4.6 mdp para la familia de Gordillo

FOTO: CUARTOSCURO.COM
 
Cuentahiloz Lunes, 21 Marzo, 2016 01:00 PM

La muerte para cualquiera, en el hecho material, es el mismo. La pena para la familia puede variar. Pero el amparo que genera un fallecimiento de un senador de la república es muy, pero muy distinto al de cualquier mortal. Por ejemplo, Mónica Arriola, hija de la maestra Elba Esther Gordillo, falleció la noche del lunes 14 de marzo, y sin confirmar la causa, se sabe que desde hace meses se encontraba bajo tratamiento a causa del cáncer. La hija de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) fue diputada por Nueva Alianza de 2006 a 2009, entre 2009 y 2012 fue diputada federal en la V Legislatura del Distrito Federal y desde 2012 ocupó una curul en el Senado. Es más, incluso, para Gordillo, quien se encuentra presa acusada por el gobierno de Enrique Peña Nieto por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, hubo privilegio: al día siguiente, la maestra salió de un hospital de la Ciudad de México, donde continuaba bajo arresto después de haber sido trasladada de prisión desde el 27 de enero, para darle el último adiós a su hija. La senadora que cumpliría 45 años en mayo, será suplida por el ex priista y fundador de Nueva Alianza, Manuel Cárdenas Fonseca. Pero más allá de lo trágico, un dato nos muestra la diferencia entre alguien que fallece en la clase política y alguien quien no tiene ni donde caer muerto, es decir, como casi todos en este país. Por la muerte de Mónica Arriola, su familia recibirá 4 millones 696 mil pesos por concepto de seguro de vida por parte del Senado de la República. El monto equivale a 40 meses de dieta bruta (117 mil 400 pesos), que es lo que un senador de la República recibe mes con mes. Que en paz descanse.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio