Gobernador sin palabra


 
Columnaz Lunes, 14 Marzo, 2016 12:00 PM

Francisco Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California, la ha aplicado una y otra vez. A sus funcionarios, a sus militantes. les dice una cosa pero hace otra. Por poner un ejemplo, a finales de 2015, en noviembre, dijo que todos los subordinados de su administración que pretendieran una candidatura tenían que presentar su renuncia o licencia a más tardar a finales de aquel mes. Días antes de vencer el plazo, todavía declaró airoso frente a la prensa: “Mi instrucción es muy firme”. Pues bien, hace unos días, es decir, casi cinco meses después, su secretario de Desarrollo Social y su secretario de Salud, Ricardo Magaña y Sergio Tolento, se separaron de sus descuidados despachos para ser incluidos en el mapa electoral; el primero por una diputación de lista y el segundo por el Distrito 6 de Mexicali. Un gobernador sin firmeza, contrariado por sus propias letras y con un gabinete tan infructuoso que prefiere verlo ir antes de respetar su ya tan desacreditada palabra.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio