“Marlon”, el jefe de sicarios


 
Edición Impresa Lunes, 28 Marzo, 2016 01:00 PM

El ex policía municipal de Tijuana Marco Tulio Carrillo “El Marlon”, fue capturado por fuerzas federales y presentado como lugarteniente y jefe de sicarios del Cártel de Sinaloa. Aseguran está involucrado en asesinatos y secuestros. En 2010 fue aprehendido y acusado de apoyar actividades criminales del Cártel Arellano Félix, pero fue liberado

 

Tras 10 años de sospechas, Marco Tulio Carrillo Grande, quien se desempeñara como policía en Tijuana de 1995 a 2008, fue capturado por segunda ocasión como parte de una investigación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Mientras el Gobierno Federal asegura que está involucrado en varios homicidios y secuestros cometidos en Baja California, desde la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE), responsable de las averiguaciones abiertas por los mencionados delitos en la Procuraduría del Estado, declararon a ZETA que en sus archivos no existe algún expediente que incluya acusaciones contra Carrillo.

Al mismo tiempo en Estados Unidos, la investigación que permitió la captura de los integrantes de una célula encabezada por Juan Castro Navarro -detenido en febrero de 2014 y sentenciado en junio de 2015-, responsable de trasegar droga de Tijuana a Estados Unidos y distribuir metanfetaminas y heroína, incluye a “El Marlon” como un operador clave de este grupo en Tijuana.

 

LA CAPTURA

Alrededor de las nueve de la mañana -hora de Baja California- del viernes 18 de marzo, ZETA fue informado de que elementos de la Unidad de Inteligencia de la Policía Federal, en apoyo de la SEIDO, ejecutaban una orden de cateo en la colonia Reforma del municipio de Rosarito.

El operativo federal se realizaba para capturar a uno de los miembros del Cártel de Sinaloa que, de acuerdo a información en posesión de las autoridades, orquestó el ataque con armas largas perpetrado el 23 de enero de 2016 en el interior del palenque Póker en Ensenada, frente a 400 personas, de las cuales cuatro fueron asesinadas y 19 resultaron heridas.

En el cateo, agentes federales reportaron haber encontrado armas y droga, por lo cual el padre de la familia que habitaba ese domicilio en la calle Anastasio Bustamante, fue asegurado. Se trataba del ex policía de Tijuana, Marco Tulio Carrillo Grande. 

La detención se efectuó por la posesión de armas y droga, pero el Gobierno Federal considera fincar responsabilidad por delincuencia organizada, debido a la presunta participación del detenido en temas de homicidio y secuestros diversos.

A la 1:14 pm del mismo viernes, a través de las redes sociales,  personas cercanas al detenido se comunicaron a este Semanario para manifestar que en ese momento, la casa de Carrillo estaba llena de soldados y elementos de la Procuraduría General dela República (PGR), que no traían orden de cateo, que no se trataba del Raúl Miranda Ordaz “El Alejo” como habían reportado inicialmente y que era “una injusticia”. 

Emilia Pimentel Gomez

Emilia Pimentel Gomez

Horas después, a las 6:07 pm, la Dirección de Seguridad Pública de Rosarito consignó una “denuncia por alarma activada por robo a casa habitación”. El reporte oficial indica que al atender el reporte, los municipales se entrevistaron con la pareja de Carrillo, quien estaba acompañada de un hombre que dijo ser representante de Derechos Humanos.

La mujer informó a los oficiales que un número indeterminado de hombres vestidos de civil y encapuchados entró a su casa aproximadamente las dos de la madrugada y se retiraron a las 5:30 de la tarde. Expresó que para ingresar rompieron puertas, que dijeron ser federales pero en ningún momento se identificaron plenamente, ni presentaron orden de cateo.

Igualmente, refirió que subieron a toda la familia a la segunda planta de la casa -durante un tiempo no determinado- y cuando los bajaron en medio de la sala había “varias maletas color negro, así como recipientes de plástico color blanco con tapadera verde,  que en su interior contenían una hierba verde y una sustancia granulada color blanco”.

Después de eso, la hicieron firmar unos documentos, amenazándola de capturarla junto a su hija. Después, argumentó, se llevaron detenido a su marido. También que los federales se llevaron computadoras, joyas, aproximadamente 5 mil pesos en efectivo y dos automóviles.   

A los policías municipales les pidió que se llevaran “una maletita negra con la leyenda Case Logic, conteniendo en su interior tres envoltorios de plástico transparente con una hierba verde con las características de la droga conocida como marihuana, así como seis cartuchos útiles calibre 9 milímetros un porta cargador de color beige” que los que se llevaron a Carrillo, habían dejado olvidados.

 

EL ANUNCIO

Fue hasta el martes 22 de marzo, cuatro días después y en la Ciudad de México, cuando Gualberto Ramírez Gutiérrez, titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro de la SEIDO, anunció la captura de Carrillo en conferencia de prensa.

Confirmó que el detenido era “considerado jefe de sicarios y principal operador de una banda criminal que opera en Tijuana, Ensenada y Rosarito (…) en su calidad de lugarteniente identificado como el responsable de coordinar agresiones de la organización delictiva a la que pertenece, contra la banda rival con la que se disputa la zona de Baja California”, y que “se le vincula con los delitos de secuestro, delitos contra la salud y delincuencia organizada”.

También presentaron a “El Marlon” como uno de los coordinadores del ataque armado del 23 de enero en Ensenada,  dirigido contra Gabriel Ayala Fonseca “El Tres Animales”.

Como resultado del cateo a la casa familiar de Carrillo Grande, la PGR anunció el aseguramiento de dos armas cortas de uso exclusivo del Ejército, aproximadamente 1.5 kilos de metanfetamina, casi 131.9 gramos de hierba verde seca con las características propias de la marihuana, un vehículo pick-up, un sedán y tres cuatrimotos, todos de reciente modelo  

 

EN LA MIRA DE 2004 A 2007

Marco Tulio Carrillo Grande ingresó a la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana en 1995, tres de sus hermanos han formado parte de la corporación y, de acuerdo con los archivos oficiales, uno está activo.

Sin embargo, estuvo sujeto a investigaciones internas desde el trienio 2004-2007, en aquel periodo, el director y el secretario de seguridad recibieron informes de la PGR, de que este policía había sido mencionado como cómplice por algunos de los detenidos por temas de delincuencia organizada.

El entonces secretario de Seguridad Pública Municipal, Luis Javier Algorri, declaró que la Unidad de Inteligencia había iniciado una investigación interna en torno a cuatro agentes, uno de los cuales era Carrillo, pero no sucedió nada.

Juan Carlos Navarro

Juan Carlos Navarro

En 2008, como secretario de Seguridad de Tijuana, Alberto Capella anunció que Carrillo Grande y otros 34 agentes habían sido removidos por “pérdida de confianza, no acreditar los Exámenes de Control y Confianza, y estar relacionados en casos de delincuencia organizada”. De nuevo, miembros del Cártel Arellano Félix (CAF) detenidos y convertidos en testigos protegidos, lo habían señalado como colaborador criminal.

Mientras se desempeñó como agente municipal, la Procuraduría de Justicia ejerció un mandamiento judicial en la siguiente numeralia, 504 15/06/2001.

De igual manera, fue turnado por posesión de arma de fuego en el expediente y se abrieron dos averiguaciones previas en su contra -734/07/211/AP por abuso de autoridad y 10091/07/211/AP por el mismo delito-. En su momento, ZETA no fue informado de qué se la acusaba.

El 10 de agosto de 2010, “El Marlon” fue detenido por elementos del Ejército: “En cumplimiento a órdenes de aprehensión, se pone a disposición de la autoridad correspondiente a un ex policía municipal vinculado con la delincuencia organizada y narcotráfico”. Posteriormente fue liberado.

 

RELACIONES CRIMINALES

Tras su liberación, el seguimiento preventivo permitió a las autoridades darse cuenta que Tulio Carrillo está relacionado con Emilia Pimentel Gómez,  joven detenida junto a su hermana en la delegación La Presa el 1 de febrero de 2010, en dos autos con reporte de robo en Chula Vista, California.

En la camioneta que manejaba Emilia los agentes localizaron “cinco armas largas calibre 7.62 x 39, un arma larga calibre .223 AR-15, 30 cargadores para distintos calibres, 403 cartuchos útiles calibre 7.62 x 39, 49 proyectiles calibre .45; 172 tiros calibre .223, y cinco porta cargadores”.

Una liga criminal más fuerte fue detectada a partir del jueves 23 de enero de 2014, cuando la Policía Estatal Preventiva detuvo a Juan Castro Navarro en compañía su novia Eloísa Monjardín, Germán Magaña y Alejandro Alfaro Galván en posesión de un arma. Fueron presentados en la PGR.

La madrugada de ese jueves, este grupo había asesinado a un traficante apodado “El Sureño” y el crimen quedó captado en fotografías enviadas a través de teléfonos celulares, intervenidos por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Ante los agentes estatales, Castro “… manifestó que se dedica a la distribución de cristal en Estados Unidos, en la ciudad de Los Ángeles, los fines de semana”,  y que “le cobra piso una persona de apodo ‘El Marlon’, que a su vez trabaja para ‘El Aquiles’, quien es el encargado de cobrar a los tiradores o personas que distribuyen drogas, en Sinaloa lo secuestraron hace algunos años, por eso se cambió de ciudad, y desde entonces se dedica al trasiego de droga a Estados Unidos”.

Autoridades norteamericanas que actualmente lo tienen en custodia, lo seguían por el delito de conspiración para distribuir metanfetaminas y heroína.  Su célula delictiva conseguía droga en Tijuana y la vendía en Los Ángeles, Ríverside, Utah y Washington.

Como parte de esta investigación, los agentes estadounidenses también escucharon conversaciones de Castro Navarro con “El Marlon”, dadas a conocer por ZETA en su edición del 22 de enero de 2016.

Como ejemplo, una llamada hecha el 20 de enero de 2014 donde “El Marlon” informa a Castro de “un cliente” en Los Ángeles interesado en comprar siete y 20 libras de ice por semana a 3 mil 700 dólares por libra.

A través de las escuchas telefónicas, la indagatoria del gobierno de Estados Unidos también relata cómo “El Marlon” ayuda a Castro a localizar en Tijuana a “El Sureño”, el hombre asesinado por un robo de drogas en Tijuana el 23 de enero de 2014.

La referencia criminal más reciente, previa a su involucramiento en el operativo en el palenque de Ensenada  el 23 de enero de 2016, data de septiembre de 2015, cuando sujetos colgaron una manta en un puente de una transitada vialidad de Tijuana, donde lo señalaban como criminal y parte de una célula del Cártel de Sinaloa:

“MARCO TULIO CARRILLO GRANDE ‘EL MARLON’ EX MUNICIPAL LUGARTENIENTE DEL ‘AKILES’”, se leía. El texto continuaba con otros siete nombres, a quienes acusaron de secuestrar y matar inocentes, así como de ejercer violencia en contra de la familia de otros criminales. Estaba firmada por “SR MENCHO CTNG Y CJNG” PURO TIJUANA”.

Así los antecedentes del jefe de sicarios que del CAF pasó a Sinaloa, y otra vez, fue detenido.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio