La Jefa y la diputada

Foto: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 28 Marzo, 2016 12:00 PM

Dicen que entre gitanos no se leen la mano, pero entre mujeres y panistas, se leen de todo y se jalan el tapete. La diputada Rosalba López Regalado no solicitó licencia a su curul local por una decisión unilateral. Lo suyo fue seguir

Foto: Ramón Blanco

Foto: Ramón Blanco

una orden, particularmente del dirigente estatal de su partido, José Luis Ovando Patrón. Le pidió a la dama estar legalmente disponible por si se requería activar el plan b en la candidatura a alcalde de Tijuana. O sea, si el Instituto Nacional Electoral los obligaba a colocar en esa posición a una mujer, sería ella en lugar del candidato varón, Juan Manuel Gastélum. En eso estaban cuando salió la probabilidad de ocupar la Sindicatura de esta ciudad. “El Patas”, como se conoce al abanderado del PAN, la recibió, la escuchó, no se la ofreció, pero le dijo que lo pensaría. Pero apenas terminaba la charla cuando ya el equipo de Loreto “La Jefa” Quintero, oficial mayor del Gobierno del Estado y mandamás del PAN, cerró completamente esa posibilidad. No. Ni ella ni su equipo querían que Rosalba López fuese candidata a síndico de Tijuana. La principal preocupación: que se convirtiera en la versión femenina de la Sindicatura que cuando Francisco Vega fue alcalde de Tijuana, encabezó Marco Antonio González Arenas, siempre contra el presidente municipal. Y pues ni hablar, donde manda jefa, diputada regresa al Congreso.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio