El convivio del subjefe Diego

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 21 Marzo, 2016 12:00 PM

Otro videíto sacude la opinión pública nacional. En él se observa a muchos de los hombres más poderosos de México departir festivamente en el onomástico del subjefe Diego. Que los poderosos se reúnan a compartir el trago y las viandas no tendría nada de extraño si no fuera porque el agasajado es uno de los políticos y abogados más polémicos del país, señalado por muchos como un tramposo al que le gusta quedarse con lo ajeno, sobre todo cuando los despojados siempre son pobres; también, porque en el convivio cruzaron los tragos como amigotes, miembros distinguidos de las fuerzas políticas supuestamente antagónicas que se disputan, desde muy distintas trincheras ideológicas, el poder de la república, o ex presidentes con empresarios beneficiarios de las concesiones públicas, y que gracias a ellas, y a la protección que del estado han tenido sus monopólicos negocios, se han enriquecido de forma descomunal, mientras los índices de pobreza y desigualdad se han pronunciado, tanto, que más de la mitad de la población se encuentra en esa condición.

Ante tales hechos, fuente ovejuna se ha pronunciado como suele hacerlo ante la carencia de representación política: burlarse sarcásticamente de lo sucedido. Me tocó ver otro video que a manera de respuesta, sustituye la voz de la involuntaria e imprudente espía que por periscope difundió las imágenes, y la de los personajes periscopeados. En este video, se escucha  a Xóchitl Gálvez pedirle al ex presidente Salinas que se robe un cigarro porque quiere fumar; al Calderón hablar borracho y a risotadas con el perredista Carlos Navarrete, quien cínicamente, desde el video original, asegura, en plural, no estarse portando mal; al gobernador panista de Querétaro hablar tonterías como mirrey, etc., etc.

En el video difundido por la delegada de la Miguel Hidalgo, también se observa a algunos de los periodistas, que parte importante de la opinión pública, ha señalado como comparsas del estatus quo, mismos que días después, en tono de reclamo, mediante sus espacios periodísticos, han criticado a los “mustios” criticones.

Es curioso que se rasguen las vestiduras porque se critica la convivencia entre personajes antagónicos políticamente. ¿Acaso son amigos de toda la vida como para que sus supuestas diferencias políticas, morales y éticas no sean un obstáculo para la convivencia más allá de lo formal o institucional? No, se conocieron en la actividad política o pública y en la relación económica “institucional”, ahí estaban los que otorgaron las concesiones, los beneficiarios y los que las santificaron, los que se han dicho de todo en la disputa electoral. ¿Acaso no pierden credibilidad y seriedad sus argumentaciones políticas cuando se les ve compartiendo el pan, la sal y el tequila, festiva y privadamente? ¿No los ubica como miembros de un clan? ¿De una casta? ¿De una clase? En un país tan desigual, yo creo que sí. Es común en las naciones con democracias y economías desarrolladas que los políticos de todos los colores convivan en actos protocolarios o caritativos, no tanto en privados, pero en todo caso, la disputa por el poder en esos países no implica rompimiento de estatus quo alguno, ni se hace política con la beligerancia que por nuestras circunstancias practicamos. Este tipo de convivencia más bien son típicas de oligarquías acendradas, de democracias simuladas o fallidas, que estimo es en lo que se ha convertido nuestro sistema político.

Por lo pronto a Xóchitl no la vuelven a invitar. Por imprudente, traidora o rajona.

Jesús Alejandro Ruiz Uribe fue dirigente del PRD en Baja California, ex diputado local por el mismo partido y actualmente es Rector del Centro Universitario de Tijuana en Sonora. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio