglamentos municipales pero cualquiera de las dos cosas son muy graves”.

Nada más en el municipio de Tijuana, existen por lo menos tres reglamentos municipales que contemplan al factor ruido como contaminante o alterador del orden y la paz: el Reglamento contra el Ruido para el Municipio de Tijuana, el Reglamento de Protección al Ambiente para el Municipio de Tijuana y el Bando de Policía y Buen Gobierno.

En ellos, se enmarca desde el sonido emitido por cláxones hasta el de vehículos de tracción animal. Verificar que el sonido de vehículos se utilice solo como método preventivo, es obligación de la Policía Municipal, y en caso de que se considere como un contaminante, de los inspectores ambientales municipales. Las multas, en los tres reglamentos van de los 50 a 300 pesos y de los cinco a los mil días de salario mínimo.

Al cierre de edición, este semanario no recibió solicitud, ni de la Secretaría de Seguridad Pública ni de la Dirección de Protección al Ambiente, dependencias a las que se les solicitó información sobre acciones para corregir lo que contemplan sus reglamentos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio