“Amir”, cine sin ataduras


 
Espectáculoz Viernes, 11 Marzo, 2016 04:10 PM

Dirigido por José Paredes, el drama sobre un joven que debe afrontar decisiones que determinarán su vida, se proyectará en el San Diego Latino Film Festival, hoy viernes 11 y el lunes 14 de marzo. Posteriormente se exhibirá en Texas y Connecticut, a través de otros eventos

Después de presentar “Buenos Tiempos” (2012), José Paredes retoma el tema de los jóvenes en “Amir”, aunque esta vez para desarrollarlo mediante una historia dramática, en la que un músico que está retirado de la escena, debe decidir si se mantiene al lado de Ely, su novia embarazada, o sigue frecuentando a Jeannette, una chica que recién reconoce, pero que le atrae y lo hace sentirse nuevamente enamorado.

Protagonizada por Jorge Guevara (Amir), Lirio Karina (Jeannette) y Tania Niebla (Elizabeth), la idea de la película surgió cuando a un amigo de Paredes le pasó una situación similar a la de “Amir”, forzándose a madurar a un ritmo para el que no estaba listo o dispuesto a hacerlo. En entrevista con ZETA, el cineasta tijuanense habló del trabajo que implicó aterrizar la resolución de la historia y cómo es trabajar de forma independiente solo con talento local, entre otros temas a partir de su segundo largometraje, en el que considera, lo más importante fueron las reacciones emocionales de los personajes ante lo que les pasaba, por tratarse de una exploración de sentimientos universales.

El director con parte del elenco

El director con parte del elenco

— ¿Cómo fue el proceso de realización para Amir?

“Éramos un equipo de producción de menos de diez personas, aunque ocasionalmente recibíamos apoyo de alumnos de la Licenciatura de Cine de la Universidad de las Californias y de la Universidad de Tijuana. Teníamos programado grabarla de mayo a julio de 2014, pero se extendió hasta finales de agosto y meses después todavía regrabamos escenas que estaban mal o incompletas. Solo grabábamos tres días de la semana, y de esos tres, solo uno desde la mañana hasta la noche, por eso el rodaje se retrasó demasiado”.

— Una producción pequeña, pero completamente independiente…

“Sí, Álvaro Zendejas -cineasta tijuanense que recientemente se encuentra en Canadá- fue la única persona que nos apoyó de manera monetaria, eso cubrió los gastos para comida y transporte. Afortunadamente, por ser una producción independiente, no requeríamos renta de locaciones o equipo. Hasta cierto punto, eso es una ventaja, ya que ningún estudio o distribuidor te está observando, así que tienes libertad creativa. Llegué a tomar decisiones que para muchos fueron radicales y que me causaron discusiones con mi productora, Marla Arreola. Pero decidimos tomar el riesgo y la mayor parte del tiempo lográbamos lo que queríamos y, las veces que no, aprendimos y tuvimos que regrabar, así que innegablemente fue algo educativo para todos”.

De San Diego viajará a Texas

De San Diego viajará a Texas

— Dentro de esos pros y contras, ¿cuál fue el mayor reto de la película?

“El cine es un proceso largo y exhausto, y es difícil mantener a tanta gente participando casi de manera diaria sin ningún incentivo monetario. Los participantes fueron personas apasionadas que lo hicieron por amor y porque tenían fe a lo que estábamos contando. El trabajo del director es precisamente dirigir a los actores al punto emotivo, y hasta psicológico, de sus personajes, y para llegar a ese punto es necesario presionarlos. A veces no están de acuerdo con esta presión y es complicado exigírselos sin que regresen a sus hogares con más dinero en el bolsillo del que tenían al llegar al rodaje, pero fueron pacientes y entendieron el presionarnos mutuamente para lograr buenos resultados”.

— Nuevamente personajes jóvenes, ¿cómo fue la selección de los protagónicos? Siempre intento que tengan cierto parecido con el personaje, para pedirles que actúen natural con base a lo que indica el guión. Por supuesto que no es algo que se pueda hacer con todos los papeles. Lo más difícil fue encontrar al protagónico. Jorge Guevara originalmente iba interpretar a un personaje secundario, pero después de la primera reunión de elenco y crew todos quedaron convencidos que por su aspecto físico y personalidad, debía ser nuestro actor. Encontrarlo fue un alivio. De hecho, él no tenía experiencia actoral previa y no estaba de acuerdo con las decisiones del personaje, a pesar de entenderlas. Aceptarlo tal cual, requirió de muchísima práctica de su parte y resultó ser nuestro Amir perfecto”.

— De Buenos Tiempos a Amir pasan varios años, ¿cómo te sentiste esta vez al dirigir?

“La mentalidad que tenía con mis compañeros al hacer ‘Buenos Tiempos’ era de  experimentar y averiguar si con escasos recursos y nuevas tecnologías teníamos la habilidad de realizar un largometraje y enganchar a la gente, algo que quedó claro cuando se mostró en CECUT, pero tenía una calidad de producción muy baja, así que no logramos que saliera de la ciudad. Con ‘Amir’ nos dimos a la tarea de trabajar con mejor equipo técnico e incrementar el número de integrantes del crew. En cuestión narrativa decidí tratar una historia más complicada, así que los personajes son más definidos y requerimos mayores locaciones. El propósito de cada proyecto es crecer, y siento que con éste di un salto enorme, tanto que hemos tenido mejor respuesta en el circuito festivalero que con nuestro proyecto previo”.

Hoy viernes 11 de marzo “Amir” se proyectará en el AMC de Fashion Valley, como parte del San Diego Latino Film Festival, que le asignó una segunda función el lunes 14. Posteriormente, será parte de la selección oficial del Houston Latino Film Festival  y en mayo llegará a Connecticut a través del Ridgefield Independent Film Festival.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio