Narcos acusados y consignados, libres

FOTOS: Archivo.- Isaac Alhiu Chavez Cabrera, "El Puma"
 
Edición Impresa Lunes, 18 Abril, 2016 01:00 PM

Secuestradores, asesinos, narcotraficantes y asaltantes capturados por corporaciones de Seguridad Pública en Baja California, obtienen su libertad en días a pesar de estar señalados en expedientes judiciales. Fianzas y sentencias absolutorias les permiten salir de prisión para continuar delinquiendo

 

En reportes de inteligencia de las corporaciones de Seguridad Pública de Baja California, figuran varios nombres de delincuentes que encabezan ataques armados en Tijuana y de responsables de homicidios, secuestros, trasiego de droga y narcomenudeo.

No solamente han sido detenidos con dosis de metanfetaminas o mariguana y portando armas abastecidas, sus nombres también aparecen en varias actas de averiguación por homicidio, secuestro y narcotráfico.

Sus capturas han sido difundidas, pero sus liberaciones no. Una revisión de los procesos penales de delincuentes de alto perfil capturados en el último año, realizada por ZETA, arrojó una serie de nombres de delincuentes pertenecientes tanto al Cártel de Sinaloa como al Cártel Arellano Félix (CAF), quienes obtienen su libertad principalmente en Juzgados penales federales.

 

NI UN “CUERNO DE CHIVO” MANTUVO A “LOS ERRES” EN LA CÁRCEL

Tanto el líder como el tercero a mando de la célula de “Los Erres”, recobraron su libertad a días de haber sido detenidos por elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y del Ejército.

Se trata de Isaac Alhiu Chávez Cabrera “El Puma” y Mario Alberto González González “El Chichi”. Ambos trabajaban -y trabajan- bajo las órdenes de José Antonio Soto Gastélum “El Tigre”.

La célula de “Los Erres” fue identificada por controlar la venta de cristal y mariguana en la Zona Norte, Zona Centro, Los Altos, Las Palmeras y el fraccionamiento Soler de Tijuana. También conocidos como “Los R4” o “Los Pelones”, comenzaron a cobrar notoriedad cuando realizaron ejecuciones contra integrantes de organizaciones rivales.

Según información de inteligencia de dependencias de Seguridad Pública en Baja California, esta banda trabaja para el CAF y para Sinaloa.

“El Puma” es medio hermano de los dos cabecillas de la célula, Antonio Beltrán Cabrera -asesinado el 11 de mayo de 2013- y Javier Adrián Beltrán Cabrera, conocido como “R4”.

Al momento de su detención, se le identificó como el antagonista de los grupos homicidas de Alfonso Lira Sotelo “El Atlante”. A él se le atribuyó un número importante de los 670 homicidios cometidos en 2015.

El 9 de noviembre de 2015, elementos de la PEP y del Ejército Mexicano detuvieron a Chávez Cabrera cuando conducía un vehículo Volkswagen Jetta modelo 2008, color gris.

Alejandro Martinez Zavala y/o Elmer Perez Barrera, "El Billy"

Alejandro Martinez Zavala y/o Elmer Perez Barrera, “El Billy”

Los agentes reportaron que en el automóvil fueron halladas un arma de fuego calibre 9 milímetros abastecida con siete cartuchos útiles y un rifle AK-47, conocido como “cuerno de chivo” con 14 municiones.

Además, en la cajuela del vehículo fueron localizados nueve paquetes de mariguana con un peso total de 13 kilogramos.

La aprehensión fue anunciada como un duro golpe a la banda de “Los Erres”. Se trataba de su cabecilla.

Tras remitir su caso al Ministerio Público federal, el expediente penal de Isaac Alhiu quedó archivado en la averiguación previa 248/2015 en el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales, por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, además de posesión de mariguana con fines de venta.

Dos meses y medio después, una resolución judicial lo dejó en libertad y salió de la cárcel el 28 de enero de 2016.

Lo mismo ocurrió con Mario Alberto González González “El Chichi”, identificado como el tercero en la jerarquía de “Los Erres”.

Los antecedentes penales de “El Chichi” datan de 2010, cuando fue detenido en una casa de la colonia Juárez mientras mantenía secuestrado a un hombre.

La noche del 24 de enero de ese año, elementos del Ejército reportaron su detención, junto con nueve hombres más, con el decomiso de dos armas largas, cuatro pistolas, 264 cartuchos de diferentes calibres, once cargadores, nueve vehículos, 85 gramos de cristal y 20 gramos de cocaína.

En aquel entonces, se le ubicaba en el organigrama de Teodoro García Simental “El Teo” y sus detenciones incluían robo de auto, posesión de droga y armas en la Zona Norte. Quedó en libertad en 2014.

Sin embargo, Mario Alberto González González fue detenido a los días de la captura de “El Puma”, su jefe. El 22 de noviembre de 2015, agentes de la PEP encontraron al hombre de 31 años de edad en la Zona Centro de Tijuana.

Los policías cumplimentaron una orden de aprehensión en su contra por delitos contra la salud que estaba activa. Dos días después, el 24 de noviembre, “El Chichi” salió de prisión, luego que el titular del Juzgado Noveno de lo Penal de Tijuana decidiera concederle libertad bajo fianza. Su proceso continúa abierto en el expediente 103/2015.

No importó que la PEP lo identificara como el encargado de las ejecuciones de miembros de bandas criminales rivales. En específico, se le atribuyó el asesinato de un hombre en el Centro Deportivo Juventud 2000, perpetrado el 27 de mayo de 2015.

 

NARCOMENUDISTAS IMPUNES

En 2015, el apodo de “El Triby” apareció en investigaciones de homicidio en Tijuana. Se le identificaba como asesino al servicio de “Los Güichos”, “Los Aquiles” y “Los Atlantes”.

Jesús Salvador Padilla Rodríguez “El Triby” pisó la cárcel ese año acusado de delitos contra la salud. Había sido detenido en posesión de metanfetamina.

Su caso quedó archivado en el expediente 171/2015, en el Juzgado Primero de Distrito de Proceso penales Federales por delitos contra la salud, pero salió libre el 25 de enero de 2016 con sentencia absolutoria.

Mario Alberto Gonzalez Gonalez, "El Chichi"

Mario Alberto Gonzalez Gonalez, “El Chichi”

El 13 de abril de 2015, Ezequiel Jacquez Arrieta “El Pelón” fue detenido en Tecate en poder de 2 mil 500 dosis de cristal. Vecinos, cómplices y rivales lo identificaron como vendedor de droga en esa ciudad.

La PEP lo detuvo mientras se encontraba dentro de un pick-up estacionado sobre el Bulevar Defensores de Baja California. El hombre de 36 años de edad, tenía 480 envoltorios de cristal -resultantes en 2 mil 500 dosis individuales-, además de mil 950 pesos y 25 dólares en efectivo.

Por la cantidad de droga, fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR). Su caso, fichado en el proceso 78/2015, quedó radicado en el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales por delitos contra la salud.

Nueve días después, el 22 de abril de 2015, salió de prisión tras pagar una fianza.

Un caso similar es el de José Pascual García Monge “El Palazuelos”, quien salió de prisión el 7 de mayo de 2015, tras haber sido detenido en posesión de droga; el titular del Juzgado Segundo de Distrito de Proceso Penales Federales consideró que no había elementos para procesarlo.

A Alejandro Martínez Zavala “El Billy”, lo detuvo la PEP en el fraccionamiento Villas del Prado, el 27 de mayo de 2015. Tenía 26 días de haber salido de prisión. Utilizaba el nombre falso de  Elmer Pérez Barrera.

Al revisarlo, agentes estatales localizaron dos armas de fuego calibre 9 milímetros y una más calibre 357, además de 32 cartuchos útiles y un envoltorio de cristal.

A pesar de estar relacionado con varios homicidios en la colonia Obrera de Tijuana, ordenados como parte de las pugnas entre delincuentes por venta de droga, “El Billy” quedó en libertad.

Ingresó a prisión con dos procesos abiertos. El primero radicado en el Juzgado Octavo de lo Penal en Tijuana -103/2015 por delitos contra la salud-. El segundo en el Juzgado Sexto de Distrito de Proceso Penales Federales por portación de arma de fuego sin licencia. Sin embargo, obtuvo su libertad cuatro días después, el 1 de junio de 2015, tras pagar una fianza.

 

SALIR DE PRISIÓN PARA ENCONTRAR LA MUERTE

Otros de quienes figuraron en las listas de los delincuentes más buscados en Tijuana, han muerto en enfrentamientos armados después de salir de prisión.

Está el caso de Neri Esli Chávez Mendino. En enero de 2015 fue detenido por agentes estatales cuando viajaba en un vehículo con reporte de robo en Estados Unidos.

El joven, de entonces 19 años de edad, conducía un automóvil Honda en la colonia Sánchez Taboada. “El Nery”, apodo con el que se le conocía, salió de la Penitenciaría de Tijuana el 28 de agosto de 2013, luego de  pagar una fianza para enfrentar el proceso en su contra en libertad.

Ezequiel Jacquez Arrieta, "El Pelon"

Ezequiel Jacquez Arrieta, “El Pelon”

Sin embargo, el 28 de abril de 2015 recibió una llamada telefónica de una mujer para citarlo en el estacionamiento del supermercado Soriana en Los Pinos. Le dijo que le daría dinero.

Chávez  llegó con su madre al lugar. Mientras la mujer permaneció al volante, él se escondió en el asiento trasero. Después de esperar un rato, comenzaron a sospechar que se trataba de una trampa. Por lo tanto, salieron del lugar. Mientras hacían un alto para incorporarse a la calle, un hombre, parado sobre la banqueta, le disparó Chávez Mendino en cinco ocasiones hasta matarlo.

La familia del hombre le confío a las autoridades que tras su salida de prisión, “El Nery” se dedicaba a la venta de cristal en la colonia Sánchez Taboada. En la Procuraduría General de Justicia del Estado, su nombre aparecía en dos averiguaciones previas por tentativa de homicidio. La primera correspondiente al 5 de septiembre de 2014 y la segunda por un intento de homicidio el 25 de febrero de 2015.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio