El PRD se despedaza por candidaturas

Un charco de sangre a pasos de la democracia perredista. FOTOS: Jorge Dueñes / Cortesía
 
Zoom Político Lunes, 4 Abril, 2016 01:00 PM

Para el dirigente estatal perredista es más importante que en todo el estado hayan votado 15 mil ciudadanos para elegir a parte de sus candidatos que las acusaciones de robo de urnas, golpes, acusaciones de acarreo, boletas duplicadas y el intento de un homicidio a metros de su elección

 

A metros de la mesa de votación que el PRD instaló en la Colonia Sánchez Taboada en Tijuana para elegir a parte de sus candidatos a regidores, un hombre se desangra el domingo de resurrección por un disparo en la cabeza y otro en el pecho.

Las versiones y los curiosos son muchos. La policía acordonó cerca del joven herido que llevaba unos tenis Nike y un short de cuadros. Su cachucha quedó en el charco de sangre. A unos pasos los perredistas esperaban la participación ciudadana depositada en sus urnas. El hombre sobrevivió.

Fue tan cerca el evento que la policía tuvo que acordonar en el mismo lugar donde las votaciones perredistas se llevaron a cabo.

Díaz después el diputado perredista Roberto Dávalos acusó y responsabilizó al regidor Omar Sarabia y el dirigente estatal, Abraham Correa de la violencia ocurrida y el desorden, además de asegurar la versión de que el herido “llegó y votó en la casilla y por ahí andaba a unos metros”.

El nombre que fue atacado responde al nombre Ismael Valenzuela León y cayó justo frente a la peletería la Michoacana al lado de la casilla en la avenida Durango. Fue llevado al hospital general y dado de alta, pero los agentes no pudieron entrevistarse con él, primero “porque no estaba en condiciones”, explican fuentes ministeriales, pero después porque se negó a declarar.

Extraoficialmente existe la versión de que la víctima es un narcomenudista. Y dentro de las fuentes opositoras a la corriente Nueva Izquierda de Correa y Sarabia señalan que era uno de los que “acercaban” a la gente a votar.

La anterior es una las versiones de Dávalos: “en la zona de la Sánchez Taboada operaba con centros de rehabilitación Omar Sarabia, debe ser investigado…se sabe se ha amafiado con delincuentes  para lograr sus fines políticos, y el principal sospechoso de los disturbios electorales y del  baleado”.

Sarabia alega tras robo de paquetes en las oficinas de Tijuana.

Sarabia alega tras robo de paquetes en las oficinas de Tijuana.

En entrevista con Correa, el líder perredista en el estado, asegura que al enterarse del ataque armado “inmediatamente yo hablé con las procuradurías de la justicia, a las policías municipales, a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, y con algunos periodistas y todos dijeron que ese asunto no tenía nada que ver con el proceso interno del PRD y que ni siquiera ocurrió en los márgenes o en las cercanías en donde se estaba llegando la elección, quiero decir que esas cosas son ganas de ensuciar un proceso”.

Sobre las declaraciones del diputado, Correa revira: “Dávalos estuvo declarando que Omar Sarabia es responsable del baleado, ésas ya son locuras y ustedes las publican. Fue un homicidio en esa colonia, nada, nada, nada, era a cuadras de distancia en donde se desarrollaban la elección. Es la locura de Dávalos, no ganó ni el distrito 12, sacó 300 votos en el distrito donde es diputado”.

Correa más bien atribuye los señalamientos motivados por la derrota de sus compañeros de partido, “son reacciones de perdedores”, especialmente de Dávalos, Jesús, Ruiz Uribe, Joaquín Bolio y el bloque que forman: “En Tijuana la planilla de Sarabia (la suya) sacó 3 mil 900 votos, la de Dávalos mil 100, ése es el nivel de las declaraciones que traen”.

Las acusaciones

Jesús Ruiz Uribe, ex dirigente estatal del PRD y un claro opositor a la corriente de Correa y Sarabia, habla de una elección llena de irregularidades. Pues incluso, la convocatoria jamás se publicó.

“La elección se realizó sobre las rodillas con todos los tiempos legales vencidos y el resultado está a la vista: se abultaron a personas ajenas al partido como funcionarios  de casilla, las boletas no estaban foliadas y los representantes de la corriente Nueva Izquierda en control de la imprenta”, explica el perredista.

“En Tijuana la mayoría de los funcionarios habilitados a media mañana abandonaron sus casillas –prosigue Ruiz Uribe– y fueron sustituidos por simpatizantes de la planilla 1 (NI) pues tenían rodeados todos, otro de centros de votación, muchos de ellos con chavos de centros de rehabilitación, esta situación desembocó en el taqueo de votos al por mayor y en actas que no coinciden el número de personas que se anotó para votar con el número de votos en la urna”.

En el recuento de hechos, asegura Ruiz, en Mexicali la disputa más fuerte se dio en el distrito 1 en donde Nueva Izquierda “promovió la didáctica de un líder transportista y con taxistas ocupó las Casillas y recorrió las calles aledañas ofreciendo 500 pesos por voto y taco, el mismo problema de Tijuana. En Rosarito de dos Casillas se robaron una”.

El martes 29 en la madrugada fueron sustraídos paquetes electorales del Comité Estatal ubicado a metros del bulevar Díaz Ordaz, tuvo que llegar la policial ministerial para acordonar el área e iniciaron la investigación.

De manera extraoficial, videos de cámaras de seguridad de una fábrica ubicada al frente, grabó a los  delincuentes electorales y las placas de los vehículos, dentro de la PGJE aseguran que un velador  aseguró que quien estuvo presente fue la regidora maría del Refugio Lugo, quien además es secretaria de finanzas del estatal.

Correa: Están en la locura

Para el dirigente estatal del PRD se “hizo un proceso complicado” pero que se “pudo sacar en un tiempo récord” debido a que la convocatoria desde hace una par de semanas estaba impugnada, recurso que fue desechado por el Tribunal Electoral desde Guadalajara.

Correa acusa: “son estos que están despotricando y tratando de descalificar el proceso, ellos impugnaron porque no querían elección, no se querían exhibir de que no tienen trabajo de base, no tienen base social y su único escudo es tratar de descalificar la participación de miles de ciudadanos”.

Sobre el robo de los paquetes electorales en Tijuana y donde se señala a su regidora, el también ex diputado federal corrige: “no hay robo, sustrajeron unas actas, nada más, no es el ‘uy, se robaron’, solo fueron unas actas…es por el caso de Ensenada, es que perdieron, son Ruiz Uribe, Bolio y Filiberto Pozos, su planilla quedó en tercer lugar, nosotros sacamos 4 a 1”. Y sobre el robo de una casilla en Rosarito, acusa a la gente de Ruiz, directamente a Aracely Brown de haber mandado a robarse el paquete electoral.

¿Y No hubo robo de urnas?, cuestiona quien redacta.

“No’mbre, cuál robo, no hay nada, no hay nada, son cuentos de estas gentes, perdieron, están en la locura”.

Los resultados aún no son dados a conocer, pues el cómputo final no se ha realizado.

Abraham Correa se pregunta: “Entonces ¿qué hay que resaltar, que hubo un incidente o que participaron más de 15 mil ciudadanos? ¿Qué es lo más importante?”.

 


 

 

Salvajismo en el PRD de Ensenada

El salvajismo y rapiña volvieron hacerse presentes en lo procesos internos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y, en el caso de Ensenada, el panista y ex alcalde César Mancillas apareció en medio del zafarrancho como “manzana de la discordia”.

Patadas, puñetazos, mentadas de madre, robo de urnas, intimidaciones y descréditos entre las varias tribus perredistas –4 o 5, hasta ellos perdieron la cuenta– fueron el saldo de la elección interna perredista para elegir a sus candidatos al Distrito 15 y las regidurías nones. El resto de las posiciones habían sido ya designadas una semana antes por el Comité Nacional.

Alejandro Ruiz Uribe, señaló directamente al actual dirigente estatal Abraham Correa, a la postre candidato a diputado local para el Distrito 15, de boicotear la elección en complicidad con el Gobierno estatal de Francisco Vega y del aspirante a presidente municipal César Mancillas, que a todo costa quiere ser rescatado por el PRD en sus aspiraciones.

Robo de urnas y parte policiaco

Robo de urnas y parte policiaco

La corriente pelea el Distrito que afirman ganó su abanderado Joaquín Bolio, y la candidatura a la alcaldía que sostienen ya está ocupada por Fernando Rivera Garibaldi. Repudian a toda costa la intención de tener al panista Mancillas como abanderado.

“Cualquiera, militante o ciudadano, menos Mancillas, por jumento, antidemocrático y grosero”, atacó Ruiz.

“Mancillas quería esas candidaturas y solicitaba la declinación de los compañeros, como no quisieron, fueron, compitieron y ganaron, y por eso les robaron las urnas”. Señaló cómo la candidata a síndica a Aurora Inzunza Velazco, así como a su esposo e incluso el ex procurador de los Derechos Humanos Francisco Javier Sánchez Corona y su mujer, la ex diputada Ana María Fuentes, agredieron y se robaron urnas. Percance que ya está en análisis en el Comité Nacional.

Por su parte el regidor Arturo Serratos, alineado a la corriente “Nueva Izquierda”, encabezada por el dirigente estatal y candidato al Distrito 15 Abraham Correa, calificó de “una gran elección, con buena participación” la del pasado domingo 27 de marzo.

Contrario a la postura de Ruiz, Serratos afirmó que César Mancillas está bien aceptado por la militancia para ser su candidato, aunque es un asunto delicado por lo factores que entran en juego, por lo que habrá de decidirse sobre la postulación hasta el último momento en los comités locales y nacionales y de manera unánime: “Si no hay consenso, Mancillas no será candidato”.

Mancillas por su parte desconoce la discordia al interior del PRD ante su posible postulación: “Están bien locos esos cabrones, siempre juegan a hacer perder a su partido. Si la alianza con el PAN no se dio precisamente porque no iba yo como candidato”.

Abraham Correa explicó que en la casilla de San Vicente estuvo presente, que no fue él quien robo la urna sino que impidió junto con la policía municipal, la esposa de Bolio se llevara la urna donde su planilla había ganado.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio