Unomásuno, la sospecha del narco


 
Reportajez BCS Lunes, 21 Diciembre, 2015 08:00 PM

El señalamiento llegó. Otros tantos se han recibido sobre las actividades del mundo del narcotráfico en nuestro país, por parte de los Estados Unidos. Pero esta vez impactó al ámbito periodístico mexicano, y no precisamente por el ejercicio del periodismo, sino por la facción empresarial o directiva, al ser vinculado Naim Libien Tella, vicepresidente del diario unomásuno, con la organización criminal de “Los Cuinis”. La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, añadió a su lista de cabecillas del narcotráfico al referido empresario y a cuatro empresas de las compañías en que tiene relación: el periódico unomásuno, Valgo Grupo de Inversión, Diario Amanecer y Aerolíneas Amanecer. La información proveniente del otro lado de la frontera afirmó que Naim Libien Tella proporciona apoyo a las actividades de tráfico de drogas del grupo delincuencial que lidera Abigael González Valencia, actualmente preso en el penal federal de máxima seguridad de Hermosillo, Sonora. El director interino de la OFAC, John E. Smith, dijo que a través de su relación con Libien el clan de “Los Cuinis”, “ha utilizado al diario mexicano unomásuno para promover sus actividades de tráfico de drogas”. A través del comunicado se enfatiza que el vicepresidente del diario tiene una larga relación con González Valencia, involucrado en el tráfico de drogas desde la década de los noventa. En 2007, “El Cuini” confirió a Libien Tella el poder notarial de su empresa de inversiones Valgo Grupo de Inversión, con sede en Guadalajara, Jalisco.   “REVÍSENME”, DICE LIBIEN   El mismo miércoles 16 de diciembre que trascendió la información, el directivo de los rotativos respondió a través de un mensaje publicado en el portal web del periódico unomásuno, negando rotundamente cualquier vínculo con narcotraficantes como el que refirió el gobierno estadounidense. El empresario afirmó que pone a disposición de las autoridades norteamericanas y de las mexicanas, “cualquier información acerca de mis actividades comerciales y privadas en el entendido de que el suscrito no tiene nada que ocultar tanto en bienes como en dinero, sobre lo difundido en el boletín fechado 12/16/15 de esa institución americana”. Naim Libien argumentó que los medios de comunicación que dirige han sido “severamente críticos” contra el narcotráfico y sus variantes, por lo que se hace difusión y se exhiben las acciones de los cárteles que envenenan a mexicanos y estadounidenses. El directivo editorial siente que “fuentes mexicanas” que están informando al gobierno norteamericano tienen malas intenciones. “Prueba es que intereses oscuros pretenden callar a estos rotativos por la línea editorial, como tratar de quitarnos ‘EL CABEZAL de unomásuno’ por no apegarnos a vender la línea ágata. “El editorial de los diarios UNOMASUNO o Diario Amanecer del cual funjo como vicepresidente, es altamente crítico y veraz, sin duda esto ha molestado a las autoridades, esto solo lo tomo como un ataque vil contra mi persona, para tratar de amedrentarme y buscar como en otros medios de comunicación exista contubernio para bajar la línea editorial”, externó Naim. Libien Tella reiteró que en el momento que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo quiera, puede revisar cualquiera de sus actividades comerciales o morales, así como de los propios rotativos y la aerolínea, hoy enlistados. A la empresa Valgo Grupo de Inversión, a la que le vinculan los estadounidenses, no la mencionó. Por su parte, en el portal del periódico mexiquense Amanecer se apuntó: “Es fácil calumniar, haciendo uso de información falseada, sin sustento. Si algo ha demostrado Diario Amanecer es que siempre se conduce con objetividad, con pruebas que sustenten sus dichos, no han sido pocos los actores políticos que se han sentido atacados, sin embargo, se saben culpables, ignorantes y poco aptos para las labores encomendadas. Casos hay muchos, en los tres ámbitos de la administración pública. Seguimos y seguiremos exhibiéndolos haciendo a un lado la difamación. ¡Cuenten con ello!”.   LOS AMPAROS DE NAIM   Aunque es la primera vez que se mencionan públicamente los supuestos nexos de Naim Libien en actividades antisociales, el empresario ya había recurrido ante la justicia federal hace cuatro años para solicitar un amparo contra alguna posible acción de la entonces SIEDO, Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (hoy SEIDO). El 13 de octubre de 2011, Naim Libien Tella promovió una demanda de garantías (1053/2011) ante el Juzgado Decimocuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal en el Distrito Federal, pues temía “la integración de una averiguación previa y una orden de presentación o de detención” en su contra. El personaje señaló como sospechosa una indagatoria con número PGR/010/LD/2003 y también pidió la protección contra actos de los titulares de la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y Falsificación o Alteración de Moneda (UEIORPIFAM) y de la Agencia Federal de Investigación (AFI). Libien echó mano de los abogados: Mario Enrique Selvas Carrola, María de Lourdes Renee Anaya Chávez y Sandra López Valderrama para que averiguaran lo más que pudieran sobre el asunto que lo mantenía preocupado. El 27 de octubre de ese mismo año, el juicio de amparo fue sobreseído al no existir el acto reclamado. Tres años antes, el 8 de octubre de 2008, el mismo quejoso había acudido ante el Juez Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal del DF para solicitar su protección debido a que el Juez Cuarto de lo Penal de Primera Instancia en Quintana Roo había dictado una orden de aprehensión en su contra, sin que se informara el delito imputado. Debido a que no era competente territorialmente, el juzgador federal capitalino declinó la competencia a favor del Juez Tercero de Distrito con sede en Cancún, Quintana Roo, quien el 24 de abril de 2009 concedió el amparo a Naim Libien y se dejara sin efecto el mandamiento judicial. Sin embargo, el asunto que más ha ocupado de la atención del vicepresidente de unomásuno, es el embargo de diversos títulos de marcas del periódico, adjudicadas a favor de la Administración Local de Recaudación de Toluca el 4 de junio de 2014, así como la solicitud de fecha 11 de junio de la autoridad recaudadora (oficio 400-53-00-03-02-2014-3645) al director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial para el cambio de titular de las siguientes marcas mixtas a nombre de la Tesorería de la Federación: *  “UNO MÁS UNO”. * “UNOMASUNO”. *    WWW.UNOMASUNO.COM.MX *  “UNO NOTICIAS”. *  “ACCIÓN DE MÉXICO”. Contra lo anterior, Libien Tella ha librado una batalla jurídica y actualmente se encuentra en curso el juicio de amparo 1875/2014 ante el Juzgado Noveno de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal, del que se han derivado un sinfín de recursos de revisión y de queja en el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en la capital del país. A este asunto es al que alude Naim en su comunicado de que pretenden quitarle el cabezal del periódico.   MAL COMIENZO   El arribo de Naim Libien Tella al periódico unomásuno hace poco más de una década no fue del todo afortunado. Su padre Naim Libien Kaui y él adquirieron en noviembre de 2002, a precio de ganga, aseguran, una parte importante de las acciones de Editorial Uno S.A. de C.V., que enfrentaba serios problemas financieros y se encontraba emplazada a huelga. El diario, que contaba con un prestigio desde su fundación el 14 de noviembre de 1977 por Don Julio Scherer (obligado por presión presidencial de Luis Echeverría a dejar la dirección de Excélsior el 8 de julio de 1976), andaba dando tumbos económicos y en su relación laboral. Manuel Alonso Muñoz era el presidente del diario. Una de las primeras maniobras para salvar a la empresa -que se hallaba en concurso mercantil- fue publicar a través de edictos que la compañía editorial estaba en “etapa de quiebra”, lo que significó que diversos deudores y proveedores dejaran de cumplir con obligaciones y pagos a Editorial Uno, según se refiere el portal cultural www.ficticia.com en una colaboración de Marcial Fernández del 13 de diciembre de 2002. De acuerdo con el texto, los nuevos dueños dejaron de pagar el salario de los trabajadores de planta y de confianza, así como de los colaboradores, a quienes ya se les adeudaban hasta más de año y medio de colaboraciones. También se destacó la relación que los Libien ostentaban con la entonces primera dama de México, Marta Sahagún de Fox, y el gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas, lo que presuntamente motivó la orden editorial de no escribir notas contrarias a dichos personajes, a los que se sumaban el propio presidente Vicente Fox y el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. Aunque las violaciones laborales prevalecieron contra muchos ex trabajadores del periódico, con el tiempo la vida del rotativo continuó su marcha hasta nuestros días, en los que se formula el señalamiento del Departamento del Tesoro norteamericano.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio