La derrota de Maduro, el inmaduro


 
Lunes, 14 Diciembre, 2015 08:00 PM

La oposición derechista venezolana, desde el arribo al poder de Chávez, ha sido más que consistente en afirmar que su lucha es heroica, pues según ellos combaten a una dictadura. En el fondo, su “percepción” se basa en la pérdida de privilegios ilegítimos de una oligarquía con grandes influencias en los medios de comunicación, que ha alentado a una oposición estridente, y en muchos casos, violenta. López Obrador, ha sido crucificado mediáticamente y todavía no rompe un vidrio, no se diga tomar calles con barricadas y fuego, apedrear policías, complotar inestabilidad económica, como reiteradamente lo hizo la derecha venezolana. El hecho es que pudieron hacer cualquier barbaridad sin pagar costos muy altos. No hubo ni muertos ni desapariciones forzadas como en las viejas dictaduras latinoamericanas o el autoritarismo mexicano. Más bien, hubo elecciones que ganaba el chavismo en distintas medidas pero siempre compartiendo con la oposición el poder territorial. Lo que el chavismo sí hizo, para escándalo de las almas puras de las “democracias” que invaden territorios, hurtan petróleo y bombardean comunidades, fue no refrendar la concesión a un canal de televisión que confundía la libertad de expresión con el derecho a utilizar una concesión pública como secretaría de propaganda de un movimiento político desestabilizador, golpista, también encarcelar a un pillo que en secreto organizaba revueltas nada democráticas. Hoy, esa oposición estridente y llorona, ganó por fin, porque como sucede normalmente, cuando el desempeño de un gobierno es mediocre o malo, cuando ese desempeño termina en crisis económica, sea de derecha o izquierda, el pueblo le voltea la espalda. Tan simple como eso. Lo que veremos ahora, será a una oposición empoderada trabajando desde el congreso, para terminar de colapsar una economía, no para encontrar soluciones a esa crisis. El gobierno del inmaduro Maduro ha fracasado rotundamente, la economía venezolana se descompuso tanto que la derrota es monumental. No solo perdieron la mayoría en el congreso que conservaban el chavismo desde hace 17 años, sino que la oposición tendrá a partir de enero, mayoría calificada, instrumento suficiente para cambiar la constitución y las leyes orgánicas de los poderes; realizar juicio político para terminar anticipadamente con la presidencia de Maduro; cambiar al personal de la televisora de la asamblea o cerrarla si así le conviene. Podrá también maltratar públicamente al mandatario por sus desaciertos en el terreno económico, organizar manifestaciones, complotar contra el gobierno sin que diputado alguno pueda ser desaforado. Las condiciones son idóneas para el relevo no solo del mandamás del país, sino para la aniquilación del estrambótico y tropical sueño bolivariano de Hugo Chávez. El problema es que no se observa una figura seria desde la oposición derechista, más bien se distinguen figuritas estridentes, coléricas, melodramáticas y violentas que dirigieron un “triunfo” que tiene más sabor a suicidio político del chavismo que a derrota. En política no hay imposibles, pero esa cara tiene la posibilidad de que en un par de años, el chavismo sin Chávez y dirigido por un payaso que escucha pajaritos, pueda recuperarse. Veremos qué pasa, muy pronto por cierto.   Jesús Alejandro Ruiz Uribe fue dirigente del PRD en Baja California, ex diputado local por el mismo partido y actualmente es Rector del Centro Universitario de Tijuana en Sonora. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio