“La novela policíaca se nos da a los del norte”: Miguel Ángel Chávez

Fotos: Cortesía
 
Cultura Lunes, 7 Marzo, 2016 12:10 PM

De un taller que impartió Élmer Mendoza en Ciudad Juárez en 2009 surgió el Colectivo Zurdo Mendieta, con narradores como Chávez Díaz de León, poeta que incursionó en la novela con “Policía de Ciudad Juárez”. “México y mi Juaritos son tierra muy fértil para escribir narrativa policíaca”, refiere el autor

En estos tiempos históricamente convulsos, Ciudad Juárez se ha convertido en escenario, inspiración, contexto o personaje de diversas obras literarias. Aunque también los trabajos periodísticos abundan documentando la tragedia, la literatura ha arrojado una diversidad de propuestas tanto de poesía como de narrativa.

“Ciudad Juárez es un paraíso, un terreno sin explotar. Y que apenas estamos viendo sus primeras cosechas, novelas cien por ciento hechas en Juárez”, refiere a ZETA el poeta y narrador Miguel Ángel Chávez Díaz de León, autor de “Policía de Ciudad Juárez”, publicada en 2012 por Océano.

Se trata de una icónica novela negra que ha sido celebrada no solo en México, sino también en algunos países de Sudamérica; además, Chávez presentó su obra en 2014 en Nueva York, incluso hasta lecturas en Ceresos de Chihuahua ha compartido su autor.

Autor de “Poesía reunida. 1984-2009” (UV/ ICHICUL, 2011), Miguel Ángel Chávez vivió un parteaguas en su trayectoria como escritor cuando en 2009 se inscribió en un diplomado de novela con Élmer Mendoza.

 

EL COLECTIVO ZURDO MENDIETA

Cuenta Miguel Ángel Chávez a ZETA que el taller con Mendoza lo convirtió a la narrativa al grado de que ahí emergió el primer borrador de lo que después sería su novela “Policía de Ciudad Juárez”. Además la cátedra del autor de “Balas de plata” (Premio Tusquets de Novela 2008) propició el surgimiento del Colectivo Zurdo Mendieta en Ciudad Juárez:

“Oficialmente este colectivo nace en 2010. Su nacimiento es curioso. En el 2009, el escritor y amigote Élmer Mendoza viene a dar un diplomado extenso de novela. Eran los días en que te tenías que ‘agachar’ de los balazos, si no te ‘chingaban’. Por cierto, agradezco a Élmer atreverse a venir a darlo, a pesar de que teníamos 11 o 13 ejecutaditos diariamente”, recordó Chávez.

“Nos inscribimos 19 personas en el diplomado. Terminamos 13 o menos quizá. El trabajo final fue que cada participante terminara una novela durante ese 2009. Yo ahí terminé una primera versión de ‘Policía de Ciudad Juárez’”.

Élmer Mendoza les recomendó a los talleristas que después de concluido el diplomado continuaran las tertulias literarias:

“Élmer nos exigió reunirnos cada semana mientras él volvía. Fue a Juárez una semana cada tres meses. Y así lo hicimos. Nos reuníamos en casas, por las balaceras. Y nos leíamos los avances de nuestras respectivas novelas. Terminado el año del diplomado, nueve integrantes decidimos seguir reuniéndonos un día a la semana. Es como una tertulia donde es fundamental que cada integrante al ‘club’ se presentara con una botella de vino y su texto.

“Así nace el Colectivo Zurdo Mendieta. Entre los nueve integrantes ya hemos publicado más de 12 libros y se han ganado como ocho becas y seis premios nacionales e internacionales. Desde el 2010 seguimos trabajando y disfrutando vinos. Ya se nos hizo costumbre reunirnos”, compartió Miguel Ángel, y recordó que actualmente el Colectivo Zurdo Mendieta lo integran autores como Elpidia García, Ricardo Vigueras, Stefanía Sánchez, José Juan Aboytia, Agustín García, Blas García Flores, José Alberto García, José Lozano y él.

“Queremos y estamos produciendo mucho. Nos apoyamos entre todos para buscar opciones de publicación. También hacemos lecturas y acudimos a donde nos inviten a leer o a dar conferencias o seminarios. Trabajamos en conjunto y cada quien hace individualmente sus proyectos o sus planes. Y nos echamos la mano”.

Apenas en febrero de 2016, Ricardo Vigueras, Blas García y Miguel Ángel Chávez, integrantes del Colectivo Zurdo Mendieta, participaron en las II Jornadas de Novela Negra durante la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

POLICÍA DE “JUARITOS”

Durante 2010 y 2011, con la asesoría de Élmer Mendoza, Miguel Ángel continuó corrigiendo su borrador hasta darle forma de novela negra con “Policía de Ciudad Juárez”, donde Pablo Faraón, “el Comandante Amarillo”, vive una historia de amor aun en medio de las balaceras de Ciudad Juárez:

“Duré como tres meses en decidirme quién iba a contar mi historia. Tenía a un periodista, a un detective, a un comandante. Pero no me llenaban el ojo, ni el oído. Fue entonces que le di la voz central a un policía sin rango, un simple policía equis, del montón. Y lo nombran ‘Comandante Amarillo’ en son de burla, porque es el agente encargado de colocar la cinta amarilla en las escenas criminales. Y que poco a poco, hoja tras hoja, se va ganando su lugar dentro de la novela hasta ser el chingón”.

Miguel Ángel entregó su novela a Martín Solares en 2011 y fue precisamente con “Policía de Ciudad Juárez” con la que el editor inauguró en 2012 la colección “La puerta negra” en editorial Océano. El éxito de la novela fue rotundo:

“Esa novela me ha traído por las ciudades principales del país. Fue un boleto de viaje interminable hasta hoy”, recordó Miguel Ángel, advirtiendo además que la obra se distribuyó en Chile, Colombia y Argentina.

En octubre de 2014, Miguel Ángel presentó “Policía de Ciudad Juárez” en la Universidad de Nueva York frente a un grupo de estudiantes del Doctorado en Literatura Latinoamericana:

“Yo estaba ariscado, sin embargo me fue muy bien con las interpretaciones y críticas de estos académicos”, reconoció Chávez.

Ese mismo mes leyó fragmentos de su novela en La Casa Azul Bookstore en Harlem, Nueva York. “La novela me sigue dando lata. He tenido presentaciones recientes”, complementó Chávez.

Dos de las presentaciones más entrañables para el autor sucedieron en 2015: una ante 150 cadetes de la Academia de Policía de Ciudad Juárez y otra en el interior del Centro de Rehabilitación Social ante un grupo de internas: “El caso es que no me ha dado tregua”.

Su tan celebrada novela negra ha abierto otras posibilidades:

“Sí hay interés por ahí de traducirla para el gabacho. Planes de reedición no hay. Y sí estoy en tratos formales con una casa productora (nacional) para hacerla serie de televisión o película. Ya está terminada la adaptación y ya andan consiguiendo la plata”.

Pero independientemente de su futuro, “Policía de Ciudad Juárez” es ya una novela emblemática de la literatura del norte de México de estos tiempos infaustos.

miguel angel chavez diaz de leon

“ENTRE LAS TRIPAS DE CIUDAD JUÁREZ”

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), los años entre 2008 y 2011 han sido los más violentos de la historia de Ciudad Juárez en cuanto a asesinatos intencionales; solo en 2010, el INEGI documentó 3 mil 766 homicidios dolosos, el año más cruento cuando los grupos criminales se disputaban “la plaza”:

“La verdad yo estaba muy encabronado por lo que estaba pasando en mi ciudad, ¡en el patio de mi casa! Todos los días seguía los noticieros de televisión, los diarios, la radio y los comentarios cotidianos de familiares y amigos. Era un desmadre. No había zona urbana, barrio que no fuera tocado por la violencia y la muerte. Alrededor de mi casa hubo cerca de 15 asesinatos, dos a menos de 50 metros de mis bambúes y rosales. Simplemente era una tierra sin ley”, evoca Miguel Ángel Chávez.

“Entonces esa rabia me hizo tomar apuntes que no sabía que me iban a servir para estructurar una novela policíaca. Apuntaba hechos, recortaba noticias sangrientas e inverosímiles, registraba balaceras, ejecuciones múltiples. Hasta que caí en la cuenta que la realidad rebasaba a la ficción.

“Y justamente en un recorrido que hice desde mi casa a casa de mis padres (eran siete kilómetros), me tocaron tres ejecuciones, en la última mataron a dos sujetos. No fui testigo, pero mi auto se detuvo a unos 80 metros donde habían caído los ejecutaditos y ya no pude circular ni para atrás, menos para adelante, por la confusión y el morbo que se armó. A la media hora llegaron los policías a acordonar el área y la cinta amarilla de plástico la pusieron encima del cofre del auto. Al ver esa imagen me vino la idea del nombre, y quién iba a ser el personaje de mi novela. Era tanto material que tenía archivado que se fue ‘tejiendo’ solito. Había decidido escribir narrativa, porque la poesía nomás no”.

Reconoce que “no me fue difícil escribirla. Tenía el plato servido. Lo que pasó en Ciudad Juárez fue de película, de terror. Fue como tomar una fotografía panorámica y sangrienta. Lo difícil fue que al terminarla de escribir me di cuenta que había escrito un pinche recuento de balazos y muerte. Entonces me volví a sentar a reescribirla y le agregué otras historias, como de amor y otros recursos”.

Hay diversos autores que han narrado sobre Ciudad Juárez sin ser de ahí, incluso hay quienes han aprovechado la coyuntura de la violencia de la ciudad. En “Policía de Ciudad Juárez” muestras un conocimiento de tu ciudad, es también como un recorrido siempre literario por sus calles y barrios, sus lugares y otros laberintos…

“Eso es un asunto que quería arreglar. Muchos aprovecharon y aprovechan el imán que tiene Ciudad Juárez, y escriben sobre Juárez sin conocerla. Creen que por venir dos semanas o un mes van a conocerla a fondo y que tienen el ‘derecho’ de escribir sobre ella. Pero hay que meterse entre sus tripas, sus huesos para entenderla, interpretarla y tomarle su pulso. ¡Hay que vivir en Juárez! Un buen tiempo, amarla y odiarla.

“Yo hago eso desde que nací. Soy juarense y muy callejero. Y traigo un mapa de mi ciudad integrado en mi cabeza. Sé por dónde y cómo corre el agua. Por eso cuando me preguntan quién es el personaje principal de mi novela, rápido y sin dudar contesto ¡Ciudad Juárez!”.

ENTRE LA POESÍA Y LA NOVELA

Miguel Ángel Chávez evocó que en noviembre de 2005 sufrió un derrame cerebral hasta perder el conocimiento que lo mantuvo en cama y en terapia durante 2006. En 2007 recuperó poco a poco la movilidad desplazándose en una silla de ruedas o con un bastón; fue hasta marzo de 2008 cuando supo, gracias a su esposa Laura Messina, que era periodista y escritor.

A partir de 2008 escribió la crónica “El dulce encanto de mi embolia”, con la que ganó ese año el Premio Nacional de Periodismo; luego, en 2009, publicó su “Poesía reunida”, aunque dejó de escribir poesía:

“Decidí dejar la poesía y dedicarme a la narrativa. Sinceramente dejé descansar un poco el trabajo en la cuestión poética, porque al volver a escribir después de mi derrame cerebral, la poesía que me surgió no me gustaba, no se parecía mucho a la que yo estaba acostumbrado a escribir, una poesía erótica, juguetona, festiva; la nueva me resultó un poco mística, cursi, romanticona”, expresó en 2013 Miguel Ángel durante el Encuentro Literario Lunas de Octubre en La Paz.

Aunque obviamente la poesía abunda en “Policía de Ciudad Juárez”, el autor balanceó los géneros:

“Me siento mejor elaborando poemas. Lamentablemente la poesía no ha querido volver a mis hábitos de escritura. Mientras, yo me metí a un amasiato con la narrativa y no me ha dejado. Me enganchó, a pesar de que era un género al que le tenía respeto. Por mi otro trabajo, el periodismo, me defendía bien, con mis reportajes y crónicas, pero le tenía pavor a la ficción. Definitivamente mi hábitat era la versada. ¡Eso creía! He hecho intentos de armar poemas, han quedado en eso: intentos poéticos. La poesía y yo aún estamos distanciados, encabronados, y así no se puede”.

Pupilo de Élmer Mendoza, advierte ahora como narrador:

“‘Policía de Ciudad Juárez’ es mi primera novela y es mi primer experimento en este género literario. Haz de cuenta que llegué a la narrativa desechado por la ingrata poesía, apenas me estoy acomodando.

“Te puedo decir que estoy a gusto con la novela de carácter policíaco. Desde mi punto de vista te digo que este tipo de novelas siempre va a tener sus detractores y seguidores. A mí me fascinó meterme en estos terrenos negros y de mucha pólvora, asesinatos, intrigas y tramas detectivescas. Y también te puedo decir que estoy parado sobre dinamita. Pues qué mejor, escribir novelas de corte policíaco en Juárez. Aquí todos los días tienes una historia que contar. Es lo que saco, por vivir en una ciudad tan peliaguda. Tan bronca, tan salvaje”.

Miguel Ángel Chávez adelantó sobre su próximo proyecto literario después de su exitosa novela “Policía de Ciudad Juárez”:

“Pues resulta que estoy afinando una nueva novela. Tentativamente se llama ‘Los cuadernos de La Dorada’, va de una chica muy hermosa que vivió en Ciudad Juárez en los inicios de la Revolución Mexicana, a la que llaman ‘La Dorada’. Porfirio Díaz la ultraja, en venganza ella se le entrega a Pancho Villa, total que la novela termina con la toma de Ciudad Juárez de 1911. Es pura ficción histórica”.

Finalmente, no duda en sentenciar desde Ciudad Juárez:

“México y mi Juaritos son tierra muy fértil para escribir narrativa policiaca. Élmer Mendoza no me dejará mentir: la novela policíaca se nos da a los del norte”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio