Colosio, ¿qué hubiera pasado si…?

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 28 Marzo, 2016 12:00 PM

Colosio, ¿no te has preguntado qué hubiera pasado en nuestro México si no hubieras sido salvajemente asesinado en Lomas Taurinas? Es una pregunta que siempre me hago, sobre todo cuando se acerca el fatídico 23 de marzo. Cómo odio esta fecha.

Muchos empezarán a escribir sobre ti, de la profunda amistad que tenían contigo, de cómo les confiabas cosas. Seguramente que te ríes de todos, sobre todo los que ahora te presumen como amigo.

El PRI te rendirá un homenaje ritual, frío y vacío, sin compromisos con tus tesis. Es la retórica anual. Es que, ¿sabes Donaldo? Sé que no te gustará, pero te has convertido en una especie de mito, de leyenda, algo que seguramente no habrías querido ser. Ja,ja,ja. Tú que siempre querías pasar por un político serio, esa es la paradoja de la vida, aunque en este caso más bien de la muerte.

¿Qué habría pasado si no hubieras muerto? Primero, tendrías una familia. Diana Laura no habría muerto y tus hijos hubieran sido educados en el seno de su familia que los quería, que como a ti, los hubieran educado para servir.

Muchos cambios se habrían producido si hubieras llegado a Presidente, sobre todo en cuanto el desarrollo regional. Pocos saben que estudiaste en Viena esta materia y que era una de tus grandes propuestas, por eso en SEDESOL creaste el programa de las 100 ciudades, querías que nuestro país tuviera cuando menos 100 ciudades con todos los servicios y con un gran desarrollo económico, político y social.

Sostenías que México solo sería realmente grande a partir de la grandeza de sus regiones. Claro está, que tú como Presidente habrías impulsado a que el país se hubiera descentralizando y no como ahora, que todo se ha concentrado en las manos de los funcionarios federales.

Tú soñabas con un país más justo, que saciara su sed y hambre de justicia. Seguro que los programas sociales no serían como los de ahora, que solo fortalecen la pobreza institucional, no resuelven de fondo este gran cáncer, no les enseñan a pescar, les dan comida y así tenemos millones de pobres institucionales, que viven de la limosna gubernamental, pero que no les ayuda a desarrollar sus potencialidades.

Millones siguen de pobres, porque les conviene ser pobres profesionales, les dan apoyos por cada hijo, así que tienen más hijos. La pobreza crece en lugar de reducirse. ¿Por qué? Porque tienen apoyos del programa Prospera, de apoyo alimentario, de la cruzada contra el hambre, de Procampo, del programa de zonas indígenas, en el caso de éstos, SEDESOL y SEDATU, también tiene programas, así que para qué trabajar, deja seguir siendo pobre. Todos éstos son programas asistenciales, pero ninguno como el que tú diseñaste en Solidaridad, ahí se buscaba ayudar a las personas a tener más habilidades, a desarrollarlas, a enseñarles a salir de su pobreza. Creo que desde donde estés, estarás preocupado en qué se han convertido los programas sociales del gobierno federal.

¿Te acuerdas cómo te molestaba la corrupción? ¿Cómo te enojabas cuanto te enterabas de corruptelas de algunos funcionarios de aquel entonces? Recuerdo que contaste que ya no querías seguir reuniéndote con Raúl Salinas de Gortari, Gamboa y Manlio, en reuniones que se celebraban casi cada semana, porque molesto nos dijiste que solo hablaban de negocios y no de cómo resolver los problemas del país.

Tal vez dejar de ir a ese grupo fue lo que te costó la vida. Sí, de haber sido Presidente, la corrupción que ahora vivimos no existiría a estos niveles. Es escandaloso cómo las secretarías de estado, como SEDATU, SAGARPA Y SEDESOL, por solo mencionar tres, sus funcionarios están corruptos, sé que tienen aviadores, que les dan un porcentaje mínimo del sueldo y se quedan con la mayor parte; apoyos para pie de casa, por ejemplo, que les dan cien mil pesos y los funcionarios se quedan con 80 y solo le dan al destinatario final, 20. ¡Qué grosería! ¡Qué corrupción! ¡Qué poca madre!

Sé que te estás molestando al oír esto y que desearías no haber muerto. Nosotros también. Todo sería diferente. Y la justicia sería también otra cosa, el crimen organizado no sería un problema de gobernabilidad ni de seguridad pública, estaría reducido a ser un mero problema criminal, pero ya sabes cómo estamos, hay ciudades donde los malos tienen el control total.

Por último, la política sería otra, los actores políticos también. No existiría ni el Peje, ni Mancera, ni Peña hubiera sido Presidente, tampoco Fox ni Calderón hubieran llegado a la Presidencia. No existirían los Duarte, ni el de Chihuahua ni el de Veracruz, ni mucho menos Moreira. Bueno, pero ni modo, te mataron y le dieron otro rumbo a la nación. Creo que lograron sus objetivos.

Bueno, Luis Donaldo, nos comunicaremos hasta el próximo 23 de marzo y te contaré cómo va el País.

 

Amador Rodríguez Lozano, potosino radicado en Baja California. Fue Senador, Diputado Federal y Ministro de Justicia del Estado de Chiapas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio