AMLO vino a ver lo que queda de MORENA

FOTOS: Agustin Reyes.- Inician la expulsion de 40 mil militantes
 
Zoom Político Lunes, 28 Marzo, 2016 01:00 PM

Obrador llegó a Baja California para ser testigo de las inconformidades y grupos de choque encabezados por “apoyadores” de Peñaflor que coexisten en su partido, del acarreo, incluso, fue recibido con insultos y bajo una lluvia de panfletos y gritos contra Jaime Bonilla. Y por el otro lado, el aplauso incondicional. En su mensaje dijo: “Si queremos pelear…que sean con los que están causando la tragedia nacional”

 

Andrés Manuel López Obrador había pospuesto su visita a Baja California desde hace meses. Incluso, en los últimos del año pasado cuando pensó que su dirigente estatal, Jaime Bonilla Valdez sería el candidato a la alcaldía de MORENA.

Obrador pospuso semana tras semana su gira en Baja California hasta no tener el candidato listo. Finalmente Ismael Burgueño, ex coordinador de campaña de Aracely Geraldo, una candidata que pasó desapercibida en 2015, será el abanderado.

La imposición de candidatos en todo el estado causó una fractura hasta el momento irreparable, que desenlazó en protestas en cada lugar en donde se paró el dirigente nacional de MORENA.

En Tijuana, los inconformes de Bonilla –principalmente apoyadores de Peñaflor– se encargaron de robarle la tranquilidad a Andrés Manuel en su visita del 22 de marzo. Se postraron en la puerta del Hotel Marriot: “fuera Bonilla con su pandilla”.

Fueron necesarias 5 unidades de la policía municipal resguardando el lugar donde hubo conato de pleito y hombres en el suelo a causa de empujones y enconos.

“Nos salimos de PRD porque había un marranero y ahora en MORENA es lo mismo…”, “Esa madre que (Obrador) defiende al pueblo es pura mentira, ya estamos hasta la madre, que cumpla su palabra Andrés Manuel”, fueron los gritos repetidos durante el día.

A la salida de Obrador, quien logró entrar en medio de la estampida, insultos ventilados con gritos, pancartas puestas en su cara y hasta un lanzamiento directo de una de las mantas arrugadas de protesta que cayó en su cabeza y que curiosamente, le quedó ahí por instantes como un turbante blanco.

 

Candidato, sin derechos partidistas

Pero como si la molestia no fuera suficiente, días antes de la llega de Obrador, se filtró un “acuerdo” de la “Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de MORENA” con fecha 18 de marzo, donde se inició el procedimiento de expulsión de decenas de militantes.

El documento alega que en las asambleas municipales celebradas el 6 de febrero fueron hechos diversos agravios como “acarreo, intento de registro de diversas personas que no aparecen en el padrón de MORENA, agresiones, verbales, físicas, denostaciones y calumnias a funcionarios debidamente acreditados y a militantes en general”.

Jaime Bonilla, cercano a Obrador

Jaime Bonilla, cercano a Obrador

Por ello, es decir, por la “presunta comisión de faltas muy graves” se incluye en el expediente a 40 miembros de MORENA en todo el Estado entre ellos, fundadores del partido y viejos militantes: por ejemplo, Thalía Vargas, Jenaro López Tavarez, Ángel Vela Rodríguez, Eleazar Tinajero, en Tecate.

Igualmente, ex dirigente estatal Guadalupe Montoya, la ex candidata Guadalupe Mora, el ex aspirante a alcalde en Tijuana, José Peñaflor, Sabino Arellano, Pablo Yáñez, y José Osuna Camacho, quien paradójicamente fue presentado el martes pasado por Obrador como el virtual candidato en uno de los distritos locales, entre muchos otros.

A todos, lo citan en la Ciudad de México para una audiencia pero por lo pronto (“para evitar un mayor daño futuro a la institucionalidad partidista”), se les dictó la “suspensión temporal de derechos partidarios”.

Así de contradictorio, José Osuna Camacho sin derechos de partido y ese día levantando la mano Andrés Manuel.

Con público escogido, el aplauso incondicional

Se controló tanto la entrada que algunos reporteros quedaron fuera del salón donde Obrador daría –así reza la invitación– una “conferencia colectiva sobre la situación socioeconómica y política de México”.

Allí y sin mencionar directamente lo polarizado de su partido en el Estado, López Obrador dijo: “La lucha de MORENA es para lograr un cambio de régimen y que nos permita tener un gobierno para el pueblo, que haya democracia y que se establezca como forma de vida y como forma de gobierno la honestidad”.

Interrumpido por aplausos, prosiguió: “Son ideales superiores los que nos inspiran, y esto lo debemos tener muy presente para no estarnos peleando internamente, es más, ni siquiera hay que pelearnos con militante de otros partidos”.

“Cómo nos vamos a estar peleando con priistas, con panistas –dijo–, con perredistas, o al interior de MORENA si los que están causando la tragedia nacional son unos cuantos. Si queremos pelear, pues vamos a pelearnos con ellos”.

visita de lopez obrador en tijuana

Sin un solo inconforme dentro, Obrador tuvo la libertad de discursar: “no luchamos por cargos, no es el ‘quítate tú porque quiero yo’. No. Si fuese por eso no tendría caso estar luchando con todas estas fatigas. Para tener un cargo es relativamente fácil con ser medianamente inteligente y medianamente lambiscón, con eso es más que suficiente, pero no estamos por eso”.

Recordó que un día anterior firmó un acuerdo con los maestros de Oaxaca, “vamos justos a luchar contra esa mal llamada reforma educativa”, dijo.

Luego victimizó al magisterio: “hay un bombardeo en contra de los maestros, acusándolo de la baja calidad de la enseñanza, cuando el problema de la educación tiene que ver con la pobreza, es una canallada que el gobierno no combata a la pobreza y que culpe a los maestros de la baja educación”.

Dedicó un espacio a las “mal llamadas reformas”, la fiscal, que aumentó los impuestos; reforma energética, que puso en venta la “industria eléctrica y el petróleo”; y la educativa, “para poner al mercado la educación”.

“Cuando gane MORENA –prometió– vamos a llamar a una gran consulta a todos los mexicanos, que sea el pueblo que decida, pero desde luego que el próximo presidente va a estar de acuerdo con que se quede la constitución como estaba”.

Es más, hasta el cumpleaños de Diego Fernández de Cevallos fue tema. Recordó Obrador: “en el festejo estaba toda la mafia del poder, Salinas de Gortari, Raúl Salinas, Felipe Calderón (no mencionó a Carlos Slim)…todos, ahí, estaban como para una redada, para un operativo”.

Por si hay sospechas de quien rodea a MORENA, el dirigente tuvo que aclarar: “tengan confianza…la corrupción se da de arriba hacia abajo, si el presidente es honesto, los gobernadores van a tener que ser honestos y los presidentes municipales, si el presidente es corrupto como Peña Nieto, los gobernadores son corruptos como el gobernador de Baja California”.

Obrador se despidió presentando a los “Promotores de la Soberanía Nacional”, que en realidad son los candidatos elegidos, entre ellos dos ex priistas: José Osuna Camacho y el ex diputado por cuarta vez, Catalino Zavala, ambos recibidos en medio de un abucheo aturdidor.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio