Narcomenudistas, dueños de las calles

FOTOS: cortesia
 
Edición Impresa Lunes, 21 Marzo, 2016 01:00 PM

Sicarios improvisados que matan por deudas de 100 a 500 pesos y “chismes” de traiciones, tienen inmersa a Tijuana en una ola de sangre. Según matones detenidos, los del CAF ejecutan por cuadras “invadidas”, los del CJNG porque sus miembros han dado información a las autoridades,  y los sinaloenses de Los Aquiles porque creen que sus integrantes se están cambiando de bando

 

“Perdieron la dimensión en su pequeño círculo de poder, son distribuidores de droga al menudeo que ordenan asesinatos porque otro narcomenudista se cruzó una cuadra, porque le entregó cinco dosis a un vendedor y éste las partió e hizo diez para sacar más ganancia, porque le quedó a deber una tanda de dosis que son como 250 pesos, o dos dosis, o se consumió la mitad de la mercancía, pero en un turno no les entregan más de mil pesos, así que el adeudo tampoco puede ser tan grande”, expuso un investigador del Grupo Coordinación, referente al perfil de los 170  homicidios que se han cometido en los primeros 78 días de 2016 en Tijuana.

“Como no tienen un jefe en la ciudad que los controle, ellos matan y ordenan muertes sin mayores restricciones. No les importa calentar la zona, que la colonia se les llene de policías”. Tampoco les molesta arriesgarse a una pena de 20 a 50 años de prisión por asesinato por deudas de 50 pesos, saben que las autoridades difícilmente los van a detener.

Para contextualizar la interminable jornada de ejecuciones impunes, ZETA solicitó y tuvo acceso a las primeras entrevistas de cuatro homicidas detenidos entre diciembre de 2015 y febrero de 2016. En todos los casos, al boletinarse sus capturas, las autoridades informaron que los sujetos presentados habían admitido pertenecer a alguno de los cárteles que operan en la ciudad.

LAS TRAICIONES EN EL CÁRTEL DE SINALOA

Una de las detenciones más publicitadas fue la de José Giovanni Arias Medina “El Sotol” en febrero, traficante de personas que se alió a Los Aquiles con Alfonso Arzate, del Cártel de Sinaloa. A él lo apresaron en Ensenada durante el carnaval, después que su sicario, un deportado identificado como Esteban Enríquez “El Rambo”, confesó una serie de homicidios.

Del modus operandi de la célula, Enríquez explicó que “brincaban droga a Estados Unidos, 10 o 12 libras en carro”. El pago promedio era de 600 dólares por traslado y un 3 por ciento del valor de cada libra cruzada.

Detalló que en los antros reclutaban mujeres también para cruzar enervantes en su cuerpo, el delincuente las entrevistaba y después “les ponían los jales”.

También explicó que un hombre identificado como Julio, era “el que limpiaba cuando no pagaban”. Aseguró que aunque vivían y controlaban la colonia Libertad, delinquían también en Otay, Zona Norte y el Centro de Tijuana.

Expuso que antes cometió delitos para los Arellano Félix, pero estuvo en la cárcel y cuando salió su grupo ya se había reubicado. De las muertes, dijo, fueron por “chismes”, presunción de traiciones y venganza. Mencionó cuatro homicidios ligados, además, que otros operadores de “El Aquiles” mataron al “Gboy”,  “por el Carl’s Jr. en la (Avenida) Revolución” y en venganza ellos asesinaron a “El Tamalero” afuera de una tienda en la Libertad.

Las venganzas y enfrentamientos de estos traficantes en la colonia Libertad empezaron cuando  “El Brayan”, también conocido como “El Tito”, fue asesinado en la Libertad en compañía de un hombre de apellidos Méndez Moncada, relacionado con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Los de “El Sotol” aseguraron que la presencia de su socio delictivo con el de Jalisco fue incidental, que el del CJNG fue a lavar el auto al lugar donde trabajaba “El Tito” y, como no conocía la ciudad, lo acompañó a un mandado. Pero sus cómplices del Cártel de Sinaloa creyeron que los estaban traicionando.

 

CJNG CON JEFE ADICTO Y “ACELERADO”

En el último trimestre varios traficantes y homicidas al servicio de Arturo Giovanni Gómez Herrera “El Gross”, operador del CJNG, han sido detenidos, entre ellos César Alonso Bueno Martínez “El Morral”, Pablo Jesús Rivera Leyva “El Pablillo” y Jonathan Soto Silva “El Cierto”.

Refirieron que la zona de operación del grupo delictivo es la Sánchez Taboada y Camino Verde, pero se mueven también hacia Alamar y Santa Fe.

Afirmaron que en los operativos homicidas siempre van por lo menos tres personas para disparar, también admitieron que era común que fallaran, por eso les pagaban 5 mil pesos si la víctima moría y mil 500 pesos si solo quedaba lesionada.

170 asesinatos violentos en 78 dias

170 asesinatos violentos en 78 dias

Que una persona los recogía en un auto, les daba las armas, los llevaba a cometer el asesinato y los sacaba del lugar. Mencionaron que usualmente mataban a los vendedores de droga que delinquen con Los Uriarte, pero también asesinaron a varios integrantes de su célula, “nos dijeron que andaban de chismosos con los placas”.

“El Morral” aceptó que él empezó vendiendo droga, pero como le debía mucho a sus jefes empezó a asesinar para pagarles más rápido, “de lo que me daban de los jales yo les daba una feria, y así les seguía debiendo”.

Los detenidos también hablaron de asesinatos debido al mal carácter y adicción de su jefe, comentaron que cuando “El Gross” se “loquea”, se acelera y hasta a sus cercanos les reclama que lo están traicionando, “les pone el arma en la cabeza y les dice que los va a matar”, confesó el detenido.

 

LOS DEL CAF, ENFRENTADOS

En enero, cuando tres jóvenes trataron de acribillar a Roberto Carlos Toscano Rodríguez “El Monito”, hermano de Luis Toscano, lugarteniente del Cártel Arellano Félix, asesinado en 2015,  las autoridades mencionaron una “limpia interna”. En otras palabras, a los del CAF los está matando el CAF.

Carlos Toscano compartió esta versión al manifestar a las autoridades que ellos, al pretender heredar el control que ejercía su hermano, se enfrentaron a tres grupos que intentaban asesinarlos

Por un lado, Raúl Miranda Ordaz “El Alejo” del Cártel de Sinaloa. Con ellos se asoció José Luis Martínez Hernández “El Secre”, su papá, quien murió recientemente, era del CAF, y como parte de los Arellano fue jefe de Luis Toscano “El Mono”, de “El Alejo” y de todos en la Zona Norte, “pero su hijo está con Sinaloa”.

En otra célula, Los Pelones, que también fueron operadores del CAF y ahora tienen nexos con policías estatales y otros traficantes sinaloenses.

Y  el recién detenido Carlos Gamiño González “El Karateca”, de quien Toscano dijo recibe apoyo de Fausto Isidro Meza Flores “El Chapo Isidro”, ligado al Cártel de los Beltrán Leyva, contrario a la gente de Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán. Además de tener relación con la gente del ya detenido Flavio Méndez Santiago “El Z-23”, y recibir apoyo de los traficantes que delinquen en La Paz, Baja California Sur.

De esta célula fue presentado como presunto homicida, el 3 de marzo, Kevin Jobany Peguero Bravo. Lo detuvo la Base de Operaciones Mixtas (BOM), él aseguró “no le he jalado”, pero admitió haber participado en homicidios como vigilante.

Por “tirar punto”- vigilar- les pagan mil pesos y por tirar bala– matar- les pagan 2 mil pesos, pero de eso hay un encargado al que identifican como “Julián”.

Peguero detalló que su grupo se “aventó unos jales” porque sus vendedores “estaban tirando para gente del ‘Secre’”.

También informó que otros que venden y pelean la Zona Norte, Centro y Obrera son Los Primos, encabezados por Margarito Madrigal, flanqueado por los hermanos Martínez Carrillo.

 

Y LOS HOMICIDIOS VIOLENTOS CONTINÚAN 

Solo en lo que va de marzo 38 personas han sido asesinadas. Del 10 al 17 de este mes, en Tijuana el Servicio Médico Forense dio cuenta de 15 víctimas de homicidios dolosos. Fue considerada por las autoridades como una de las semanas menos violentas.

Sin embargo, apenas pasado el mediodía del jueves 17 de marzo, se reportó el hallazgo de una cabeza cercenada a un hombre; los homicidas la dejaron en el interior de una hielera tirada en la ingreso a Playas de Tijuana, por la carretera de cuota. Dos horas después, el Centro de Mando recibió el reporte de otros restos humanos encontrados en una maleta, que abandonaron entre la basura en el fraccionamiento Soler -Calle Miguel de Cervantes-, frente a un taller mecánico. En este caso no se encontró la cabeza, por lo que las autoridades suponen se trata de una sola víctima, pero esperarán a que los análisis de ADN lo confirmen.

Además, a Francisco García lo mataron a balazos. Este asesinato fue el día 10 marzo; lo balearon afuera de una cueva acondicionada como vivienda en un cerro de la colonia Emperadores de la Sánchez Taboada. Al día siguiente apuñalaron al Alberto Zuno en la colonia Reacomodo Sánchez Taboada. El día 13 se registraron cuatro homicidios: Isaías Peña fue acribillado en una casa usada como picadero en la Presa Rural, a Enrique de la Fuente lo mataron jugando maquinitas en la Zona Norte, a Miguel Franco lo golpearon hasta la muerte también en Sánchez Taboada. El común denominador de estos homicidas fue su adicción a los enervantes, la dosis de droga localizada en la escena, capturas previas por el delito de narcomenudeo o familiares reconociendo que su pariente “andaba mal”.

Un móvil similar es el que están investigando las autoridades en los expedientes de los muertos del miércoles 16. El joven baleado en la colonia Manuel Paredes, otro sujeto asesinado a balazos en un edificio de la colonia Potros, Y Nora Valenzuela, de 56 años, acribillada en una balacera en la que Gerardo Lim resultó herido.

En la semana también se reportó la muerte de dos hombres tatuados, a uno lo quemaron vivo en la canalización el 2 de marzo, murió el día 7 y su fallecimiento se reportó hasta el día 9. A otro lo hallaron con decenas de piquetes en el corazón, sus restos fueron envueltos en una cobija y tirados en la Vía Rápida Alamar.


 

 

Golpe al narco en Ensenada

En los últimos seis días, las diferentes corporaciones policíacas y de investigación han asegurado en el municipio de Ensenada más de tres toneladas de mariguana, poco más de 400 kilos de cristal y 6 kilos de cocaína.

militaresboletin2

Entre cajas de tomate a bordo de un tracto camión, la Secretaría de la Defensa Nacional aseguró en el poblado de El Rosario, 3, 073.49 kilogramos de mariguana, 143.15 kilogramos de cristal, 6.41 kilogramos de cocaína y una persona detenida. Los hechos ocurrieron el domingo 13 de marzo.
Posteriormente, el 15 de marzo, la Policía Ministerial adscrita a la Unidad de Investigación de Delitos de Narcomenudeo, incautó 60 paquetes de mariguana con un peso aproximado de media tonelada y detuvieron Víctor Manuel “N” de 47 años de edad en la calle Segunda, entre Bajamar y 5 de Mayo, en el poblado de San Vicente.

El mismo día, personal del Ejército Mexicano aseguró casi 350 kilos de cristal en las inmediaciones del Ejido Héroes de la Independencia. Estaban abandonados cerca de una pista clandestina, a 20 kilómetros al Noroeste del Ejido Héroes de la Independencia.

La totalidad de la droga asegurada fue puesta a disposición del agente del Ministerio Público Federal.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio