Fidel Herrera vivirá como “un sultán” en Barcelona


 
Noticias del día Jueves, 29 Octubre, 2015 03:09 PM

(EDICIÓN IMPRESA) Madrid, España.- En 1914, el sultán de Marruecos Muley Abd al-Hafid se hizo construir un palacio en Barcelona, ciudad en la que se había exiliado. La casona, obra del famoso arquitecto catalán Josep Puig i Cadafalch y ubicada en uno de los barrios más ricos de la ciudad, fue restaurada en 2003 y comprada por el Gobierno de México por 4 millones de euros para albergar el Consulado de México. Esta sede consular, “la más moderna que ha tenido México y probablemente la más bella”, como la calificaba en su inauguración el ex cónsul Sealtiel Alatriste, es a donde Enrique Peña Nieto ha querido enviar a Fidel Herrera Beltrán. Y aunque la llamada Casa Muley Afid no sirve de vivienda, el ex gobernador de Veracruz (2004-2010) ocupa ya el mejor despacho del que fue palacio del exótico gobernante árabe. Está claro que Fidel Herrera no es sultán, pero vivirá a cuerpo de rey con un sueldo mensual de 8 mil 339.26 euros (más de 150 mil pesos al cambio), como así lo establece el tabulador de la nómina del Servicio Exterior Mexicano a fecha del 20 de mayo de 2015 para un diplomático de su rango. Una cantidad que pagará los servicios del veracruzano como cónsul, que deberá velar por los intereses de México y de los casi 11 mil mexicanos –según datos de 2014 del Instituto Nacional de Estadística de España– residentes en Aragón, Baleares, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, La Rioja, Navarra y País Vasco, las regiones que abarca dicha sede. Una cantidad a la que se suman beneficios como el pago del traslado de todas las pertenencias que guste (incluidas obras de arte o automóviles), seguro médico privado, la ayuda del 50% en el pago de la renta de una casa y una amplia lista de posibles “viáticos”. Pero estos beneficios no son exclusivos del que oficialmente es cónsul de México en Barcelona desde el lunes 19 de octubre. Los sueldos mensuales de los diplomáticos mexicanos en Europa oscilan entre los 9 mil 810.89 euros (185 mil pesos) de un embajador y 3 mil 728.14 euros (70 mil pesos) del técnico administrativo de menor rango. Sin embargo, lo que sí resulta exclusivo de Fidel Herrera es el hecho de que la Secretaría de Relaciones Exteriores cambiara la denominación del Consulado General de Barcelona, quitándole el título de general y dejándolo en consulado de carrera sin más. Gracias a esta jugada, Herrera pudo ser designado sin tener que pasar por la aprobación del Senado, donde tienen que ser ratificados los embajadores y los cónsules generales.   TRANQUILIDAD BURGUESA Lejos de la polémica de su paso por la gubernatura de Veracruz, estado al que dejó endeudado por casi 22 mil millones de pesos, donde se le vinculó con Los Zetas y donde gustaba montar a caballo junto al operador financiero del mismo cártel, Francisco Colorado. Lejos también de Oaxaca, su destino más reciente, donde “brindó su capital político” como representante del CEN del PRI en la elección de diputados federales del pasado junio. Lejos, en definitiva, de México, Fidel Herrera vivirá en un mundo muy diferente en España, adonde llegó el fin de semana y donde ha empezado a laborar este lunes 19 de octubre, cuando tomó posesión de su cargo de cónsul. Trabajará en el Paseo de la Bonanova, del barrio Sarrià-Sant Gervasi, uno de los mejores de la cosmopolita ciudad de Barcelona, donde seguramente también fije su residencia (los alquileres de un departamento de 100 metros cuadrados en la zona rondan los 2 mil euros mensuales). Vivirá como un catalán adinerado y tendrá además las alabanzas de empresarios, políticos, intelectuales y estudiantes locales y mexicanos que merodean por el consulado buscando algún beneficio. Como se reveló en 2011 en una grabación telefónica filtrada al entonces noticiario de Carmen Aristegui en MVS Noticias, Fidel Herrera es amigo de grandes celebraciones y de la utilización de recursos públicos a tales efectos. En el consulado no lo tendrá tan fácil, porque el calendario es más estricto y el consulado se destina principalmente a actividades de tipo cultural. Sin embargo, tanto su esposa Rosa Borunda como él, se podrán dar gusto preparando la recepción más importante del año, la del día de la Independencia. En dicha fiesta, similar a la que organiza la embajada de México en Madrid, podrán ejercer de anfitriones ante representantes diplomáticos de otros países, miembros del gobierno catalán y de España y con lo más granado de la colonia mexicana en Barcelona. Aunque para fiesta la que organiza con gran entusiasmo cada año MEXCAT, la Asociación Cultural Mexicano Catalana. El nuevo cónsul podrá dar el Grito de Dolores ante más de 10 mil mexicanos y barceloneses que congrega la celebración. El ex gobernador de Veracruz tendrá también en esta ciudad una larga lista de lugares donde dar rienda suelta a su paladar, ya que la conocida como Ciudad Condal cuenta con una rica oferta de ocio y gastronomía, con más de 20 restaurantes con estrella Michelin (la clasificación más antigua y rigurosa de restaurantes en el mundo). El que fuera el mejor chef del planeta Ferrán Adriá y su hermano Albert cuentan con varios restaurantes únicos (y costosos) como Tickets y Hoja Santa, dedicado este último a la comida mexicana. Precisamente si el político veracruzano sufriera algún ataque de nostalgia por su país, Barcelona cuenta con numerosos restaurantes mexicanos de categoría y tiendas especializadas en productos mexicanos donde venden hasta tortillas nixtamalizadas como las de La Reina de las Tortillas. Si se da prisa puede alcanzar a disfrutar de la Ruta de los Antojitos mexicanos que se celebra estos días hasta el 1 de noviembre, enmarcada en el MXaBCN, el primer Festival Internacional de México en Barcelona.   LLEGADA ACCIDENTADA Una de las mayores responsabilidades de un representante diplomático mexicano en el extranjero es “defender dignamente el nombre y la imagen de México”. Una tarea que desde su designación le está costando cumplir a Fidel Herrera, empañada por su pasado. El diario El País, uno de los que más impacto tienen en la opinión pública en España y Latinoamérica, señaló a Herrera como “uno de los funcionarios más polémicos de México”. El Periódico de Cataluña calificó también dicha elección diplomática como “polémica”, recalcando con más rotundidad que El País que “Barcelona tendrá un cónsul de México relacionado con el narco”. Quitarse ese estigma no le será tarea fácil. Le espera tener que lidiar no solo con los medios mexicanos, sino con la prensa catalana y española que estarán pendientes de su responsabilidad. La corrupción en España está en boca de todos. Si en los años previos a la crisis económica de 2008 se toleraba de cierta manera, hoy por lo menos la opinión pública del país ibérico la condena con fuerza. Según el Barómetro 2015 del Centro de Investigaciones Sociológicas, de titularidad pública, la corrupción es para los españoles el segundo problema que más les preocupa, solo por detrás del desempleo. Como ejemplo basta la propia Cataluña, donde se encuentran abiertos en los juzgados más de 15 grandes casos con políticos de primera línea acusados de evasión fiscal, blanqueo de capitales, delitos urbanísticos, cobro de comisiones ilegales o malversación de caudales públicos. El nuevo cónsul de México en Barcelona, considerado en 2013 uno de los diez políticos mexicanos más corruptos según la revista Forbes, al nivel de Carlos Romero Deschamps y Elba Ester Gordillo, tendrá que luchar por limpiar su imagen. Barcelona es una ciudad en constante ebullición, gobernada desde mayo de 2015 por “Ahora en Común”, una coalición de izquierdas, tras décadas de gobiernos conservadores. Capital de la provincia del mismo nombre y de la Comunidad Autónoma de Cataluña, región gobernada por Artur Mas, el líder que más se ha empeñado en lograr la independencia de España. En ese contexto tendrá que trabajar Herrera Beltrán, cuyo currículum incluye una “maestría en Ciencias Políticas y Administración Pública por The London School of Economics en Londres Inglaterra y el grado de doctorado en Derecho Público por la Universidad Veracruzana”, como explica en su página web.   COINCIDENCIAS DE SULTÁN “Era la vieja tradición que decía que el consulado o diplomados (sic.) era un exilio, pero yo no lo veo así”, dijo Fidel Herrera antes de partir a Barcelona en la estación de radio veracruzana XEU. Curiosa coincidencia con el Muley Abd al-Hafid, exiliado a inicios del siglo XX en esta ciudad y en la ahora sede del consulado. Exiliado pero no triste, porque el sultán se divirtió y disfrutó como ninguno de los placeres que ofrecía la ciudad de Barcelona, como cuentan las crónicas de aquella época. Tan bien se pasó esos dos años, que en agradecimiento, regaló una hembra de elefante al zoológico de la ciudad, que bautizaron como la “elefanta Julia”. Sin saber el tiempo que durará Herrera en este cargo, todavía es pronto para saber cuándo y qué regalo hará el nuevo cónsul de México a la ciudad de Barcelona.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio