Cuenta chistes

Foto: Internet/“En el diálogo se comienza por escuchar”
 
Opinionez Martes, 15 Marzo, 2016 05:29 PM

Años pasados del PAN que no volverán.

Cuando sus miembros expresaban convicciones, respeto y verdadero compromiso de servicio. Y ni hablar de sus postulados que no permitían unir el agua con el aceite, confundir la política con la frivolidad, ni buscar la victoria olvidando los valores y la ética para ganar, no importando quién enarbolara la bandera de su partido.

El Lic. Rafael Preciado Hernández, en la apertura de la Sesión del Consejo Nacional de Acción Nacional celebrada el domingo 21 de diciembre de 1975, expresaba con emoción: “… en el diálogo se comienza por escuchar –esto que tan pocas veces se hace entre personas que tienen opiniones divergentes–; pues más bien se oye algo de lo que dice el opositor y luego se piensa cómo rebatirlo. Se debe empezar por escuchar y por escuchar, dice Pablo VI: con simpatía, sin prejuicios, con caridad; porque siempre en la opinión de un interlocutor hay un poco de verdad; inclusive cuando se yerra, en el mismo error hay un fondo de verdad…”.

Hoy los mismos militantes de ese partido se quejan de la satanización que hacen sus dirigentes sobre inquietudes y diferencias que les presentan.  No los escuchan, los ignoran e invocan el derecho de decidir, de acuerdo con instrucciones del “preciso” quienes habrán de ser sus candidatos (hombres y mujeres) para la próxima justa electoral. Nada de competir, de exponer sus proyectos. No interesan, sino llamar al que mejor cuenta chistes o entona canciones. Hoy para los dirigentes panistas la política es cosa de frivolidad y de “nombres populares”.

Atrás quedaron los postulados de su Plataforma Política y Social (1976-1982): “Llevar a los puestos públicos a candidatos de reconocida honradez y capacidad, que puedan y sepan hacer valer en el gobierno los principios de Acción Nacional y la defensa decidida de los derechos de la ciudadanía”. Por eso ignoran a sus propios compañeros de partido y llaman para “legislar” a los simpáticos del pueblo: “La Chula” y “El Chon”, entre otros.

Nota 1.- Cierto que La Tigresa Serrano fue senadora, hoy Cuauhtémoc Blanco es presidente municipal de Cuernavaca y mientras él luce sus llantas estomacales, allá en el Palacio Municipal un grupo de abuelos de la tercera edad se quejan del aumento del predial en un 300%. Pero al Cuau le importa un cacahuate, él sigue de fiesta celebrando su investidura. No le ha caído el veinte.

Nota 2.- Ahora resulta que ineptos funcionarios que aspiran a ser “legisladores” invocan como su mejor carta, ser descendientes de políticos más que regulares. Basta ver su trabajo inmediato anterior, para ponerse a temblar. Ojalá que la memoria no les falle a los votantes.

Nota 3.- Repetimos la felicitación al Arq. Salvador Padilla Fitch, Director de Servicios Públicos Municipales y a todo su equipo que están empeñados en hacer de Tijuana, una ciudad limpia, sin grafiti y ordenada. Su trabajo lo hacen bien y con alegría. Eso se agradece.

Luz Elena Picos es Directora de Red Social de Tijuana. Correo electrónico: [email protected] www.lagacetaredsocial.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio