Corrupción y prepotencia


 
Cartaz Lunes, 19 Octubre, 2015 07:00 PM

Existe una razón palpable de la corrupción policíaca, al inocente, hacen culpable, pues le siembre droga la placa.   Frente al Juez, es su palabra, del policía la que vale, pues a Juan Pueblo le sobra la lana, para que pague.   Lo desnudan y lo empinan, obligado a sentadillas, el que trae dinero, opina y lo pasan a barandillas.   Celadores homosexuales los quieren ver encuerados, yo no encuentro otras causales, pues ya fueron basculados.   Que el funcionario sea obligado a aprenderse de memoria sobre los derechos humanos, por su trato gane gloria.   La banda de marsupiales prepotentes y pedantes, con sus retenes parciales extorsionan caminantes.   Si por causas del destino detienen a un drogadicto lo cuestionan con su estilo, ¿la droga es de fulanito?   No sé para qué le gritan ¡de dónde la conseguiste!, pues sabes de la tiendita, que tú mismo la surtiste.   Se hacen peneques solitos y quieren vernos la cara, pero pa’que vean, cabritos, que yo, no uso ni máscara.   Ya bájenle a los tamales, porque ni siquiera corren, te atragantas y no sales, los grabamos cuando comen.   Se retiran del trabajo con la cola entre las patas, pues sabemos los de bajo que no llevan ni sus armas.   Si les reportan asalto corren al lado contrario y hasta se pasan el alto o se hacen bolas a diario.   No vaya a ser que su compa los quiera estar esperando para ofrecerles, si compran lo que les surte al malandro.   A ver si ya se comportan trabajando con decoro y compartan de su torta porque si los veo no corro. Respeten mejor al pueblo para que ganen confianza, pues la arrastran por el suelo, nos quieren cobrar la fianza.   Vénganse de voluntarios, ayuden al limpiar el parque, en Camino Verde, hay vario, le doy a cada quien su parte.   A ver si al verlos limpiando la gente toma conciencia y deja de estar ensuciando y mejoran su apariencia.   Los colonos son cochinos, lo toman de basurero y piensan que su vecino se la pasa de usurero.   Aquí en la cancha de pasto hace falta su presencia, pasan sin hacer ni un alto, se las truena la asistencia.   Las retas a cada rato pelan papel de cigarro, hace cochinero el bato y Ustedes, paseando en carro.   No quiero extenderme tanto porque hay cosas muy importantes, mejor hagamos un trato, ¡detengan a los asaltantes!   Joel Vizcaíno Parra Tijuana, B. C.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio