Los casinos en México, “un enorme parque de diversiones para redes criminales”: Buscaglia


 
Reportajez BCS Sábado, 26 Diciembre, 2015 08:00 PM

Los casinos, las carreras de caballos, las loterías y otros juegos legales representan un mecanismo muy frecuente para blanquear capitales de procedencia ilícita en México, donde existe un pacto de impunidad en el tema, aseguró el investigador académico Edgardo Buscaglia. A través de su más reciente obra, “Lavado de Dinero y Corrupción Política”, publicado en octubre de 2015 por el sello editorial Debate, el asesor en materia de lucha contra la delincuencia organizada destaca cómo los recursos provenientes de actividades criminales a gran escala son divididos en pequeñas cantidades de efectivo y, a través de miles de cómplices, son canalizados a casas de juegos legales. “La compra de fichas de casino y su intercambio por un cheque emitido por el mismo local y para su posterior depósito, la compra de billetes ‘ganadores’ de loterías o la apuesta en carreras de caballos para intercambiar el premio por un cheque ‘limpio’ emitido por la entidad que provee el juego legal, representan mecanismos muy usuales para esconder el origen de dinero sucio”, describe el especialista. Entrevistado por ZETA, Buscaglia dijo desconocer cuántos casinos son abiertos en determinado periodo en el territorio nacional, “pero sé que están muy mal regulados. A la familia Hank habría que preguntarle cuántos casinos se abren. Yo no sé, ellos están en ese negocio ¿no?”. El grave problema no solo es que este tipo de negocios esté mal regulado, sino que “las auditorías brillan por su ausencia, y cuando las hay, una vez cada tanto, son un show de simulación”.   Estado débil El también presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México señala que las auditorías tributarias son casi inexistentes: “Estamos ante una simulación de Estado mexicano, que cuando surge un escándalo, ya sea porque estalla una bomba en el casino -como sucedió hace unos años- ahí recién, es cuando se le pone un tipo de foco a ese casino. “Reaccionamos espasmódicamente ante un hecho delictivo, ante un hecho atroz, en donde quizás un grupo criminal adversario al del dueño del casino le meten una bomba y ahí sí nos metemos, pero no estamos preventivamente generando auditorías como se ha hecho desde las épocas en donde las mafias italianas, y las mafias americanas tenían una base patrimonial en Las Vegas, mucho más grande que ahora”, destacó el entrevistado. Edgardo Buscaglia establece que hoy la procedencia de los recursos se ha diversificado y los capitales tienen todo tipo de origen. Recordó cómo en los Estados Unidos de América se empezaron a realizar auditorías tributarias hace ya algunos años. “Veías a los agentes de la Internal Revenue Service (IRS) mucho más involucrados en hacer las auditorías en donde no se requiere un delito preventivamente. A ti no te tienen que acusar de un delito para hacerte una auditoría, te la pueden hacer hoy. El Estado no necesita justificarse. Simplemente van y te la hacen”, expresó enfático el intelectual de origen argentino. Para Buscaglia existe un pacto de impunidad en el tema de casinos, en la regulación de compañías de seguros y en el tema de fideicomisos, entre otros, donde “hay vacíos regulatorios que yo señalo ahí, -en su libro-, espantosos, que hacen que el día que nosotros tengamos un sistema judicial en serio, que reacciona, como el de Brasil, donde hay actos de corrupción y comienzan a investigar. Te vas a dar cuenta que gran cantidad de los dineros de Sinaloa están metidos ahí y en el sector de la construcción, donde el cash fluye mucho más. Se le paga a la gente en cash. A los obreros y demás”. En nuestro país “hay un enorme parque de diversiones para redes criminales, que no necesariamente tienen que asesinar. Las redes criminales japonesas no asesinan en México, simplemente vienen, colocan su dinero de origen sucio, muchas veces legalizan sus negocios como lo hacen en Japón”. Los lavadores del país asiático están acostumbrados a trabajar ante estados fuertes, entonces, no quieren llamar la atención, ni desafiar al Estado, pues conviven con él cometiendo delitos de menor impacto social en Japón, aseguró el analista. “Acá no, acá se cometen delitos de altísimo impacto social porque es negocio capturar al Estado, utilizar a los policías municipales de Tijuana como grupo paramilitar contra los grupos adversarios que puedan llegar a desafiar al Cártel de Sinaloa”. Entonces en México, ¿las autoridades se hacen de la vista gorda o qué es lo que sucede?, se le pregunta al también autor del libro “Vacíos de Poder’” “Estamos ante un Estado débil, con poco controles, por más controles de confianza simulados que nos quiera convencer la PGR que aplica, que yo no dudo de la honestidad de la gente que los aplica, no estoy diciendo eso, pero lo cierto es que sin controles de confianza no vamos a avanzar hacia ningún lado”, respondió.   Controles y “errores”   En su libro sobre lavado de dinero, Edgardo Buscaglia realiza 20 propuestas de políticas públicas para disminuir los delitos con motivación económica, incluida la corrupción en todas sus facetas, y cómo aplicar castigos mucho más certeros a los delincuentes especializados. En México se ponen “todos los huevos en una canasta” y no se aplican controles legislativos, judiciales, ni sociales de sociedad civil. “Todos los controles que menciono en el libro no existen en el país y, mientras eso no ocurra, vamos a seguir transitando en el limbo que ha hecho que la democracia mexicana nazca muerta, porque en el fondo la corrupción política mata a la democracia y aún más: mata al Estado de Derecho, por lo tanto, México no es una democracia con Estado de Derecho, desde ningún punto de vista”, expuso el investigador. La democracia en este país nació muerta desde la época del Presidente Ernesto Zedillo, considera Buscaglia, pues el ex mandatario “repartía discrecionalmente dinero a los partidos para que financiasen sus campañas electorales. Dinero limpio, claro está, pero después esos partidos se acostumbraron a la pachanga de buscar dinero por donde sea. Ocho o nueve de cada diez pesos que financian las campañas políticas de candidatos, no de partidos, es de origen lícito. O sea, estamos hablando de un medio ambiente ideal para que grupos criminales se afinquen en México y no solamente mexicanos. Insisto, éste es un problema transnacional, y se necesitan dos para bailar tango”. La culpa no es sólo de las autoridades nacionales, pues la delincuencia global se expande y “Estados Unidos tiene un grave problema de no sancionar adecuadamente a los bancos que cometen errores, entre comillas, como HSBC y no lo sanciona adecuadamente. Multitas negociadas en la oscuridad en el Departamento de Justicia. También tenemos un problema en Estados Unidos. Hay incentivos por todos lados para que estos grupos se sigan expandiendo”, finalizó el hombre que no solo identifica el cáncer social, sino que desarrolla propuestas para ponerlas al servicio de los Estados para combatirle.     ¿Quién es Edgardo Buscaglia? Es presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México. Director del International Law and Economic Development Center e investigador académico principal en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia en Estados Unidos. Es profesor invitado de la Universidad de San Andrés en Argentina. Trabaja como asesor en materia de lucha contra la delincuencia organizada desde 1990. También se desempeña como asesor en reformas judiciales para diversos organismos internacionales y bilaterales en 111 países. Buscaglia ha publicado una docena de libros y más de cien artículos científicos sobre estas materias en importantes revistas especializadas de Estados Unidos y Europa. Periódicos como El Mundo, Financial Times, New York Times, Süddeutsche Zeitung y Wall Street Journal, entre otros, publican sus artículos de opinión y columnas. El analista es entrevistado asiduamente por medios periodísticos internacionales, tales como CNN, BBC, Deutsche Welle, Al Jazeera, Associated Press y Reuters. Es autor de los libros ‘Vacíos de Poder en México’ (2013) y ‘Lavado de Dinero y Corrupción Política (2015), Editorial Debate, del grupo Penguin Random House.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio