De vuelta a Oz

Foto: Cortesía
 
Espectáculoz Viernes, 18 Marzo, 2016 12:00 PM

Ya sea que la experiencia se alimente del recuerdo de la película o, bien, que se tengan pocos referentes pese a ser una historia tan conocida, ver el musical de “El Mago de Oz” -o bien “Wizard of Oz”- es un verdadero deleite.

En la cartelera del Teatro Civic hasta el domingo 20 de marzo, esta puesta en escena que llega para cerrar la temporada 2015-2016 de Broadway San Diego es el clásico y algo más, con efectos visuales que recrean esas famosas escenas de la cinta estelarizada en 1939 por Judy Garland, cuando un tornado marca el comienzo de la aventura de Dorothy, una adolescente de Kansas, que, junto a su perro “Toto” sigue el camino de los ladrillos dorados que la llevarán a la Ciudad Esmeralda y a su encuentro con el Mago de Oz.

En este montaje el papel estelar le corresponde a Sarah Lasko, una joven artista que en su primera gira nacional encarna perfectamente al personaje con una voz no tan intensa pero sí melódica como para hacer del tema “Over the Rainbow” el más memorable de la noche.

Con ciertas dificultades técnicas, en el estreno del martes 15 de marzo, este detalle momentáneo casi para cerrar el primer acto, no mermó en absoluto el extraordinario desempeño que compartieron la orquesta, el elenco, los responsables de la iluminación, la escenografía, el maquillaje y el vestuario.

Sendos aplausos merecieron en especial Aaron Fried como “El León” cobarde, Morgan Reynolds como “El Espantapájaros” que quiere un cerebro, y Jay McGill “El Hombre de Hojalata” que desea tener un corazón, además de Rachel Womble como “Glinda”, la bruja buena del norte, y Shani Hadjian, en el rol de la bruja mala del oeste.

Así, este musical que fue adaptado por Andrew Lloyd Weber y Jeremy Sams, y que suma composiciones de Tim Rice, invita a la nostalgia por cómo se desarrollaban este tipo de historias para la pantalla grande en la era dorada de Hollywood, pero al mismo tiempo la escenificación cobra nuevos bríos con una fina comicidad y canciones adicionales, perfectamente interpretadas.

El resultado es una mezcla entre el pasado y el toque moderno del mismo Mago de Oz que todos conocemos y que los más pequeños seguramente empiezan a descubrir de seguro con esa misma maravilla que evoca el descubrimiento del mundo que está al otro lado del arcoíris, del cual se puede regresar con un deseo y unas famosas zapatillas rojas.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio