Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza


 
Sábado, 26 Diciembre, 2015 08:00 PM

Y con esto seguramente viene el despertar de una nueva generación de fans que no podrán resistir la maestría de J.J. Abrams para contar una historia en la gran pantalla. Qué emocionante es ver esta secuela de la famosísima saga de George Lucas, construida como una suerte de homenaje a los protagonistas y antagonistas del Episodio IV pero, a la vez, con nuevos bríos gracias a personajes que, además de ser agradables, tienen un grado de complejidad que los vuelve aún más interesantes. Empecemos por Rey (Daisy Ridley), una joven residente de Jakku que busca chatarra para sobrevivir en un planeta que se antoja aún más árido que Tatooine, mientras espera algún día recuperar a la familia que le fue arrebatada. Rey sabe hacer de todo, desde pilotear hasta arrancar el cable justo para zafarse de cualquier problema. Lo mismo negocia con los peores usureros del planeta y se defiende a golpes como toda una experta, sin necesidad de que Finn (John Boyega) la resguarde cuando primero se topa con ella y con el BB Droid que conoció a raíz de su complicidad con el audaz piloto de la Resistencia, Poe Dameron (Oscar Isaac). Finn también es todo un caso. Separado de su familia por el Primer Orden y entrenado para ser un Stormtrooper, este muchacho apenas identificado como FN-2187 no es capaz de matar cuando la invasión en Jakku, por eso ayuda a Poe a escapar de las garras imperiales a bordo de un Tie Fighter, para terminar involucrándose en la lucha entre la Resistencia y el Primer Orden. Luego está Kylo Ren (Adam Driver), un villano que parece ser aún más oscuro que Anakin Skywalker en su transición a Darth Vader, pese a su aparente corta edad que se esconde tras esa personalidad taciturna. Si algo tienen en común todos estos nuevos personajes, es que se advierte su lucha interna pero no son nada predecibles. A diferencia de Luke Skywalker que desde el primer momento verbaliza su deseo de hacer el bien y su compromiso con la Orden de los Jedi, con este grupo que ahora estelariza sendas batallas intergalácticas, nada está escrito. A este fascinante misterio, asociado con el origen mismo de los jóvenes guerreros, se suma la tremenda nostalgia que brota desde que vemos que la nave en la que Finn y Rey huyen de Jakku es el Millenium Falcon tratando de depositar al BB Droid en manos de la Resistencia. Para esto ya pasaron 30 años desde el último encontronazo entre el Imperio y la República, que culminó con la destrucción de la segunda Death Star. Según sabemos al principio, Luke Skywalker (Mark Hamill) desapareció cuando un aprendiz se volcó hacia el lado oscuro de la Fuerza y destruyó todo lo que su maestro había construido. Ahora, con el surgimiento del Primer Orden encabezado por Snoke, el Líder Supremo -personaje que conocemos como un gigantesco holograma concebido digitalmente siendo, en sí, lo único decepcionante de la película-, la misión es dar con el paradero de Skywalker y para esto debemos ver de nuevo a Leia Organa (Carrie Fisher) que lidera a la Resistencia, y a Han Solo (Harrison Ford) que, junto a Chewbacca, se involucra una vez más en esta odisea al tratar de recuperar al Millenium Falcon, ahora tripulado por Rey y Finn. Pero esto que aquí se ha dicho es apenas es una décima parte de una trama que no perdona distracciones, está enriquecida con detalles, datos, anécdotas y acción de inicio a fin, perfectamente equilibrados con la obra maestra que son, de nuevo, el maquillaje, vestuario, sonido, efectos visuales y un largo etcétera que nutre la forma de este filme. Al final lo que tenemos de nuevo es la colosal aventura de “Star Wars” a través de una secuela que se antoja insuperable, dado a que lo tiene todo y, a consecuencia del magistral guion de Abrams, Lawrence Kasdan y Michael Arndt, prepara a los nuevos personajes para lo que viene.  Después de todo, esto es lo que el público fiel de Lucas estaba esperando, y por suerte contó con un director tan capaz como Abrams y un elenco que no pudo haber sido mejor. Al menos este futuro sí es muy promisorio. **** Punto final.-  Sí, claro, también salen C3-PO y R2D2.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio