La factura


 
En Zerio Lunes, 19 Octubre, 2015 07:00 PM

Un hombre se va de vacaciones con su mujer. Como quiere que ella disfrute, elige el hotel que les recomienda la agencia. El establecimiento parecía muy lujoso y tenía un precio razonable. Pues bien, mientras estuvieron allí, todo fue sobre ruedas hasta que llegó el momento de pagar la cuenta… la factura se había disparado hasta unas cifras desorbitantes. El hombre se dispuso, lógicamente, a presentar la correspondiente queja, puesto que en la agencia de viajes el presupuesto que les habían facilitado era bastante más barato. —  Oiga, verá, he estado revisando la cuenta, y aquí hay cosas que están equivocadas. “A ver, dígame”. — Mire, aquí dice “Uso de piscina, 400 pesos”, y ni yo ni mi mujer hemos ido un solo día a la piscina. “Ya, pero hay piscina, la tenía a su disposición y si no la ha usado, es su problema”. — También dice “Uso de la biblioteca, 200 pesos”, y ni sabía que existía una biblioteca. “Mire usted, existe y, si no la ha usado, eso es algo que a nosotros no nos importa”. — Y qué me dice lo de “Consumo bebidas en mini-bar, 630 pesos”. ¡No hemos probado ni gota de alcohol! “¿Qué quiere que le diga? Ahí lo tenía… — Bien. La cuenta asciende a 4 mil 800 pesos por una noche, ¿verdad? Pues aquí le dejo 2 mil y quedamos a mano. “¿Cómo dice?”. — Lo que ha oído. “¡Pero faltan 2 mil 800 pesos!”, protesta el empleado del hotel. — Sí, pero es lo que les cobro por divertirse con mi mujer. “¡Pero si no la hemos tocado!” — Sí, pero ahí la tenían. ¡Si no la aprovecharon, es su problema! Autor: Un contador de vacaciones.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio