Eligio, el hijo, con documentos falsos

FOTO: cortesia.- Dinastia Valencia
 
Zoom Político Lunes, 18 Abril, 2016 01:00 PM

Durante años, administración tras administración en Tijuana, el patriarca Eligio Valencia Roque, líder sempiterno en Baja California de la CTM, ha dictado el nombre del candidato a regidor en la primera posición. Es decir, pierda o gane el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que pertenece la casta sindical de los Valencia, siempre tienen uno de los suyos cobrando como regidor. Así han sido y serán en los últimos y en los próximos años.

Primero, don Eligio Valencia, dueño del periódico El Mexicano fue edil en el cabildo del panista Jorge Ramos (2007-2010). Actualmente, Francisco Javier Hernández Vera, ocupa en el cabildo de Jorge Astiazarán el anterior puesto de su suegro, el regidor está casado con la hija del líder sindical, quien además también es y ha sido el secretario general del mismo sindicato durante años a nivel local.

En este proceso electoral, la fórmula se repite. La primera posición en la planilla del PRI de René Mendívil Acosta es para Eligio Valencia López, el pupilo del también ex diputado local.

Sin embargo, esta candidatura posee una particularidad que huele tan mal como impresión que da que la familia sindical se siga heredando los privilegios políticos. Eligio Valencia López acaba de ser regidor en Rosarito en el gobierno actual de Silvano Abarca.

Eligio júnior, entró como el suplente del regidor –igualmente cetemista– Granado Juárez. Y tomó protesta en 2014, teniendo 19 años, una vez que aquél se ausentara del cabildo. Antes de eso, el alcalde panista, colocó al más pequeño de los Valencia en la nómina del ayuntamiento como coordinador de delegaciones municipales.

Por cierto, Eligito Valencia López también fue precandidato en el distrito 08 en 2015 y terminó como diputado suplente de un priista de la primera circunscripción 1.

El meollo de la nueva candidatura del veinteañero es que para registrarse tanto en 2013 como candidato a regidor suplente, como en este proceso tuvo que comprobar con una carta de residencia de 10 años en la ciudad donde pide la inscripción.

Es decir, en 2013 –a sus 18 años– tuvo que demostrar con documentos y comprobantes de domicilio que desde 2003 residió en Rosarito. La carta de residencia en ese año la tuvo que expedir Catalino Zavala, hoy candidato a diputado local por MORENA, pero en aquel entonces secretario del Ayuntamiento del priista Javier Robles Aguirre.

Hoy, ante el Instituto Estatal Electoral, “el hijito” Valencia tuvo que entregar la carta de residencia que “demuestra” que tiene residencia desde hace 10 años en la ciudad de Tijuana. Una contradicción tan obvia ante la lógica aristotélica.

La carta de residencia de Eligio, el hijo, requisito obligatorio, que presentó ante la autoridad electoral en este 2016 y que lo llevará a la segura y segunda regiduría está firmada por Carlos Mejía el director del ayuntamiento de Tijuana. Donde especifica que durante los últimos 10 años el joven priista ha vivido en el Fraccionamiento Agua Caliente, carta expedida el 11 de febrero.

Así, se burlan los requisitos y las leyes cuando sé es hijo de los privilegios políticos

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio