Cuando despertó el bulto


 
Lunes, 21 Diciembre, 2015 08:00 PM

“El Bulto” es una película mexicana con una idea tan original, que se convirtió en un clásico del nuevo cine mexicano que surge a finales de los ochentas. Hecha con un paupérrimo presupuesto, la historia cuenta la sorpresa que se lleva, cuando despierta, un tipo cuya vida quedó 20 años en coma después de que en 1971 un macanazo gubernamental lo durmiera en pleno halconazo, pues el mundo, y su propio micro mundo, es diametralmente distinto al que conocía antes de su largo sueño: el símbolo que probaba la supremacía moral de su paradigma ideológico. La otrora super poderosa Unión Soviética, no existe, y sus despojos se han convertido al capitalismo; el periódico para el que trabajaba, antes ejemplo de periodismo libre, ha sido tomado y controlado por el prigobierno, y sus románticos colegas progres, son ahora periodistas corruptos, chayoteros; el PRI, por fin perdió, aunque gobierna mediante un fraude orquestado contra otro priista; sus amigos izquierdistas, antes subversivos al estado, ya trabajan para el mismo y lo defienden al tiempo que viven como burgueses. Hace días, me topé con la noticia de que “los priistas” capitalinos, por aclamación, elegían como su presidenta a la novel diputada Mariana Moguel Robles. Lo anterior no tendría que llamarme particularmente la atención si no fuera porque su madre, es la ex presidenta nacional perredista y ex jefa de gobierno del Distrito Federal, Rosario Robles. “La Chayo” quería ser la jefa del sol azteca cuando yo era diputado local. Junto con el grupo que yo comandaba la respaldamos en la elección que haría posibles sus ambiciones políticas inmediatas. Igual que nosotros en Baja California, a nivel nacional competía y decía combatir a los lacrases chuchos. Era identificada como cuauhtemista, como nos gustaba identificarnos, pero veníamos de orígenes distintos; ella de la izquierda universitaria anti priista y nosotros del nacionalismo revolucionario disidente del priismo, no era un asunto menor en las contradicciones históricas del PRD, pues a los que no éramos fundadores del partido, y proveníamos de las filas priistas, los que se asumían como puros, nos veían con sospecha y hasta con un poco de arrogante y mediocre desprecio. Tan era su caso, que después de que colaboramos en su triunfo, jamás nos asistió en la desigual lucha que manteníamos contra la burocracia perredista que trabajaba para los intereses chuchos, y más bien, con el pretexto de nuestra falta de pureza, a la primera oportunidad se sumó al acoso del que éramos objeto intentando despojarnos de la dirigencia estatal que legítimamente habíamos ganado.  Imagine entonces, que como personaje de la película “El Bulto”, me hubiese quedado en coma en el 2003 y que hoy despertaran para ver: que Rosario Robles es poderosa secretaria de estado de una presidencia priista, y su hija, diputada y presidenta del PRI en el Distrito Federal; ni Cuauhtémoc ni AMLO son perredistas; Fox y Martita son priistas; la mariguana se ha legalizado; los gays se pueden casar, y la gaviota es primera dama. No cabe duda que en este país la realidad es más surrealista que el surrealismo. La podredumbre ha maculado la “pureza” o la “pureza política” siempre es una máscara que esconde el rostro de la ambición desprovista de nobleza. Jesús Alejandro Ruiz Uribe fue dirigente del PRD en Baja California, ex diputado local por el mismo partido y actualmente es Rector del Centro Universitario de Tijuana en Sonora. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio