Escobar, el verde y los verdaderos ganones


 
Lunes, 14 Diciembre, 2015 08:00 PM

Conocí a Arturo Escobar en el año 2000, ambos fuimos diputados federales en esa legislatura. Fue su primera experiencia legislativa. Era un joven discreto, serio, correcto, casi diría tímido. Era poco influyente en el verde. Yo tenía mucha relación con ellos, porque como castigo a mi renuncia al PRI, Beatriz Paredes había colocado mi curul entre el verde y el PAN, lo que me permitió tener mucha amistad con gente de estos partidos. Pasó el tiempo y Arturo, ante la salida y renuncia de Bernardo de la Garza, quien era el operador del Verde, fue ocupando muchas oportunidades nuevas, poco a poco se convirtió en la referencia de ese partido, sobre todo ante el desprestigio y el casi auto exilio del famoso niño verde. Él, Arturo, se convirtió el negociador con el gobierno federal y con el PRI. Con él se armaban las alianzas y era la imagen de ese partido. Al término de la elección federal del 2015, se le propuso y asumió la Subsecretaría de Prevención del Delito de la Secretaría de Gobernación, se supone que fue como reconocimiento a su alianza con el Presidente y su partido y en especial con el Secretario de Gobernación. A Arturo se le señaló como el presunto responsable de la estrategia del verde de violar la Ley Electoral durante la elección federal. Nada se demostró, pero el ataque era cotidiano en todos los medios. Arturo es mi amigo, en algún momento le aconsejé que no aceptara esa subsecretaría, que pidiera otra posición, obviamente no me hizo caso. Asumió la subsecretaria y de inmediato se reanudaron los ataques. Por todos lados se exigía su renuncia, todo parecía normal, dadas las circunstancias previas; pero, lo que nadie esperaba, era que se solicitara una orden de aprehensión en su contra por supuestos delitos electorales. Esta solicitud tiene múltiples efectos. Primero, es la primera vez que un subsecretario de gobernación en funciones podría ser detenido y encarcelado. Es la primera vez, desde la creación de la fiscalía electoral, que un político de este tamaño puede ser procesado penalmente. Aquí es válido hacerse varias preguntas. ¿El ataque es únicamente contra Arturo? ¿Para desprestigiarlo políticamente? ¿O el ataque es además en contra del Secretario de Gobernación, por haber nombrado un colaborador sin investigarlo previamente? ¿O porque al no hacerlo mostró nuevamente la ineficiencia de esta dependencia, quien se supone debería tener esa información? ¿O porque sabiéndolo, pensó que podía eliminar la investigación o sus resultados? ¿O porque no pudo evitar saberlo anticipadamente y haber buscado la renuncia de Escobar por motivos de salud y haberse evitado la vergüenza que lo hubieran podido detener a un funcionario que despacha a un lado de su oficina? No sé realmente qué pasó, pero las interrogantes son válidas. ¿Otra posibilidad es que alguien busque apoderarse de la operación del verde? Para ello había que desprestigiar a Arturo, muy cercano al Gobernador de Chiapas y del Secretario de Gobernación. A mí me tocó aprobar el registro de este partido. Yo era el representante del PRI del entonces Consejo General del IFE. Había oposición del PAN y del ya extinto PARM para aprobar su creación. Me llamó Arturo Núñez y me dijo que el Secretario de Gobernación quería que votara el PRI a favor del verde, le contesté que tenía que consultar, lo hice y no tuvieron objeción de la creación de este nuevo partido. Desde entonces se ha presumido que el verdadero creador del verde era Manlio Fabio Beltrones, entonces Subsecretario de Gobernación, aunque muchos sin información se lo atribuyeron al desaparecido Manuel Camacho. Años después en una reunión, el niño verde le confesó a un amigo mío, que el verdadero jefe del verde era Manlio, quedando con esta confesión ratificado lo que se decía en los pasillos. Seguramente les será extraño que el actual dirigente del PRI tenga enorme influencia en este partido, pero recuerde que el yerno de Manlio es Senador por el verde y que su hija es actual diputada federal por este partido. Ahora ante la salida de Arturo, quien era de los operadores principales, será precisamente el yerno de Manlio, el senador Pablo Escudero, uno de quienes lo sustituirán. Desde el principio pensé que la presunta orden era solo humo, que Arturo lograría ganar este asunto en el amparo, pero ya para entonces se habrá logrado el objetivo de anularlo como una de las principales cabezas del verde y de paso lastimar la imagen del Secretario de Gobernación. Al final todo resultó en una telenovela, un culebrón, como dicen los españoles, pues la orden de aprehensión fue negada por el juez. Usted saque sus conclusiones. Amador Rodríguez Lozano, potosino radicado en Baja California. Fue Senador, Diputado Federal y Ministro de Justicia del Estado de Chiapas.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio