Profesora agresora sigue activa

Brenda Guerrero Montaño
 
Ezenario Lunes, 18 Abril, 2016 01:00 PM

Brenda Guadalupe Guerrero Montaño, agresora de cinco alumnos de la primaria municipal Club Soroptimista en marzo del año 2015, sigue en estatus de activo en la nómina de la Secretaría de Educación Pública Municipal por lo menos hasta marzo del 2016, a pesar de los meses transcurridos desde los hechos.

La “maestra de educación elemental” –como se conceptualiza su puesto–, cobra mensualmente 19 mil 938 pesos.

De acuerdo a la investigación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) –ninguna otra institución ha dado seña de llevar un procedimiento por el actuar de la docente–, Guerrero Montaño le dijo “fea, gorda y que no servía para la escuela” a una alumna del quinto grado, además, que “el día que se muriera quería estar presente”. Lo anterior, en una actividad de la asignatura Formación Cívica y Ética, en la que la niña no quiso participar.

En la misma clase, la docente también exigió a otro alumno lamer el suelo amenazándolo con ponerle un reporte de no acatar la orden, y agravió a otros tres menores de entre 10 y 11 años.

Irma, madre de familia del menor al que Brenda Guerrero ordenó lamer el suelo, explica que los hechos sucedieron en marzo del 2015. Con el pretexto de una actividad escolar, la profesora pidió a los alumnos apuntar en un papel las cosas que le harían al compañero “que les cae mal” y su hijo escribió que lo pondría a bailar frente a la clase. Al leer la nota, Guerrero Montaño lo pasó al frente y lo hizo bailar, para después exigirle lo mencionado.

De acuerdo al informe de derechos humanos, mismo que se refirió a la generación de una recomendación a la dependencia municipal y al Ayuntamiento de Tijuana –y que a la fecha no ha sido acatada–, la clase se justificó en una lección de “reciprocidad”.

Las víctimas explicaron que la situación “les causó pena y tristeza”, pero no comentaron nada a sus padres porque la maestra les advirtió que si hablaban de lo sucedido, les bajaría puntos en sus calificaciones porque “lo que pasaba en el salón ahí se quedaba”.

El 25 de junio, durante una junta de la materia de inglés donde estaban los padres de familia presentes, la mamá de uno de los cinco menores agredidos contó lo que su hijo le confió sobre la actividad de la maestra. Reclamaron a la directora Alma Pulido Jara, quien les dijo que se trataba de “una actividad que los niños tenían que realizar”.

Cuando la maestra Brenda Guerrero llegó, los padres intentaron confrontarla, pero apoyada por el personal de la escuela primaria logró irse, y de acuerdo a Irma, ya no fue vista por ahí.

La madre de familia comenta a ZETA que los niños requirieron atención psicológica y un reforzamiento de sus actividades extraescolares para superar ese momento, actividades para las que no han recibido apoyo ni del plantel, ni de la Secretaría de Educación Pública Municipal.

La CEDH, determinó que los menores sufrieron la violación a sus Derechos al Trato Digno y a la Educación, por lo que solicitó a la secretaría municipal de educación y a la Sindicatura Procuradora informes relativos al hecho. Como evidencia del trabajo de la comisión hay certificados de afectación psicológica.

Determinó que la dependencia debe reparar los daños ocasionados a los cinco niños, incluyendo atención psicológica –a más de un año– para rehabilitar su estado emocional. También, debe impartir un curso en la primaria Club Soroptimista sobre derechos humanos y cultura de paz.

De igual forma, los servidores públicos de la Secretaría de Educación Pública Municipal deberán tomar un Programa Integral de Educación, Formación y Capacitación en materia de Derechos Humanos, en especial de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

La secretaría tendrá que adoptar las medidas necesarias para determinar si la servidora pública es acreedora a una sanción administrativa.

Hasta el momento, ni el Ayuntamiento de Tijuana ni la Secretaría de Educación Pública Municipal han emitido un posicionamiento al respecto para informar si cumplirán con la recomendación de la CEDH, y en la escuela primaria, no se permitió la entrada de este semanario. El presidente municipal, Jorge Astiazarán, sostuvo que la recomendación se atendió, aunque los padres manifiestan lo contrario. Además, dijo que la profesora no está impartiendo clases, pero sí en un área administrativa laborando.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio