Minerva Tapia y las danzas transfronterizas


 
Cultura Lunes, 21 Marzo, 2016 12:00 PM

La autora compartió en el CEART de Tijuana la conferencia “Danzas Transfronterizas: En la región Tijuana-San Diego” como parte de su proyecto de investigación

 

La única, hasta el momento, doctora en Estudios Críticos en Danza por University of California Riverside, en Tijuana es Minerva Tapia, quien tras más de dos décadas de investigación también se ha preocupado por compartir sus conocimientos de danza a las nuevas generaciones y público en general.

Precisamente, el miércoles 2 de marzo de 2016 por la tarde, Tapia impartió la conferencia “Danzas Transfronterizas: En la región Tijuana-San Diego” en la Sala de Usos Múltiples del Centro Estatal de las Artes (CEART) de Tijuana como parte de las actividades de la coordinación de Literatura a cargo de Karina Balderrábano, evento al que acudió un centenar de estudiantes en danza, bailarines, coreógrafos, escritores y público diverso interesado en la disciplina en mención.

Maestra en Danza por University of California Irvine, Minerva Tapia aclaró que su discurso es parte de una extensa investigación iniciada en 1995 donde se plantea qué son las danzas fronterizas, cuándo y por qué nacen, además de qué tipo de frontera usan los coreógrafos como motivo de inspiración.

“La presentación tiene como intención contestar cómo el cuerpo bailarín encarna la frontera. Mi investigación se enfoca en las aportaciones de la coreografía para el estudio de la frontera. En específico es un estudio sobre la danza contemporánea en la región Tijuana-San Diego”, advirtió Tapia (http://www.minervatapia.net/).

“Desde su inicio como género dancístico, la danza moderna (ahora llamada danza contemporánea) ha sido un vehículo ideal para transportar al escenario temas sociales y políticos”, aclaró.

Representado su trabajo en escenarios de Argentina, México, España, Panamá y en el prestigiado espacio para la danza Joyce SoHo en New York, Minerva Tapia desarrolló el tema:

“En los años 30s, los temas que abordaban los coreógrafos estaban relacionados con problemas de desigualdad económica y de racismo, así como aquellos relacionados con la identidad del ser humano. Coreógrafos como Anna Sokolow, José Limón y Helen Tamaris, crearon obras con temas sociales que bien pueden ser los antecedentes de las danzas transfronterizas. En los Estados Unidos un grupo de bailarines y coreógrafos deciden hacerle cambios a lo que se conocía como danza moderna. Estos creadores integraron a la danza moderna nuevas herramientas, tales como el uso de la voz, ropa de calle en vez de vestuarios, menos maquillaje, más naturalidad y menos teatralidad, así como el realizar movimientos inspirados en la cotidianidad. En otras palabras, se alejaron de las técnicas que se usaban en esos momentos, como la técnica de Martha Graham y la técnicas Humphrey-Limón”.

minervatapia2

 

Entre San Diego y Tijuana

Luego llegó el momento de hablar de Tijuana y San Diego, región donde la autora ha desarrollado su prestigiada trayectoria:

“En los años 90, coreógrafos de Tijuana y San Diego iniciaron la creación de obras que daban testimonio de su experiencia transfronteriza. Estos coreógrafos en su mayoría cruzan la frontera regularmente. Sus obras son danzas híbridas compuestas por movimiento, voz, música, silencios, textos, imágenes, gestos que denotan de qué lado del bordo su danza es creada, y objetos de escenografía y utilería que aluden a la región. Respecto al uso del espacio, es característico en ambos lado de la frontera hacer, incluir, formar o sugerir en alguna forma la división, ya sea creada por una línea de luz, creada por los cuerpos de los bailarines, por una escenografía, o dibujada en el piso. Evocar una línea, la raya, el bordo, una mitad, es frecuente en las danzas transfronterizas. Estas danzas se han creado con experiencias y miradas que vienen desde el sur y con miradas que vienen desde el norte”.

Integrante del Jurado del San Diego Young Choreographers Showcase and Prize 2016 el 12 de marzo, Tapia reconoció a los coreógrafos que han realizado danzas transfronterizas en San Diego como Nancy McCaleb, Jean Isaacs, Patricia Rincón y Allison Green.

La fundadora del Grupo de Danza Minerva Tapia en 1995, sintetizó que las creaciones de danzas transfronterizas que son producidas en Tijuana también inician en los años 90 con temáticas frecuentes como la migración, el narcotráfico y aquellas relacionadas con la identidad.

“En Tijuana la producción de danzas transfronterizas es mayor que la de San Diego, y los tintes de dramatismo en el escenario son más evidentes. Esto quiere decir que las cualidades del movimiento como las de las expresiones son más directas, rápidas y tensas. Los coreógrafos que han incursionado en este tipo de danzas son Jaciel Neri, con la obra ‘Bodies are not Borders’, Henri Torres y Ángel Arámbula con ‘Flor de 7 hojas’, y el trabajo que he realizado con el Grupo de Danza Minerva Tapia desde 1995 donde he creado danzas transfronterizas como ‘Danza indocumentada’, ‘Ellas danzan solas/ Ilegal Border’, ‘La cobija’ y ‘Cuerpitos fronterizos’, entre otros”.

Entre algunas de las conclusiones de su investigación, Minerva Tapia refirió:

“Actualmente la producción de danzas fronterizas se está dando no solo en los espacios de coreógrafos de San Diego y Tijuana. Su producción también se está dando en colegios y universidades de Estados Unidos como Southwestern College en Chula Vista, la Universidad de Texas en El Paso, la Universidad de California en Riverside y la Universidad de Northwestern en Chicago; espacios donde existe una gran población de latinos, en específico de mexicanos. Actualmente las danzas transfronterizas son bailadas en espacios formales como el teatro, espacios universitarios, así como en áreas alternativas como lo puede ser una galería, un restaurante, una calle o el bordo que divide México y Estados Unidos”.

Concluyó: “Recientemente, después de 20 años de hacer danzas que reflejen el entorno transfronterizo y otras coreografías, he incursionado en entablar una conversación entre los estudios críticos de danza y los estudios de frontera para después crear una danza transfronteriza, esto con el fin de explorar qué podemos aprender de la coreografía, colaboraciones binacionales, ciudadanía y nacionalismo, usando la frontera y la danza como una forma de ver”.

Durante su intervención, José Aguirre Lomelí, coordinador del CEART de Tijuana, entregó una escultura a Minerva Tapia de la autoría del diseñador gráfico Adrián Juárez a manera de reconocimiento y agradecimiento por su magistral conferencia.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio