Aquí nomás, fingiendo elecciones

FOTO: cortesia.- Castañeda Pomposo, votando por el mismo
 
Zoom Político Lunes, 28 Marzo, 2016 01:00 PM

En Tijuana, al igual que en el resto de los municipios, el Partido Acción Nacional realizó elecciones internas para elegir a sus abanderados pero sin tener realmente contendientes. Bastaba un voto –en la mayoría de los casos– para convertirse en candidato a diputado.

En el caso del elegido a la alcaldía, no fue necesario ni armar la urna, el PAN desde hace semanas –el gobernador desde hace meses– decidió que Juan Manuel Gastélum Buenrostro sería el designado. Pero para armar su plana de candidatos a diputados esto fue lo que pasó en el PAN dominical.

Desde luego que lo peculiar es que de los distritos que se llevaron a las urnas, únicamente en uno existió más de un registrado, es decir, en el resto de las demarcaciones las votaciones se realizan sin competidores. La papeleta que se les entregaba a los militantes solo tuvo una opción.

De los 7 distritos locales que contemplan Tijuana, el Partido Acción Nacional reservó 3 para designar candidatos y no someterlo a la voluntad de los militantes, en el resto, solo en el distrito 13 hubo dos registrados.

En el Comité Directivo Municipal se concentraron las mesas de votación desde 9 de la mañana para votar por los precandidatos en los distritos 08, 11, 12 y 13, en donde se registraron únicamente Alfa Peñaloza, Iraís Vázquez y Raúl Castañeda Pomposo, respectivamente.

En el caso del Distrito 13, un militante panista, Clemente Murillo, desafió la línea de partido que privilegió a Carlos Torres, ex candidato perdedor a la alcaldía de Tijuana en 2010.

En el lugar y durante el día, fue claro el micro acarreo del distrito 13: señoras movilizaron a adultos mayores en carros particulares para guiarlos hasta la mesa de votación. La operación se repitió: de ocho en ocho, personas desconcertadas seguían a una mujer que avisaba por celular su llegada, otra persona más las acercaba a las mesas de votación y les daban indicaciones.

Clemente Murillo –el único competidor– es un ex funcionario de la subsecretaría general de gobierno en Tijuana de tercer nivel, de perfil bajo y que aglutinó el sentir de inconformidad por la figura de Carlos Torres, quien no vive ni siquiera en esa demarcación.

Finalmente Clemente logró 216 votos (33.13 por ciento) frente a los 436 (66.87 por ciento) de Torres, pero con una participación ridícula del 38.93 por ciento es decir, solo votaron 652 panistas de los mil 675 que hay en el distrito.

En entrevista con el presidente del PAN, Raúl Felipe Luévano, negó que se trata de una simulación la elección con candidatos únicos, pues la convocatoria estuvo abierta para quienes quisieran y cumplieran con los requisitos.

El presidente del PAN también responsabilizó la “intromisión” del Instituto Nacional Electoral pues había acordado de manera “muy apresurada” cuotas de género que provocaron adelantar y designar espacios, “forzando al partido a romper con la tradición de llevar procesos abiertos…por eso la molestia de muchos”, remató.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio