Dilma Rousseff al borde del juicio político


 
Destacados Domingo, 17 Abril, 2016 08:17 PM

La oposición alcanzó hoy en el pleno de la Cámara de Diputados los 342 votos necesarios para que prosiga el proceso contra la presidenta Dilma Rousseff, con lo que el Senado decidirá si inicia un juicio con miras a su destitución.

Los promotores del proceso alcanzaron la preceptiva mayoría de dos tercios de los votos cuando aún no se habían pronunciado los 513 diputados y estallaron en algarabía al grito de “Fuera Dilma”, en medio de las protestas del oficialismo que respondía “no habrá golpe”.

“Cuanta honra me reservó el destino para dar este grito en nombre de todos los brasileños”, dijo el diputado Bruno Araújo, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el anunciar el voto que le garantizó la victoria a la oposición.

En medio del alborozo y las lágrimas de algunos diputados del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la votación continuó en medio del festejo opositor, que se replicaba en las calles de decenas de ciudades del país, en las que el resultado fue seguido por fuegos artificiales y el mismo grito: “Fuera Dilma”.

El próximo paso del proceso estará en manos del Senado, que a partir del martes iniciará los trámites para decidir si se abre el juicio político contra Rousseff, lo cual puede ser definido en unos veinte días.

El líder de la coalición gobernante en la Cámara de Diputados, pronosticó la derrota antes de que se emitieran todos los votos, pero también prometió una dura pelea ahora una vez que continúe el proceso.

“Esto es apenas el comienzo”, dijo José Guimaraes, miembro del Partido de los Trabajadores, al cual pertenece Rousseff. “Va a ser una guerra lenta y gradual que ganaremos”.

Un aliado cercano de la presidenta lamentó que muchos de los colegas de Rousseff la “traicionaron”.

“Fue un efecto rebaño, y muchos (legisladores) nos traicionaron. Fue una doble derrota”, lamentó el legislador Orlando Silva, del Partido Comunista Brasileño, un partidario cercano de Rousseff.

Luego de más de 40 horas de debate que inició el viernes, los legisladores de la cámara baja del Congreso comenzaron a votar uno a uno la tarde del domingo, la culminación de meses de jaloneos políticos que exhibieron la profunda división política en la nación más grande y la economía más poderosa de Latinoamérica.

El presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, quien encabeza el movimiento de juicio político, llamó uno a uno a los otros 512 diputados, dándoles tiempo para hablar antes de votar. Luego de cada voto se escucharon aplausos y abucheos, mientras los legisladores veían la pizarra con el conteo de sufragios.

Luiz Carlos Hauly, diputado del Partido de la Social Democracia Brasileña, el principal opositor, dijo que Rousseff tenía que irse.

“En Europa cambian de gobierno cuando no cuenta con la mayoría”, afirmó. “El gobierno no la tiene. No tiene los medios para gobernar”.

Simone Morgado, miembro del partido Movimiento Demócrata Brasileño, dijo que quienes proponen el juicio político intentan derrocar a una presidenta electa democráticamente.

“Dado que Dilma no cometió ningún delito, como muchos en esta cámara, que no tiene vergüenza, voto que ‘¡no!”’, dijo.

La sesión extraordinaria es la conclusión de meses de pugnas, que prácticamente han paralizado al gobierno y dividido al país, en que los dos bandos intercambiaban acusaciones de “golpistas” y “ladrones”.

Afuera de la legislatura, oleadas de manifestantes a favor y en contra del juicio político de lanzaron hacia la capital, Brasilia, provenientes de todo el país. Un muro de metal de más de un kilómetro de extensión fue instalado a fin de mantener a los dos grupos separados por seguridad. ZETA/SinEmbargo

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio