Confiesa Bonilla a López Obrador: “Yo sí me disciplino”


 
Lunes, 12 Octubre, 2015 07:00 PM

Jaime Bonilla es, desde el sábado 3 de octubre, el nuevo dirigente de Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) en Baja California, y eso, dice, no lo limita para convertirse en el próximo candidato a la presidencia municipal de Tijuana. A pesar de ser el prospecto más visible de MORENA, Bonilla asegura no haber decidido si encabezará la candidatura. Sin embargo, en entrevista con ZOOM POLÍTICO, admite que si Andrés Manuel López Obrador decide, lo obedecerá. Explica que en 2016 habrá 12 gubernaturas en juego: “El énfasis no va a estar en Baja California el año que entra, va a estar en las otras entidades; basado en eso, a nivel estatal  yo le puedo ayudar más al licenciado López Obrador en el partido (que en la candidatura)”. Luego, el ex diputado federal y presidente de cadenas de radio y televisión,  acepta: “Pero el que marca la línea es el licenciado (López Obrador), rápido, donde manda capitán no gobierna marinero (risas). Y sí el licenciado me dice ‘por ahí nos vamos a ir’, yo sí me disciplino; yo soy disciplinado en ese aspecto”. Los procesos de renovación interna de MORENA están en marcha, en los próximos meses se elegirá a los dirigentes municipales y, previamente, a la dirigencia nacional que estará en manos de su fundador. Desde el domingo 20 de septiembre, mediante reuniones distritales en Baja California -tal como en otros Estados que integran la Circunscripción 1-, se designó a los congresistas estatales (diez consejeros por cada distrito, 80 en total), y que a su vez, votaron por el nuevo dirigente estatal. Finalmente, el sábado 3, se llevó a cabo el proceso interno donde Bonilla resultaría electo; junto con él, su mesa directiva y el presidente del Consejo Estatal de MORENA, Rafael Figueroa, quien anteriormente se desempeñó como presidente del Movimiento en Mexicali. Guadalupe Montoya, quien hasta ese día dirigió el partido en el Estado, reconoce a ZOOM POLÍTICO: “Sí hubo algunos problemas, principalmente en Mexicali y en Ensenada, está mal decirlo, pero hubo una serie de malas mañas que han utilizado los otros partidos; por ejemplo el acarreo, que está muy bien señalado dentro del estatuto que no debe ser así, sin embargo, se hizo, hubo un acarreo en varios distritos”. Montoya agrega que hubo cambio de sedes y un “rasuramiento del padrón” para beneficiar al grupo interno de Bonilla y sobre todo la utilización de recursos: “La gente que no tenemos los medios económicos, es imposible competir así, hubo bastante peso económico en todo, completamente, y pues quienes somos la mera militancia, carecemos de esos recursos”. El ex líder concluye que la elección se tornó “mañoseada”, pues incluso con un día de anticipación “se planeó con algunos consejeros en una reunión en la noche, en un hotel de Tijuana, se pusieron de acuerdo, planearon quiénes iban a encabezar el nuevo orden directivo”. Ante estos y otros señalamientos, el también ex delegado federal de MORENA, responde: “En todas las elecciones, gane o se pierda, va a haber descalificaciones, nosotros oímos a todos. Cuando no ganan una elección, los inconformes levantan sus agravios, sus acusaciones”. Bonilla se defiende: “Yo no puedo atender a todo tipo de descalificaciones porque la mayor parte son sin bases y son dichas directamente del hígado, ni siquiera son pensadas, entonces, uno tiene que tomar de quién vienen esas aseveraciones y no se van a calentar los ánimos; no vamos a caer en los jueguitos de descalificaciones. “Si de veras quieren a MORENA, entonces no deberían estar haciendo ese tipo de reacciones y actos de repudio, pero como se sienten de afuera, pues la actitud”, agrega. El nuevo dirigente esperará a que las instancias nacionales emitan su veredicto, pues algunos militantes impugnaron la elección: “Si tienen bases, tendrán honor y justicia”. Prosigue: “Lo que sabemos es que tenemos un gran número de infiltrados, gente que no tiene la convicción de MORENA, creemos que los aparatos políticos diferentes juegan un papel de descalificación de golpeteo, porque ahora más que nunca ven que MORENA está despegando, entonces vamos a tener este tipo de ataques”. Sobre su aspiración electoral de 2016, abunda: “No es una cosa que yo esté buscando abiertamente. A su tiempo, tenemos un partido que necesita mucha estructura que no la ha tenido, tal vez donde yo le puedo ayudar más al partido es en eso, en armar la estructura, pero en política, una semana es una eternidad”. A decir del dirigente estatal, algunas encuestas “medio (lo) animan, otras te desaniman, en unas sales mal y en otras sales peor, depende quién las haga”. Por eso, su apuesta es por construir “una estructura fuerte en los próximos cinco meses, lo que creo es que el partido necesita una dirección fuerte”. Y rememora la elección de 2014: “Aquí nos fue bien, pero no ganamos nada”. El ex diputado federal, cree que en 2016 será diferente, calcula tener posibilidades de “ganar unas cinco diputaciones, independientemente de las pluris”. “Ahí es -dice respecto a las diputaciones locales- donde nosotros podemos fincar la posición de MORENA”. Por último, Jaime Bonilla asegura que si habrá una alianza con el Sol Azteca será con sus militantes y no con sus dirigentes: “A López Obrador poco le preocupan los directivos del PRD”, desde que fijaron su postura frente al Pacto por México junto con el PRI y el PAN, y las reformas propuestas por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto. “El Pacto marcó la línea. Ahora es diferente, porque se trató de la venta del país”, concluye. 

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio