La rectora contra el bárbaro del sureste

Sara Ladrón de Guevara
 
Columnaz Lunes, 14 Marzo, 2016 12:00 PM

Sortilegioz

 

Sara Ladrón de Guevara González es doctora en Antropología. Tiene 52 años, y desde hace tres, es rectora de la Universidad Veracruzana. Lo que le sobra a Sara, le hace falta al gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa: intelecto, estudios, publicaciones, prestigio, apoyo de estudiantes y sectores sociales de aquel Estado.

La doctora convocó a una marcha en 18 municipios de Veracruz y en la capital, Xalapa, para el jueves 10 de marzo. La respuesta fue impresionante. Usted puede atestiguar en fotografías y videos en medios en internet, el poder de convocatoria de los estudiantes de la UV y de Ladrón de Guevara, quien encabezó la manifestación.

El motivo fue determinante: que el gobierno de Javier Duarte pague los más de 2 mil millones de pesos que le adeuda a la Universidad. El mandatario y sus testaferros dijeron desconocer la deuda y se deslindaron. La realidad es que son los gobiernos ejecutivos los que, del dinero asignado por los Congresos, han de canalizar los recursos a las universidades. Así sucede en las entidades, así sucede en Baja California. Francisco Vega de Lamadrid, su secretario de Finanzas, han de entregar a la Universidad Autónoma de Baja California lo que en subsidio le corresponde.

Pero en Veracruz, a la Universidad le adeudan más de 2 mil millones de pesos. Mucho dinero, necesario para la educación de los jóvenes en aquella entidad para el crecimiento de la academia y la formación de profesionales. Pero no se los entregan.

Por eso la rectora convocó a la marcha, para que fuese también la sociedad quien exigiera al gobernador cumplir con lo convenido, además de oponerse a la disminución del 7 por ciento del presupuesto a la UV, aprobado por el Congreso del Estado de Veracruz.

A la protesta de estudiantes de la Universidad Veracruzana se sumaron ex alumnos, sociedad en general, estudiantes de la Escuela Normal, del Instituto Politécnico Nacional, de Radio Teocelo, trabajadores y jubilados, empleados, intelectuales, músicos. La unión del pueblo veracruzano en la manifestación contra Javier Duarte, no podría ser más nutrida. Reflejo de la inconformidad social que reina en aquel Estado.

Javier Duarte es el bárbaro del sureste. En su administración, que concluirá a finales de este año, hasta 2015 se contabilizaba una deuda pública de más de 44 mil millones de pesos, su Estado es el noveno con más ejecutados, producto de la violencia criminal, con 2 mil 600 en los primeros tres años de gobierno de Enrique Peña Nieto. Hasta enero de 2016, quince periodistas han sido asesinados en el mandato de Duarte. La delincuencia sube de nivel y los desaparecidos, los después asesinados, son cosa de horror. Ahí está el caso de los estudiantes secuestrados en Tierra Blanca.

Pero no hay hecho de terror, ni de corrupción, ni de atentado a la libertad de expresión, ni de mal manejo de dinero, que saque a Javier Duarte del poder. El Presidente Enrique Peña Nieto, priista como el gobernador, se mantiene al margen de los hechos de violencia, inseguridad y corrupción que desde el sureste mexicano retumban en toda la República, Quizá no sea de gratis. Cuando Peña era aspirante a la Presidencia de la República, a Javier Duarte la Procuraduría General de la República le decomisó 25 millones de pesos en efectivo que envió en un avión de Veracruz al Estado de México. Adujo, eran para pagar una feria -un festejo, pues- y no para la campaña del entonces candidato, como se especuló. Al final, ante la deficiencia del Ministerio Público federal, el dinero en efectivo -Hacienda no permite transacciones en efectivo por tales cantidades- le fue regresado al impune gobernador.

Pero la manifestación de Sara Ladrón de Guevara debe darle un norte al Gobierno Federal. Los miles que acompañaron a la académica y a sus estudiantes, el discurso de la escritora de 22 libros -mayormente de arqueología-, debe calar, por su crudeza y realidad, no solo en las autoridades que deben poner un alto a Javier Duarte, sino en la sociedad que, acompañando en la denuncia a la Universidad Veracruzana, tendría que tomar decisiones para evitar la proliferación de políticos corruptos e impunes, como los que, en muchas entidades federativas, gobiernan los destinos de los ciudadanos.

Por su importancia, por su trascendencia, me permito transcribirle un extracto de las palabras de Ladrón de Guevara ante miles de estudiantes y sociedad en general que la acompañaron a exigir al bárbaro del sureste, el dinero que por presupuesto les corresponde y no ha sido entregado:

“Nos deben el derecho a soñar. Nos deben la esperanza en un mejor futuro. Nos deben la confianza en las instituciones. Nos deben una juventud sin miedo. Nos deben a los desaparecidos. Nos deben la paz de los violentados y la de sus familias. Nos deben recursos que son obligaciones porque no son de ellos, fueron otorgados por el pueblo.

“Nos deben los derechos de nuestros jubilados. Nos deben las libertades y las capacidades críticas generadas por el conocimiento. Nos deben mayor cobertura en educación superior. Nos deben mayor acceso a la educación de las clases más desfavorecidas, muy particularmente de nuestros grupos originarios. Nos deben el respeto a la diversidad, de etnia, de color, de género, de diferencias políticas o religiosas. Nos deben la seguridad del cumplimiento de nuestras metas. Nos deben los impuestos que nos han sido descontados y no enterados a Hacienda. Nos deben lo que ha sido asignado y convenido. Nos deben los valores éticos de fraternidad y de compromiso”.

Pocos rectores de universidades tienen el valor de asumir lo que su rol les confiere al estar a la cabeza de una fuente generadora de libres pensadores y enfrentarse a un gobierno, a un Congreso, a la injusticia, la impunidad y la sinrazón. La doctora Sara Ladrón de Guevara ha dado el ejemplo a sus estudiantes de no victimizarse, de no negociar, de no quedarse callados ante la muy lamentable y vergonzosa gestión de Javier Duarte, sin duda uno de los peores gobernadores que en estos momentos vemos en México.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio