Secuestro en Los Cabos

El empresario Martín Ramón Aripez Valdenegro.
 
Edición Impresa Martes, 22 Marzo, 2016 01:00 PM

La tarde del 15 de marzo, al empresario Martín Aripez Valdenegro se lo llevaron cuatro hombres armados, dos días después fue reportado en su casa sano y salvo. Procuraduría se niega a hablar de secuestro, pero abrió una investigación   

 

El empresario y proveedor de equipo químico y servicios de albercas en el principal destino turístico de Baja California Sur, Martín Ramón Aripez Valdenegro, regresó a su vida normal después de dos días de haber sido privado de su libertad, el 15 de marzo, afuera de su negocio Servi-Pool, en Carretera Transpeninsular y Calle Juan Pedrín Castillo, Colonia El Zacatal en San José del Cabo.

El empresario de 42 años de edad había salido de su negocio alrededor de las 6:15 pm e iba caminando rumbo a una tienda, a escasos dos locales de su establecimiento, cuando un comando armado integrado por cuatro sujetos a bordo de una camioneta tipo Yukon o Tahoe lo interceptó.

Se trató del primer secuestro reportado en el Estado sudcaliforniano -después de ocho años de permanecer erradicado- , cuando el alcalde de Los Cabos, Arturo de la Rosa Escalante, cortaba el listón inaugural de las Fiestas Tradicionales de San José del Cabo, y el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado, Palemón Alamilla Villeda, preparaba la ceremonia inaugural de la X Reunión Nacional del Consejo Nacional de Especialistas en Balística (CONEBAL).

Durante los hechos delictivos, los tres empleados del empresario originario de Sonora estaban dentro del comercio y no se dieron cuenta de lo sucedido, hasta que después de una hora, cuando ya debían cerrar el negocio, observaron que el dueño no había regresado.

La narcomanta colgada en el puente de la colonia 8 de Octubre en La Paz en contra del ex jefe de la Unidad de Secuestros, Samgar Salvador Gómez Reyes.

La narcomanta colgada en el puente de la colonia 8 de Octubre en La Paz en contra del ex jefe de la Unidad de Secuestros, Samgar Salvador Gómez Reyes.

El empleado Lázaro Julián Trasviña Collins fue a buscarlo porque recordó que su patrón había salido a comprar unos refrescos, tal y como usualmente lo hace, siempre a la misma hora. Fue entonces que tras caminar un par de metros, observó la gorra y los lentes del empresario tirados sobre el piso de la banqueta.

Según su testimonio, caminó hacía la tienda de abarrotes El Güero, preguntó por su patrón y le respondieron que no lo habían visto. Luego quiso preguntar en el local contiguo, y se dio cuenta que ya estaba cerrado, y entonces reportó la desaparición.

Los primeros en llegar a la escena fueron los agentes de la patrulla DST-976 de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, quienes acordonaron el área y notificaron lo sucedido al Agente del Ministerio Público del Fuero Común de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Paola Nereyda Chaidez Valverde.

 

LA INVESTIGACIÓN

Sobre el caso del empresario Martín Ramón Aripez Valdenegro, el procurador Palemón Alamilla Villeda expresó tajante: “Yo no puedo afirmar que sea un secuestro, y tampoco tengo en este momento los posibles elementos para asegurar que es un secuestro”.

Durante una entrevista con ZETA, en el marco de la X Reunión Nacional del CONEBAL, el titular de la PGJE argumentó  que lo único que sabía era que “el señor ahorita está ya en su seno familiar o en su seno laboral, o en su trabajo empresarial, y no tengo hasta este momento, un solo elemento que haga presumir que hubo un secuestro”.

Según el funcionario, “la investigación está abierta” y cuando “tengamos más información, entonces sí, podremos hablar”.

Cuando se reportó la desaparición del empresario se hizo como secuestro, ¿hubo o no hubo tal?

“Es que yo tengo que ser muy cuidadoso con lo que dicen las personas, porque insisto, no podemos dejar aparte a la víctima que juega un papel muy relevante, y no podemos estar nosotros dando declaraciones de víctimas, ni estar revelando identidades, y tenemos que ser muy cuidadosos con el tema”.

¿Fue una simulación?

“Yo tampoco podría afirmarlo, porque así como no tengo elementos para decir que hubo un secuestro, tampoco puedo decir sí fue o no una simulación, tenemos que tener todos los elementos que nos permitan así afirmarlo”.

¿Ya volvió a su casa el empresario?

“Yo nomás le puedo decir algo en este momento: él está ya con su familia o en su trabajo, y no tengo más datos”.

El titular de la PGJE no supo explicar lo sucedido y reiteró “no tener más información por ahora” sobre si la liberación de Aripez obedeció al pago de un rescate.

 

LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

No obstante, y de acuerdo con información proporcionada a ZETA por  uno de los agentes de investigación asignado al caso, por el momento tienen abiertas  tres líneas de investigación:

El negocio "Servi-pool", donde fue levantado y secuestrado el empresario que tiene el 80% del mercado de equipos, quimicos y servicios de albercas en Los Cabos

El negocio “Servi-pool”, donde fue levantado y secuestrado el empresario que tiene el 80% del mercado de equipos, quimicos y servicios de albercas en Los Cabos

* La primera en contra de uno de los hijos del empresario, quien tras haber sido retirado de la administración del negocio de su padre, tuvo una serie de conflictos y roces con éste.

* En contra de una mujer que tuvo relación con el empresario.

* En contra del grupo criminal del jefe de la plaza del narcomenudeo en San José del Cabo, José Guadalupe Acosta López “El Javier”, quien desde hace unas semanas viene cobrando derecho de piso a empresarios y comerciantes.

Con base en declaraciones de testigos, el día del secuestro, el teléfono del negocio Servi-Pool recibió una llamada desde el celular del empresario, cuando contestaron, únicamente escucharon ruidos y colgaron.

El mismo hecho -según el agente de investigación- sucedió en el caso de la ex pareja de Martín Aripez, quien reportó haber recibido una llamada y cuando contestó, escuchó ruidos, no respondieron y colgaron.

 

ACUSACIONES MAFIOSAS CONTRA PERSONAL DE PROCURADURÍA

En el contexto de la desaparición del empresario, el procurador Palemón Alamilla Villeda fue entrevistado respecto a una narcomanta colgada la madrugada del 17 de marzo en el puente de la colonia 8 de Octubre, donde fueron evidenciados los supuestos vínculos criminales entre el ex director de la Unidad de Antisecuestros, el encargado del despacho de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales, Samgar Salvador Gómez Reyes, y el jefe de la plaza del narcomenudeo en San José del Cabo, “El Javier”.

La manta con la fotografía del funcionario refería:

“Samgar Reyes tu eres el culpable de la guerra que estamos viviendo en La Paz por tratos con el CDS (Cartel de Sinaloa) y Guadalupe Acosta `Javieres´ todo ya estaba en tranquilidad tu ambición desmedida vale más que la vida de las personas y la paz de la propia paz”.

Alamilla Villeda salió en defensa de su encargado de despacho, cuando textualmente expuso: “Estamos atendiendo todas las denuncias que se presenten y todos los temas que se comenten, y efectivamente, el licenciado tiene trabajando algunos años en la Procuraduría, estuvo encargado del área de Secuestros, sin ningún problema y sin ningún contratiempo, ahora que toma un encargo, porque está encargado solamente, empiezan a salir estas cosas que no se oían antes y que no decía nadie antes. Me llama mucho la atención que cuando alguien asume una responsabilidad de mayor nivel, siempre surgen estas manifestaciones que insisto, antes ni quién dijera nada de él”.

Sin embargo, “esto no quiere decir que no tengamos que revisar expedientes personales, Exámenes de Control y Confianza y todo lo que se tenga que hacer, se hará sin duda; además tenemos una Visitaduría y una Contraloría, y cada quién hará su papel”.

El reporte del primer secuestro en el estado, y el cual ocurrió en Los Cabos.

El reporte del primer secuestro en el estado, y el cual ocurrió en Los Cabos.

El encargado del despacho de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales, Samgar Salvador Gómez Reyes, tiene actualmente un proceso abierto con la justicia del Estado de Baja California Sur, y tuvo una bochornosa salida de la PGJE en marzo de 2010, cuando torció la investigación del asesinato del joven Jonathan Hernández Ascencio, ocurrido en el bar Las Micheladas en La Paz.

La investigación del -entonces- Agente del Ministerio Público de la PGJE, le costó la cabeza al ex procurador Fernando González Rubio Cerecer,  quien fuera prácticamente destituido de su cargo, tras descubrirse que la indagatoria fue manipulada para incriminar a los jóvenes Gary Gaines Hidalgo “El Gary”, Carlos Alejandro Castro Castro “El Bebo”, Alonso Jassiel Alonso Murillo y Emilio González Rubio, y desligar de toda responsabilidad a los verdaderos criminales.

Después de un año siete meses, los acusados por el hoy encargado del despacho de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales, salieron libres por falta de pruebas y se emprendió una nueva investigación, cuyo caso, a seis años de distancia, sigue sin resolver.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio