Acusados de apuñalar y “levantar”, jóvenes denuncian extorsión en PGJE

FOTO: cortesia.- Hermanos Parra Rosales
 
Ezenario Lunes, 28 Marzo, 2016 01:00 PM

Raymundo Rivas Aguirre agente de la policía Ministerial se presentó en las oficinas de ZETA a manifestar su inconformidad por la forma en que la Procuraduría General de Justicia del Estado ha manejado una denuncia interpuesta en su contra.

“Me suspenden sin goce de sueldo como si tuvieran la facultad de un juez para condenarme el 1 de marzo, y luego sin que haya concluido la investigación, dos días después sin darme la oportunidad de defenderme, me exponen públicamente en un periódico el 3 de marzo”.

Rivas fue denunciado, al igual que otro agente ministerial y un agente del Ministerio Público el 25 de febrero, justo un mes después de que sucedieran los hechos señalados por los quejosos. “Si es verdad por qué no fueron antes”, argumenta.

Los agentes fueron denunciados por los hermanos José Roberto Parra Rosales  y Carlos Parra Rosales quienes aseguran que el 25 de enero, se presentaron en su tortillería, les pusieron las esposas, los subieron al auto oficial y los llevaron a la agencia de Mariano Matamoros sin que mediara una orden judicial, y ya en las oficinas les pidieron 15 mil pesos por no turnarlos, aceptaron y el dinero lo pagó su hermana Consuelo, quien les sirvió de testigo.

La documentación oficial indica que ese 25 de enero, los hermanos fueron presentados ante el Ministerio Público y se levantó un oficio, se rindió informe donde los Parra negaron los cargos que sus presuntas víctimas les imputaron en el acta 135/16/2067AP, están acusados de hechos ocurridos entre el 5 y 6 de enero, la Privación de la libertad de Gilberto Escamilla Rizo de 17 años y las lesiones de José Luis López Rizo de 16, quien fue ingresado en el Hospital General porque le encajaron un puñal en el abdomen y lo rebanaron hasta la altura del tórax, lesionándole el estómago, pulmón y diafragma.

Calificadas como lesiones que ponen en peligro la vida se preguntó en la PGJE por qué no se calificó como Tentativa de homicidio, y la respuesta fue “se puede reclasificar al momento de consignar”.

Ante el Ministerio Público, los hermanos Parra niegan haber levantado y amenazado de muerte a Gilberto Escamilla porque les robó un carro –que recuperaron–, y haber apuñalado a su hermano porque no les dijo dónde estaba.

Respecto a las acusaciones en su contra, el ministerial Rivas asegura que sí tenía una orden de presentación, dijo que los quejosos lo pueden señalar por haberlos esposado, pero dados los antecedentes de violencia de los sujetos lo hizo por seguridad porque fue por ellos solo y eran dos. “No sé por qué mencionan a más gente, lo que haya hecho el ministerio público cuando los entregue ya no es mi responsabilidad, pero sabíamos que quedarían en libertad porque no había flagrancia”

Entrevistado respecto a esta denuncia, Carlos Flores, jefe de zona Tijuana de la Visitaduría de la PGJE, explicó que la comparecencia de los denunciantes les da materia para intervenir y dada la cuestión de la gravedad se tomó la determinación de aplicar la suspensión preventiva sin goce de sueldo, una medida que la Ley le confiere.

“Es importante aclarar que están siendo investigados, no hay una determinación firme que les determine responsabilidad, están en etapa de investigación preventiva que no prejuzga los hechos”.

De los elementos de prueba que permitieron abrir la investigación en la PGJE se informó a este semanario existen declaración de testigos y contactos posteriores entre los protagonistas de la indagatoria. Pero el representante de la Visitaduría se negó a referir cuáles argumentos sostiene  la averiguación. “Estamos allegándonos de la información necesaria”, concluyó.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio