La reestructura del CJNG


 
Reportajez BCS Sábado, 26 Diciembre, 2015 08:00 PM

(EDICIÓN IMPRESA) Aunque las últimas capturas y acciones gubernamentales parecieran debilitar al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), datos de su reciente presencia en diversas entidades como Baja California, Querétaro y Tabasco, dan muestra de su expansión territorial y de su rápida recomposición ante la caída de sus jefes de plaza. Los sucesores de quienes fueron aprehendidos ya estaban ahí, solo suben un peldaño en la estructura del grupo delictivo que comanda Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, quien sustenta su poderío en su familia directa y sus parientes políticos “Los Cuinis”, al ser ellos mismos los que suplen a muertos o detenidos. La captura de Antonio Oseguera Cervantes “Tony Montana” el 4 de diciembre fue un golpe doloroso para su hermano “El Mencho”, como antes lo fue la detención de su hijo Rubén Oseguera González “El Menchito” y de su cuñado Abigael González Valencia “El Cuini”, pero el cártel no está mermado, coinciden fuentes policiales. En un informe revelado por la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), a principios de noviembre de 2015, se destaca que el CJNG está “convirtiéndose rápidamente en una de las organizaciones criminales trasnacionales más poderosas de México y compite con el Cártel de Sinaloa en Asia, Europa y Oceanía”. Los nuevos herederos de las jefaturas regional y de plazas ya son mencionados. Ignacio Quintero Riestra “El Nacho Quintero” y Elvis González Valencia son los nombres de quienes recorrieron el escalafón para estar más cerca del primer mando. Gregorio Pelayo Chávez “El Camarón” y otro sujeto identificado como “El Grande”, también ascendieron.   ÚLTIMAS CAÍDAS Después del brutal atentado contra los militares que iniciaban la “Operación Jalisco” el primero de mayo en la región Costa Sur del Estado occidental, y de anunciarse una ofensiva contra de Nemesio Oseguera y sus mercenarios, son diez los “pesos pesados” que las Fuerzas Federales nos han “vendido” como el desmantelamiento del CJNG. El 27 de mayo fue detenido en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, bastión territorial en la Zona Metropolitana de Guadalajara, donde se gesta la mayor parte de las acciones de la organización criminal, Víctor Manuel García Orozco “El Mono”, señalado como uno de los dirigentes en la frontera de Jalisco con Michoacán. El hijo del capo del cártel, Rubén Oseguera González “El Junior” o “El Menchito”, fue localizado en Zapopan el 22 de junio, a pesar de haberse realizado una cirugía plástica en la nariz. Fue consignado, liberado, arraigado y vuelto a aprehender junto con uno de sus cuñados. La Comisión Nacional de Seguridad le señaló como el número 2 del clan delictivo. En Zapotlán del Rey fue asegurado por agentes federales, el 31 de agosto, Javier Guerrero Covarrubias “El Javiercillo”, líder del grupo “Los Guerrero”, que en Michoacán rige los destinos del CJNG en esa entidad. Algunos de sus familiares fueron abatidos entre 42 presuntos delincuentes en un rancho de Tanhuato el 22 de mayo. En medio de una balacera con militares, el 22 de septiembre, fue capturado en San Antonio Matute, municipio de Ameca, Yhovany Castro Urbano “El Duende” junto con tres presuntos sicarios. La autoridad los señaló como participantes de la emboscada que costó la vida a 15 policías de la Fuerza Única Jalisco el 6 de abril en San Sebastián del Oeste, Jalisco. Las acciones contra el CJNG arreciaron a partir de octubre, cuando el día 10 fue detenido el jefe de plaza de Atotonilco El Alto, César Arturo Hernández Álvarez, y el 13 cayó en Cancún, Quintana Roo, el jefe de plaza del municipio de Guadalajara, Daniel Quintero Riestra “Danny Quintero”, uno de los autores del homicidio del secretario de Turismo, Jesús Álvarez Gallegos, el 9 de marzo de 2013. En noviembre fue detenido, el día 7, Martín Navarro Escutia “El Cebollón”, presunto mandamás en la plaza de Querétaro; el 18, en Tlajomulco de Zúñiga, fue capturado por tercera vez en los últimos cuatro años, Iván Cazarín Molina “El Comandante Tornado” o “El Tanque”; y un día después, en Ecuandureo, Michoacán, fue apresado Heraclio Guerrero Martínez, sucesor de su sobrino “El Javiercillo” en tierras purépechas. El más sonado de los arrestos ocurrió el 4 de diciembre, nuevamente en Tlajomulco de Zúñiga, donde Antonio Oseguera Cervantes “Tony Montana” había asumido las riendas del control regional de la organización.   NUEVOS TERRITORIOS Los reajustes para suplir a los caídos en desgracia no han impedido la propagación de células del propio CJNG a otras comarcas, como se ha advertido desde el mes de abril en Tijuana, donde aparecieron las primeras mantas colgadas de puentes vehiculares, presuntamente firmadas por el grupo jalisciense bajo la denominación de Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) para anunciar su llegada. A mediados de junio, ZETA confirmó, a través declaraciones vertidas por pistoleros, la presunta alianza entre el Cártel Arellano Félix (CAF) y el CJNG en Tijuana. En julio se dijo que al menos dos células que operaron con el Cártel de Sinaloa estaban recibiendo apoyo y droga de la organización del “Mencho” Oseguera. La noche del 21 de octubre, muy cerca de la garita de Otay, fue localizado un narcotúnel que conecta a Tijuana con San Ysidro. Hubo 16 detenidos, quienes aseguraron que la obra del pasadizo era autoría del CJNG. Dos días después, la procuradora de Justicia, Perla Ibarra Leyva, afirmó que no se había comprobado la existencia de ese cártel. Sin embargo, detenidos tanto del CAF como de Sinaloa, han reconocido mover droga para los jaliscienses. Luego de tener bordeado al Estado de Querétaro, la estructura del grupo criminal entró a esa entidad por Guanajuato. El 11 de diciembre último, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, lo reconoció. Días antes se había descubierto un narcolaboratorio en la localidad de El Pintillo -en la capital queretana- donde se fabricaban drogas derivadas de la metanfetamina. Un mes antes fue detenido Martín Navarro Escutia “El Cebollón”, presunto jefe de la plaza. Con anterioridad se conoció la incursión del CJNG a entidades  como Veracruz y Tabasco para combatir con Los Zetas; a Michoacán, origen de la organización de Los Valencia y en guerra con La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios; a Guerrero, donde han disputado fracciones territoriales con Guerreros Unidos y el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA). Además de los señalados, el grupo delictivo cuenta con importante presencia en Jalisco, Colima, Nayarit, Estado de México, Guanajuato y Morelos, en choque con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva.   LOS SUCESORES El CJNG ha manejado su emporio criminal como una gran empresa, de manera global y en cada una de las plazas en las que ha divido las circunscripciones que están bajo su control. Así, de las entrañas del cártel surgen, además del líder general, los mandos operativos y financieros, con sus equipos legales y compradores de autoridades. Enseguida se designa a los jefes regionales y de plazas. Cuentan con sicarios, halcones, reclutadores, responsables de narcomenudeo y distribuidores de droga (tienditas). Tras las últimas detenciones, entre ellas las más relevantes, las de “El Comandante Tornado” y “Danny Quintero”, que operaban en Tlajomulco y Guadalajara, se había dejado la operatividad del mando a Antonio Oseguera, el hermano del “Mencho”, que también fue apresado. Esta acción motivó el ascenso de  Luis Ignacio Quintero Riestra “El Nacho Quintero”, hermano de Daniel. Con “Nacho Quintero” como jefe regional, se queda de jefe de plaza de Guadalajara el ex agente de la Policía Investigadora de Jalisco, Gregorio Pelayo Chávez “El Camarón”. Para jefes de plaza de Tlajomulco y la región Valles fueron enviados los hermanos de apellido Pizano Jiménez, apodados “El Grande” y “El Loco”, así como Joel Alvarado Ponce, encargado de la comercialización del hidrocarburo robado. Según declaraciones de diferentes detenidos, el actual cerebro financiero del CJNG es Elvis González Valencia, de la familia de “Los Cuinis”, quien junto con sus hermanos Gerardo “El Lalo”, José María “El Chema”, Ulises Giovanni, Édgar y Rosalinda, esposa del “Mencho”, toma las decisiones sobre el financiamiento de la organización. El otro hermano, José Luis González Valencia “El Chepa”, está más metido en acciones operativas al lado de su cuñado Nemesio Oseguera Cervantes, junto a los hermanos de este último, identificados como Abraham, Marín, Miguel y Juan. Entre los lugartenientes y hombres de seguridad del “Mencho” se menciona a su primo Omar Eleazar de idénticos apellidos a los de Nemesio, a Alejandro Bautista Páramo, Gustavo Pizano Alfaro “El Ánima”, Rosario Alcaraz Brambila “El Chayo”  y Roberto Quiroz Montejano “El Parotas”. Los hombres de confianza de los líderes de la plaza de Guadalajara están señalados con los apodos de “El Pancho”, “El Gafe”, “El 04” y José Antonio Rodríguez Roque “El Owen”. Entre los sicarios del CJNG se hace referencia a Ángel “El Pollo”, “El Puma”, Miguel “El Grande”, “El Teniente” y/o “La Zorra”, César Huitlatoani “El Meño” y “El Oaxaco”. De los halcones son mencionados Hugo Miguel González Ramírez, “El Mantecas”, “El Güero”, “El Maruchan”, Jesús Gilberto Almazán Ramos, Carla Angélica Vargas Pérez y Rafael Heriberto “El Guamúchil”. Los responsables del narcomenudeo para la organización son “La Nena” y “El Indio”. Los reclutadores: Óscar Manuel Rodríguez y “El Kiuser”. Distribuidores de droga: “Alfredo”, “El Compita”, “La Mona” y/o “La Pelona”, “Alex”, “Ciego”, “Jhony”, “Pancho”, “Chango”, “Dain”, “Calderón”, “Chico Face”, “Lobo”, “Churritos”, “Adicto”, “Dany”, “Memo”, “Moruso”, “Tadeo” y “El Machín”. Finalmente se menciona que en la plaza de Colima continúa como jefe Juan José Torruco Ramos “El Torru”, con sus principales colaboradores Édgar “El Pochi” y Óscar Fernando Arreguín Girón “El Girón”. La parte intocada, aunque ya está boletinada por el Tesoro de los Estados Unidos de América, es la empresarial, donde presuntamente se lava el dinero ilícito proveniente de las actividades del CJNG y que está a cargo de la esposa de “El Cuini”, Jennifer Beaney Camacho Cázares y la esposa del “Lalo”, Wendy Dalaithy Amaral. A la fecha solo el negocio del Hotelito Desconocido, en el municipio de Tomatlán, ha sido asegurado por la Procuraduría General de la República. Las otras personas mencionadas de operar las más de 15 razones sociales de la banda, son las hermanas Diana María y Silvia Romina Sánchez Carlón, María Elena Márquez Gallegos y Fernando Torres González.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio