Ya no hallan qué festejar


 
Cartaz Martes, 15 Marzo, 2016 06:15 PM

Ya no hallan qué festejar
para vender sus productos
a nosotros que por brutos
todo queremos comprar.

Se festeja el seis de enero,
día de tres que fueron reyes
y nosotros que por güeyes
a gastar nuestro dinero.

Con un juguete ostentoso
y apantallar al vecino
si su regalo no es fino
ni extranjero ni costoso.

Del amor es abogado
como cualquier celestino,
metiche y con poco tino,
aboga y no es invitado.

Lo pintan de colorado
cual sangre del corazón
para llamar la atención
y caiga un atarantado.

Su nombre San Valentín
hace honor a su buen nombre,
pues es valiente aquel hombre,
que el matrimonio es su fin.

Y los dueños del mercado
chupándose los colmillos,
haciéndose más riquillos
y el pueblo más amolado.

Y a gastar nuestros ahorros,
flores rojas o calzones,
chocolates y bombones,
el dinero se va a chorros.

Todo el año festejamos
amigos y los parientes,
nos reunimos muchas gentes,
el relajo disfrutamos.

Hace falta festejar
el día de la claridad,
la justicia y la verdad
del que viene a gobernar.

Ese día de la honradez,
que ya la hemos perdido
por agarrar lo prohibido,
que tienen gran validez.

Hace falta festejar
el día de la devoción,
que no exista la traición,
ser fieles y no engañar.

Hace falta festejar
el apego y la constancia,
no darnos a la vagancia,
vamos a trabajar.

Hace falta festejar
el día del padre seguro,
que jamás te hizo chanchullo
la que es reina de tu hogar.

También hay que festejar
la hombría con que nacimos,
no digan después que abrimos
el clóset para jotear.

Yo siempre lo he festejado,
que he nacido en gran nación,
hoy le brindo el corazón
por todo que me ha dado.

Fin.

Alberto Torres Barragán
Tijuana, B. C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio