Don Salomón Cohen Achmi


 
Lunes, 12 Octubre, 2015 07:28 PM

La noche del viernes pasado entramos a su magnífico desarrollo. Previo hacer una fila ordenada y amable al ingresar al estacionamiento, descubrimos algo que ya intuíamos mi amada hermosa y el escribiente, que con la gran visión que le caracteriza, convirtió ese universo en el nuevo corazón de la sana diversión y esparcimiento de nuestra querida Tijuana, el apreciado y admirado amigo Don Salomón Cohen Achmi.  Plaza Chapultepec es en este momento sin la menor duda el lugar donde las familias de la región acuden a disfrutar, a convivir y ser atendidas como en las mejores partes del País, con una inmensa versatilidad culinaria llena de diferentes experiencias. Cada restaurante tiene un sello que lo diferencia plenamente del otro, sin embargo en cada uno de ellos se recibe la atención personalizada y la atmósfera tan especial que simboliza a los anfitriones de nuestra frontera, que Don Salomón imaginó hace varias décadas y que hoy la ha enmarcado en la excepcional zona.   En los últimos meses nos ha compartido la infinidad de proyectos que se diseñaron y casi se emprendieron para el famoso terreno ubicado en el boulevard Agua Caliente, pero juicioso, sereno y prudente como es, estaba consciente que los tiempos, la paciencia y la planeación adecuada establecerían las pautas para la impecable y sobre todo para lograr algo digno de la ciudad que tanto ama, sobrepasando, con mucho, las expectativas iniciales. No podría ser de otra manera, la enorme y rica trayectoria empresarial de Don Salomón está sustentada en los máximos esfuerzos de la perseverancia, el orden y la pulcritud que lo cobijaron desde su natal cuna en el Distrito Federal, llevándolo de la mano a sitios como Torreón y Mexicali, los que recuerda con profundo cariño, antes de aposentarse junto con su amado Padre en nuestra tierra, en los años 50, estableciendo su primera tienda con el sugestivo nombre de “La Marquesita”, que sería el preámbulo de una extraordinaria e irrepetible combinación para la asociación que daría origen a los Dones de Dorian´s, de la cual sería el motor principal;  por espacio, por verticalidad y por suerte según sus propias palabras que enaltecen su infinita modestia, sustentándose en un monumental esfuerzo y enfoque primordial hacia el crecimiento permanente del negocio que lo llevó a las principales capitales del mundo, buscando y encontrando los bellos productos para sus múltiples comercios.  Cuando Don Salomón realmente inventó la globalización –incluso antes de acuñarse el termino– traspasó todas las fronteras desde la Unión Americana, hasta los alejados mercados de Oriente, los que conquistó, sin duda como el primer peninsular, estableciendo mecanismos de negociación y alianzas que marcaron las pautas para muchos emprendedores que hoy venturosamente han seguido sus pasos y que ven en él no solo un ícono, sino también a un ilustre maestro que obsequia sus experiencias sin la menor limitación.  Me dio gusto enterarme, que aceptó encabezar una de las asociaciones empresariales más importantes de Baja California, porque Don Salomón Cohen Achmi aún tiene un brillante sendero por delante y mucho por perpetrar. Se le ve pleno, fuerte, realizado, con la cabeza y el corazón llenos de ideas y planes por concretar, que se sumarán a la inagotable cantera de frutos que con su natural elegancia y finas maneras ha construido a lo largo de una vida ejemplar llena de logros, satisfacciones y bendiciones que desde el cielo todos los días le envía el amor de su vida, Doña María Juana, a la que entrañablemente recuerda de forma permanente guiándolo con su inalienable luz. Hasta siempre, buen fin.  Carlos Mora Álvarez, es orgullosamente tijuanense. Ha sido servidor público y dirigente empresarial. Actualmente es Presidente Ejecutivo del Consejo Estatal de Atención al Migrante. Comentarios y sugerencias: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio