A elección, van las mujeres

Foto: Internet/Está por iniciar contienda electora
 
Opinionez Lunes, 28 Marzo, 2016 12:00 PM

Política Breve y de Emergencia

 

 

 

 

Cuando de hablar de temas de la mujer se trata y la intención es salir en defensa de los derechos de esa mitad de la población, las suspicacias prejuiciadas invariablemente emprenden el vuelo; el caso es que nuestra sociedad mexicana ha construido su catálogo de ataques y etiquetas para descalificar esfuerzos hacia el reconocimiento y la protección de la mujer. Estamos por iniciar una contienda electoral donde la participación femenina será en equilibrio con los políticos varones y tal vez presenciaremos el parteaguas social de Baja California.

En foros nacionales donde se analizan los complicados problemas del desarrollo social, el entorno de la mujer siempre se presenta como una particularidad a atender, aun se analiza como la condición de un grupo vulnerable y todavía la búsqueda es por encontrar mejores condiciones de vida, trato justo e igualitario y el derecho a ser respetadas; se ventila como problema social cuando en realidad no debiera siquiera ser un punto existente.

Si legalmente somos iguales, si la ley protege nuestras diferencias, si las posibilidades se ofrecen de manera similar a hombres y mujeres, entonces ¿por qué vemos tan pocas mujeres sumadas al esfuerzo comunitario en espacios de relevancia?, ¿cómo es posible que para abrirse paso deban competir con una barrera cultural de inferioridad inexistente? Nuestro problema es la conceptualización cultural de la mujer.

El reto de todo país en vías de desarrollo como el nuestro, es el de trabajar en la integración de su sociedad a la vida productiva, impulsando el desempeño autogestivo y equilibrando las diferencias sociales mediante programas de apoyo a los grupos marginados. Tarea fundamental para aspirar a lograr un desarrollo armónico como nación es el cuidado de la integración familiar y la defensa de sus derechos y valores, y también en este renglón el apoyo a la mujer reviste importancia.

Cada día bajo muy diferentes condiciones y en muy diversas circunstancias, más mexicanos salimos a decir que queremos un cambio, al manifestar esa necesidad en principio implícitamente señalamos no estar de acuerdo con el estado de cosas establecido, a pesar de que ya hemos aprendido a asociar el término “cambio” con política, en su esencia se refiere a una modificación del estado social de cosas.

De camino al 5 de junio estaremos evaluando las propuestas y planteamientos de partidos y candidatos para poder decidir y votar, por obligación legal es cierto, pero tendremos delante de nosotros la primera participación paritaria de mujeres y de hombres a los puestos de elección popular, como sociedad veremos el tamaño de nuestra consideración de género.

Si verdaderamente queremos avanzar como país, si alentamos la esperanza de una nación justa para todos, debemos iniciar por el respeto a la mujer y el reconocimiento y apoyo a su condición igualitaria en su papel social. Y tal vez descubramos que ellas pueden ser más trabajadoras, más profesionales, más comprometidas y honradas que algunos de los varones.

Que la historia lo registre.- En el 2006 Acción Nacional se auto impuso la cuota de género 70-30, por todo el país se jalonaron las estructuras y se complicaron los procesos de elección interna. Los rechazos y ataques de protesta más fuertes y virulentos salieron de algunas mujeres.

Botón rojo.- Los partidos políticos grandes de 5 ayuntamientos postularán a 3 varones y 2 damas; porque los perfiles no daban, ¿será?

 

Salvador Morales Riubí, político tijuanense, ha sido funcionario municipal y estatal. Actualmente es empresario y consultor en temas de salud y relaciones públicas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio