Frustrado despojo del Tropicana Inn

El hotel de 38 habitaciones, es uno de los preferidos del turismo nacional y extranjero en el centro historico de San Jose del Cabo
 
Edición Impresa Martes, 5 Abril, 2016 01:00 PM

El 18 de marzo un grupo dirigido por

los agundistas Humberto Montiel

Padilla y Luis Sevilla Alatorre

intentaron violentamente apropiarse

del restaurante y hotel de San José

del Cabo

 

San José del Cabo, Baja California Sur.- Desempleados y desprotegidos por gobiernos municipales y estatales, los agundistas utilizando la violencia verbal y psicológica, pretendieron dar su primer golpe en el frustrado intento de despojo del restaurante y hotel “Tropicana Inn” en el principal destino turístico del estado de Baja California Sur.

Los alfiles de los hermanos Narciso y José Antonio Agúndez Montaño, alrededor de las 7 de la noche del 18 de marzo, ingresaron al negocio, ubicado en el bulevar Antonio Mijares No. 30 en el Centro Histórico de San José del Cabo, quisieron apoderarse del restaurante y hotel cuando se encontraban repleto de turistas nacionales y extranjeros en la víspera de Semana Santa.

El grupo de 25 agresores –según copia de cinco cámaras de seguridad obtenidas de manera exclusiva por ZETA— estuvo encabezado por las siguientes personas:

1.- Humberto Montiel Padilla, ex magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado en el sexenio del ex gobernador Narciso Agúndez Montaño.

2.- Luis Sevilla Alatorre, ex asesor jurídico del XI Ayuntamiento de Los Cabos del ex alcalde José Antonio Agúndez Montaño.

Los integrantes del malogrado “Grupo de Los Cabos”, iban acompañados del ex socio de la operadora de “Tropicana Inn”, Ray Sakura Okamoto, y de su esposa, Armida Castro Ojeda.

Los agresores –de acuerdo a los videos—, iban organizados en dos grupos: El primero, y más numeroso, ingresó por la parte frontal del restaurante, mientras el segundo, por el estacionamiento de la parte trasera del hotel, localizado por el bulevar Centenario.

Los de la parte frontal pasaron el restaurante y cruzaron hasta llegar a la zona del hotel, el cual está en la parte trasera del restaurante.

Los de la parte trasera arribaron a bordo de sus vehículos, y se estacionaron en la parte trasera; enseguida se bajaron, caminando hacia el restaurante, posteriormente hacia la zona del hotel.

Ya en el pasillo de la recepción del hotel –de acuerdo con los videos—, los agresores, de manera tumultuaria intentaron violentamente abrir una puerta de acceso a la oficina administrativa, contabilidad y contraloría del restaurante y del hotel “Tropicana Inn”.

Sin embargo, no pudieron. Fue entonces que entre el grupo salieron dos personas vestidas con camisa roja y con la leyenda “Cerrajería Mondragón”, quienes en dos minutos abrieron la puerta e ingresaron, apoderándose de las oficinas administrativas de la empresa.

En la grabación de las cámaras de seguridad se observa que mientras revisaban cajones y equipo de cómputo, repentinamente apareció al parecer directivo de la empresa turística, acompañado de elementos de seguridad interna de “Tropicana Inn”, y encaró a los agresores.

Entonces, se hicieron de palabras, por lo que un sujeto vestido con un saco, hizo señas y pidió que lo voltearan a ver, abriendo un saco y mostrando un arma, sacándola y apuntando al que parece ser el jefe de los guardias de seguridad.

El empistolado –de acuerdo a las videograbaciones—, forcejeó con el agente de vigilancia y es entonces que al sentirse superado, sacó de entre sus ropas una chicharra y dio una descarga eléctrica a su rival.

Entonces se cortó la grabación y las pantallas de las cámaras de seguridad quedaron en negro.

La causa del apagón de las cámaras de video vigilancia –según los testigos-, fue que uno de los agresores, identificado como Armando Agustín Macías Leal, desconectó el sistema de circuito cerrado.

El sujeto, quien acababa de ser dado de baja de la compañía, conocía la ubicación del sistema, en virtud de que era quien manejaba el equipo de video vigilancia.

 

La investigación

 

El frustrado intento de despojo fue reportado a la dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Transito Municipal de Los Cabos, por lo que casi de inmediato llegó un par de patrullas repletas de agentes policíacos, quienes detuvieron a los agresores y los sacaron del lugar.

El sujeto armado resultó responder al nombre de Armando Agustín Macías Leal, quien –según el parte informativo de la Policía Municipal—, portaba una pistola calibre .380 línea FT9 marca Carry con el número de matrícula AA18303, quien presentó una licencia de portación de arma de fuego.

Secuencia fotos

En las primeras investigaciones  –y tras ser presentada la denuncia penal por el delito de despojo agravado—, los agentes de investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), lograron identificar entre otros a más agundistas participantes: Verónica Ceseña Marrón y José de Jesús Salgado.

El caso quedó registrado bajo el número de averiguación previa SJC/76/PAT/2016, donde en la reconstrucción de hechos, establecieron que el ex socio de la operadora de “Tropicana Inn”, Ray Sakura Okamoto, y su esposa Armida Castro Ojeda, pretendieron apropiarse indebidamente del restaurante y del hotel, después de que el japonés fuera prácticamente expulsado de la sociedad por presuntos malos manejos, quien enfrenta cuando menos tres denuncias penales interpuestas por el Consejo de Administración de “Tropicana Inn”.

El día del intento del despojo –según la investigación—, Okamoto iba acompañado del ex magistrado Humberto Montiel Padilla y del ex asesor jurídico del XI Ayuntamiento de Los Cabos, Luis Sevilla Alatorre, quienes de manera violenta pretendieron adueñarse del inmueble de casi 3 mil metros cuadrados.

Los agresores –según las indagatorias—, ingresaron al restaurante bajo engaños, debido a que cuando fueron interceptados en la puerta principal de acceso, expusieron que iban en calidad de comensales, y una vez adentro, pretendieron despojar a sus dueños de la propiedad, utilizando de manera furtiva incluso dos cerrajeros.

 

El problema

Todo empezó el 17 de noviembre de 2015 cuando el japonés Ray Sakura Okamoto fue destituido del cargo de presidente del Consejo de Administración de “Tropicana Inn”, después de que fueran detectados malos manejos en el restaurante y el hotel del grupo empresarial.

El oriental desapareció de Los Cabos, hasta de 18 de marzo, es decir, cuatro meses después cuando intentó despojar de la propiedad a tres de los cuatro socios que originalmente son propietarios de los siguientes bienes inmuebles.

1.- Un lote marcado con el número 4, manzana 4, con una superficie de 807 metros cuadrados, con clave catastral 401-001-037-010.

2.- Un lote marcado con el número 8, manzana 4, con una superficie de 2 mil 239 metros cuadrados, con clave catastral 401-001-037-003.

En los tiempos mozos de los hermanos Narciso y Jose Antonio Agundez Montaño, Ray Sakura Okamoto, fue reconocido por el llamado "Grupo de Los Cabos" en el año 2013, cuando "Tropicana Inn", cumplio 28 años

En los tiempos mozos de los hermanos Narciso y Jose Antonio Agundez Montaño, Ray Sakura Okamoto, fue reconocido por el llamado “Grupo de Los Cabos” en el año 2013, cuando “Tropicana Inn”, cumplio 28 años

Los bienes inmuebles están inscritos en el fideicomiso F/192278, en el cual es fiduciario el banco BBVA Bancomer, según la escritura pública 9 mil 144, expedida el 23 de febrero de 1988 por la Notaría Pública No. 7.

Dentro de los casi tres mil metros cuadrados de terreno está construido un hotel de 38 habitaciones de categoría 3 estrellas, y el cual entre otras cosas tiene un restaurante-bar, alberca, salón de negocios, jardines y un amplio estacionamiento.

El sitio es ampliamente conocido por estar en el Centro Histórico de San José del Cabo, y el lugar preferido de turistas nacionales y extranjeros, pero sobre todo el lugar preferido para la realización de eventos y conferencias de prensa gubernamentales, en virtud de que esta localizado a escasos 100 metros de la sede del Ayuntamiento de Los Cabos.

Después de expulsar de la sociedad a Ray Sakura Okamoto, la “Operadora Niko” celebró un nuevo contrato de arrendamiento a partir del 17 de noviembre de 2015 con el fideicomiso de BBVA Bancomer sobre el restaurante y hotel “Tropicana Inn”, el cual posteriormente fue ratificado para administrar y operar el negocio, firmando el compromiso de pagar una retribución al servicio prestado del 15 por ciento sobre los ingresos mensuales brutos.

Después de los hechos registrados, la “Operadora Niko” presentó el pasado 19 de marzo una denuncia penal en contra de quienes resulten responsables por el delito de despojo agravado, solicitando sea ejercida acción penal en contra de las siguientes personas.

1.- Ray Sakura Okamoto, y su esposa, Armida Castro Ojeda.

2.- Humberto Montiel Padilla, Adrián Amador Garciglia, Verónica Ceseña Marrón, Armando Agustín Macías Leal, José de Jesús Salgado y los dos cerrajeros.

Sobre estos hechos, ZETA solicitó una entrevista con ambas partes, pero nadie quiso hablar al respecto en virtud de que las investigaciones están en proceso. (Con información y colaboración especial para ZETA de Alejandro Acuña Rivera).

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio