Sin democracia


 
Columnaz Lunes, 14 Marzo, 2016 12:00 PM

Para Empezar

 

“No hay gobiernos virtuosos en ningún lugar del planeta.

Solo hay peores y mejores. ¿Y qué hace a uno peor o mejor gobierno?

 Su ciudadanía, el nivel de participación de su ciudadanía”.-

Claudio X. González Guajardo, presidente de Mexicanos Primero, A.C.

 

Pese a que no habrá precampañas porque los partidos decidieron seleccionar a sus candidatos por el antidemocrático y negociadísimo dedazo, los bajacalifornianos llevan las últimas dos semanas sometidos al bombardeo mediático de los partidos y sus políticos.

Legal y oficialmente, el periodo de campaña electoral inicia hasta el 12 de abril, falta un mes, pero los nombres de los candidatos ya inundan -al punto del hartazgo- la prensa local.

En este momento, lo más claro es que en los procesos internos de los partidos lo que menos importa es el gobierno del pueblo, o lo que diga el pueblo, porque no dejaron participar a sus bases en la selección de candidatos.

Por un lado, la dedocracia priista que controló el país de 1929 a 2000 sigue tan activa y funcional como hace 86 años, así que los candidatos bajacalifornianos se palomearon desde la Ciudad de México.

Con todo y su  amasijo de coalición, donde quienes han renegado del PRI y salieron para hacer sus partiditos, regresaron a la querencia. Qué importan los valores, la ideología, las plataformas… aquí se trata de apetencias políticas.

Por el otro, la democracia caricaturizada de los panistas, donde las cúpulas no designaron al mono directamente, se decidieron por la vacilada de organizar asambleas para “elegir” y votar por candidatos únicos.

Y el resto de los partidos chiquitos, también con sus designaciones, aunque tampoco es que tengan una gran base de miembros entre los cuales escoger.

Si no hay democracia en los procesos internos, la esperanza queda entonces en el externo,  sin embargo, para que el pueblo gobierne, debe participar. Pero Baja California no se caracteriza por su entusiasmo en este tema en particular.

Como ejemplo, las elecciones a gobernador. En 1997-el mejor año- la abstención fue del 37 por ciento, en 2001 llegó al 63%, en 2007 dejó de votar el 59%, y en 2013 otra vez fue el 63% quienes decidieron no participar. Lo que significa que al igual que las cúpulas de los partidos, la mayoría de los votantes del Estado tampoco están muy interesados en la democracia.

Así, al final quienes llegan a encabezar los gobiernos son esos candidatos seleccionados por sus cúpulas y subordinados a sus intereses. Entonces, ¿cuál gobierno del pueblo?

La vida política no se detiene porque Usted o la mayoría decide en derecho ignorar el proceso electoral. Por el contrario, está demostrado que puede mejorar, y cambiar a partir de la participación ciudadana.

En las elecciones del 5 de junio en Baja California competirán ocho partidos -dos nuevos-, una coalición y los candidatos independientes, en su mayoría con conocidas filias políticas  (solo para la alcaldía de Tijuana ya hay tres apuntados), así que el surtido de pretensos que suspiren por el voto de los ciudadanos será extenso.

Se elegirán cinco alcaldes con sus respectivos regidores, y 17 diputados más los ocho que entrarán por representación proporcional. Pero ojo, Lector: la presente elección debe preocuparlos y ocuparlos más que las anteriores, porque con las reformas electorales, los candidatos que ganen tendrán la oportunidad de reelegirse, los munícipes por un periodo adicional y los legisladores por hasta cuatro eternos períodos.

Aunque Usted, respetable leyente odie la política, es menester que esté consciente de las consecuencias que a su vida puede traer esa apatía, esta gente tomará decisiones que afectarán en alguna proporción su vida laboral y productiva, su sueldo, la comida que pueda llevar a su mesa, su poder adquisitivo, sus derechos, los servicios que recibe y muchas otras cosas en su vida. Entonces  nada le cuesta ver el menú, no tiene que comprar.

Serán cientos de candidatos y los nombres están saliendo, puede empezar a investigar, porque hablaría muy mal de Baja California el que entre decenas y decenas de candidatos no exista uno solo que en su vida pública haya demostrado honestidad, honorabilidad, congruencia, espíritu de servicio, dignidad, respeto por sí mismo y por los demás. Aunque sea uno solo, vale meterles una cuña.

Por lo pronto, y ya que andan adelantaditos, revíselos, escudriñe su pasado y presente, para  después, bien informado, el Lector decida  por quién votar. También puede resolver  quedarse de brazos cruzados y  permitir que unos cuantos sigan decidiendo por Usted, pero que sea con plena consciencia de las consecuencias.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio