Gobernador y alcalde ignoran a bajacaliforniano ganador del Premio Nacional de la Juventud.

Foto: Cortesía
 
Ensenada Lunes, 29 Febrero, 2016 04:02 PM

 

Mientras en 20 estados de la República lo han recibido los gobernadores interesados en su proyecto de escuela musical y suma decenas de conferencias en el extranjero, en Baja California el Gobernador Francisco Vega y el Alcalde Gilberto Hirata, así como otras instituciones menosprecian a Tito Quiroz, Premio Nacional de la Juventud en 2015.

El joven músico, motivador y predicador saltó a la fama, y la polémica, cuando al recibir el galardón en Los Pinos entregó una Biblia al Presidente Enrique Peña Nieto al que hizo llorar cuando le habló de Cristo y el amor.

Desde entonces Quiroz ha dado conferencias en 60 universidades donde ha llegado a más de 800 mil estudiantes de instituciones como la Universidad Iberoamericana, Anáhuac, Tecnológico de Monterrey, Universidad de las Américas; ha visitado más organizaciones en el extranjero, fue incluido en la gira del Papa por Nueva York, Filadelfia y Pensilvania, y obtuvo el Premio Internacional a la Filantropía.

Su proyecto “Juventud en Ritmo” es un proyecto de academias sustentables para que niños de orfanatorios reciban formación en música, cine, pintura y otras artes, ya está por implementarse en el estado de Morelos, y han mostrado interés en replicarlo en Zacatecas, Sonora, Tamaulipas, Jalisco y Nueva York.

Literalmente de todos los rincones del país y de algunas partes del mundo Tito Quiroz ha recibido invitaciones, apoyo y seguimiento, menos en su estado natal después de que se le pasaron los “cinco minutos de fama” por la foto con el presidente: “Me han felicitado de todo el mundo, mientras mi gobernador ni siquiera me habló”.

Dijo que Francisco Vega de Lamadrid tiene su iniciativa, mismo que le entregó en una carteta, pero ha sido ignorado. “Pudiera ser que el góber ya tenga otro proyecto y el de nosotros no sea viable, o a lo mejor no he sabido que debo macharle tres veces al día”, expuso con ironía.

Y la misma historia es con el presidente municipal Gilberto Hirata Chico, quien prometió apoyarlo con el terreno que se requiere para el centro y hasta le anunció que lo invitaría a una cena en su honor. Pasaron los meses y ni el apoyo ni la cena.

“Pasó de moda el premio, es pura ‘política de fotografía’ y después el abandono a un joven y sus sueños”, expresa Tito entristecido.

También las instituciones oficiales lo han denigrado. Empezando por su alma máter, empezando por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) quien le negó ofrecer una conferencia en su campus porque en su mensaje habla de Dios; el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) le retiró una beca  y el director de la Orquesta de Baja  California (OBC) en su momento le dijo que como lavador de carros y cristiano “no sirves”.

“No es fácil encabezar un liderazgo en Ensenada”, remató Tito Quiroz.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio