El día 181 y la tercera captura


 
Noticias del día Martes, 19 Enero, 2016 11:40 PM

(EDICIÓN IMPRESA) 1993, 2014 y 2016. El hombre más buscado del mundo y protagonista de una “fuga” más espectacular que la primera. Es también el hombre de las sentencias y procesos judiciales interrumpidos, y el objetivo número uno de las autoridades estadounidenses. Por la fuga del 11 de julio de 2015, a Guzmán Loera no se le imputarán cargos adicionales porque el propio Código Penal Federal lo ampara en su Artículo 154: “Al preso que se fugue no se le aplicará sanción alguna, sino cuando obre de concierto con otro u otro presos y se fugue de ellos o ejerciere violencia en las personas, en cuyo caso la pena aplicable será de seis meses a tres años de prisión”. Es así como “El Chapo” se sube al tren que ya corría para continuar con sus sentencias y diversos cargos en su contra. Otra vez en Almoloya de Juárez, Estado de México, ahora como el preso 3870. Otra vez la captura de Joaquín Guzmán inició en el terreno mediático, en esta ocasión desde la cuenta de Twitter del Presidente de México, Enrique Peña Nieto. Las autoridades mexicanas aseguran que el operativo inició hace seis meses, desde su fuga, que participaron solo marinos mexicanos y que todo surgió con el trabajo de inteligencia nacional.    11 de julio de 2015. Una historia tan laboriosa, que ni en los filmes de Hollywood: expertos extranjeros, cortes precisos, maquinaría, carriles, iluminación, una motocicleta y sobre todo la colaboración, por corrupción u omisión, del personal del Penal de Máxima Seguridad “El Altiplano” en Almoloya de Juárez, Estado de México. “El Chapo” desapareció por la regadera de su celda, bajó 10 metros y en línea recta, a bordo de una moto fue trasladado por un kilómetro y medio a una vivienda que para recibirlo fue construida. De acuerdo a las investigaciones, el capo sinaloense se dirigió a San Juan del Rio, Querétaro, luego tomó rumbo trepado en una avioneta. Más de dos docenas de participantes han sido detenidos desde aquel día, entre ellos Valentín Cárdenas, ex director del penal; Óscar Manuel Gómez Núñez, abogado del narcotraficante; y Édgar Coronel Aispuro, su cuñado.      12 de julio de 2015. En varias regiones del país, especialmente en el Estado de Sinaloa, las corporaciones locales, la Policía Federal, Ejército Mexicano y Marina Armada de México, montaron operativos de vigilancia en algunos municipios.      30 de julio de 2015. La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó al Juez Tercero de Procedimientos Penales del Distrito Federal, una orden de detención con fines de extradición, la cual finalmente fue concedida.  31 de julio de 2015. Prófugo y en respuesta, de inmediato -mediante sus abogados- el capo promovió un juicio de amparo en contra de la orden de extradición confirmada un día antes por el gobierno. La suspensión fue concedida. 23 de septiembre de 2015. Una segunda solicitud de extradición fue concedida a la PGR, tras un requerimiento directo de la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas. Los delitos: asociación delictuosa, delincuencia organizada, delitos contra la salud, lavado de dinero, homicidio y posesión de armas de fuego.  2 de octubre de 2015. Por una investigación periodística del semanario sinaloense Ríodoce difundida el martes 12 de enero, se pudo saber que Joaquín Guzmán se reunió con el actor estadounidense Sean Penn y la actriz mexicana Kate del Castillo en la Reserva Ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), en Cosalá. La procuradora general de la República, Arely Gómez, manifestó estar enterada del encuentro y, agregó, fue uno de los hallazgos importantes en su búsqueda. Otro descuido, fue la intención de Guzmán Loera de que se filmara una película sobre su vida, para lo que contactó a personajes del cine.  17 de octubre de 2015. Después de diversas versiones, el gobierno mexicano informó que “El Chapo” resultó herido -de pierna y rostro- al escapar de un operativo coordinado por el Gabinete de Seguridad (Secretaría de Gobernación, de Marina y de la Defensa Nacional) en Sinaloa.    18 de octubre de 2015. La PGR dio a conocer una ruta de escape que habría usado el originario de La Tuna, Badiraguato, Sinaloa, después de emerger del túnel que lo sacó de la cárcel. Llegó vía terrestre a Querétaro, y luego en avioneta a la sierra sinaloense.  Se ha mencionado que cientos de personas fueron  desplazadas de las montañas de la entidad en operativos de búsqueda.  19 de octubre de 2015. De ahí, elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR) ya no abandonaron territorio sinaloense, con ingresos a la sierra de Durango, zona conocida como “Triángulo Dorado” y cuna del más buscado.  1 de enero de 2016. En las primeras horas del año, la SEMAR incrementó su presencia en diversas zonas de Sinaloa, como Guamúchil, Angostura y La Tuna, así como en Tamazula, Durango, como parte de la búsqueda del “Chapo”.   El Tuit. Horas más tarde, el Presidente Enrique Peña Nieto hizo alusión a una “misión cumplida” en su cuenta de Twitter. Aunque “El Chapo” logró escapar de ese enfrentamiento por el drenaje, robó un carro, otro, y finalmente fue detenido por policías federales junto a Orso Iván Gastélum “El Cholo”.  8 de enero de 2016. Aún no salía el sol de ese día y trascendió información de operativos de fuerzas federales en Los Mochis y Culiacán, Sinaloa. Luego, sobre un enfrentamiento directo en una casa de  Los Mochis, en el que cinco presuntos delincuentes terminaron muertos, un marino herido y seis personas detenidas. Mediodía del 8 de enero de 2016.  Se difunden dos fotografías del narcotraficante: una a bordo de un vehículo junto a “El Cholo”, y otra más dentro del cuarto del motel Doux, en el que lo escondieron, con las manos esposadas. 1:30 pm, traslado. Elementos de la Marina y de las Fuerzas Armadas resguardaron el Aeropuerto Internacional de Los Mochis, de donde Joaquín Guzmán saldría hacia Ciudad de México. La conferencia. Simultáneamente, Enrique Peña Nieto  mandó montar una escenografía en Palacio Nacional para hacer oficial el anuncio: banderas nacionales y un grupo de personas que estuvieron para aplaudir. Declaró que la captura fue el resultado de la coordinación de las instituciones mexicanas, en una operación “contra la impunidad”. Otra vez al “Altiplano”. Horas después, “El Chapo” ingresó al Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) Número 1, fichado con el número 3870. Sin bigote y rapado. Extradición. De acuerdo a la titular de la PGR, Arely Gómez, hay dos peticiones de extradición pendientes desde la fuga del narcotraficante: una del tribunal de California, recibida el 29 de julio de 2015, y otra de la Corte de Texas, del 3 de septiembre de 2015. Informó que una vez recapturado, éstas se reactivan. Los protocolos de defensa marcan que Guzmán Loera tiene poco más de 20 días para evitar ser extraditado. Por su parte, la procuradora se mostró a favor de que “El Chapo” sea enviado a Estados Unidos, falta el dictamen del juez.         

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio