Mensajes del narco


 
Noticias del día Martes, 15 Septiembre, 2015 03:55 AM

El sábado 5 de septiembre, a las nueve de la mañana, fue la última vez que el tijuanense radicado en Mexicali, Juan Antonio Rodríguez Moreno, habló con una de sus hermanas. Le dijo que iba rumbo a los terrenos propiedad de la familia en la delegación La Presa de Tijuana, y que tenía una cita. Explicó que Eliú Quezada Ibarra lo contactó y tendría una reunión con él, detalló que su interlocutor le había pedido verse porque quería un arreglo para el juicio que tenían por las tierras que estaban visitando. Dionisio Arévalo Corona, Juan Antonio Rodríguez Moreno, José Martín Dimas Palafox Cervantes  Este litigio está consignado en el expediente 284/2004, llevado durante 11 años por el Juzgado Primero de lo Civil, en el que Óscar Jaime Rodríguez, Luz María Moreno Moreno y Joaquín Rodríguez Moreno (asesinado en 2008) disputan el predio a Quezada. Rodríguez Moreno, de 67 años,  catedrático de la Facultad de Ciencias Administrativas de las universidades UABC y UNEA, había salido de Mexicali con rumbo a Tijuana, en su tránsito a la propiedad familiar. Lo acompañaron el ingeniero Martín Dimas Palafox Cervantes y el asistente de este, Dionisio Arévalo. De acuerdo con lo dicho por las familias, iban a hacer un deslinde de los predios propiedad de la familia Rodríguez, ubicados en el Kilómetro 14.5 en Valle Bonito. Pero desaparecieron. Entre el domingo 6 y la mañana del 7 de septiembre, las familias los buscaron por su cuenta y hablaron a todos los medios de comunicación para reportarlos como extraviados y pedir apoyo para su localización. La tarde del lunes presentaron la denuncia por desaparición  ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Durante tres días y siete horas no se supo nada de ninguno de los tres, hasta el martes 8 de septiembre alrededor de las cuatro de la tarde, cuando quienes iban a bordo del Pegaso, helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana -incluido un hijo del catedrático- avistaron una camioneta calcinada en un escarpado cañón localizado en la propiedad de los Rodríguez. En el extremo opuesto del predio, desde las tres de la tarde, una veintena de ministeriales hacían barrido, pero el trabajo desde el aire fue más rápido. Resultó difícil para los elementos de las corporaciones llegar al auto. La ubicación del vehículo se reportó alrededor de las cuatro de la tarde y, poco más de una hora, los oficiales confirmaron que se trataba de la camioneta Jeep Grand Cherokee, modelo 2000, en la que circulaban los tres hombres desaparecidos, el color original del auto no se podía identificar porque estaba completamente quemada, en el interior solo se veían montones de cenizas, alambres y algunos huesos. En el auto encontraron las placas BGA-80-15, a nombre de un miembro de la familia de apellidos Cruz Rodríguez. Tras el hallazgo, la PGJE abrió la averiguación previa  342/15/201 por el homicidio de tres individuos “desconocidos, completamente carbonizados”. Al costado  derecho de la camioneta que quedó clavada de frente en el barranco, uno o dos metros arriba quedaron tirados mapas y documentos que correspondían al predio de los Rodríguez y que estaban en posesión de los tres hombres, cuya desaparición fue denunciada ante la PGJE la noche del 7 de septiembre. También cerca del vehículo localizaron un teléfono celular y varios botes de cerveza, incluido uno cortado, el cual aseguraron para verificar si fue usado para echar algún tipo de líquido acelerante de fuego  sobre el auto. Así, las autoridades confirmaron se trataba de la camioneta, pero ratificar la identidad de las cenizas y huesos en ese momento era imposible, al requerir de exámenes de ADN.    Investigan incineración provocada    Aunque oficialmente no descartan la posibilidad de un accidente, los investigadores consideran poco probable que la camioneta se haya desbarrancado mientras circulaba. Explicaron que se aprecia que iba sobre el camino vecinal del Rancho Rodríguez, y el barranco por donde rodó -en la escena se ven la huellas de las llantas- estaba a 20 metros de distancia del camino. Adicionalmente, alrededor de la unidad fueron dejadas latas de cerveza, como si trataran de sugerir que los de la camioneta iban bebidos, “pero por tomados que hubieran ido -situación que no creen haya sucedido-, no hubieran perdido  el camino por 20 metros. “Además, los documentos  -del terreno- quedaron afuera del auto, evidentemente los sacaron y los revisaron antes de que la camioneta se incendiara”.  Un elemento de otra corporación que estuvo en la zona agregó: “Otra situación que no coincide con la posibilidad de un accidente es la pendiente, la inclinación de la loma no pudo haber provocado que el carro explotara”.   El auto rodó aproximadamente 100 metros hacia el fondo.   Vecino en litigio   Como parte de la indagatoria, el mismo día que localizaron el auto y los cuerpos carbonizados, policías ministeriales se dirigieron al racho de Eliú Quezada Ibarra. Las corporaciones operativas les informaron que en ese inmueble habían atendido reportes de gente armada, pero cuando la gente de la PGJE arribó, no había más que un velador dormitando. De Quezada, el único antecedente judicial público, adicional al pleito con los Rodríguez, data de octubre de 2002. Empezó el día 2, cuando elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) catearon el salón de fiestas Adlai, domiciliado en el fraccionamiento Murúa propiedad del hijo de Eliú, David Quezada. Lugar en el que Rafael Loza Cruz, informante de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) denunció que lo habían tenido secuestrado una semana antes. El inmueble tenía sótano, un falso lavabo daba acceso a túneles, así como salida por dos calles. Como seguimiento de la indagatoria, el 6 de noviembre, agentes federales ingresaron al rancho  El Caballo Blanco en el Kilómetro 14.5 de la Carretera Libre Tijuana-Tecate, propiedad de Quezada Ibarra. Reportes de la prensa indican que encontraron caballos, un oso negro, tres leones, un tigre y una veintena de avestruces. En ninguno de los dos inmuebles localizaron a los propietarios. La PGR los señaló públicamente por almacenamiento de estupefacientes y secuestro, sin embargo, no hay registro de su detención. Por su parte, el Poder Judicial reporta dos amparos solicitados por Quezada Ibarra: el número 852- 1/102.5/4215, promovido el 19 de diciembre de 2012 en el caso del terreno; y el 1/0195/2001-III , iniciado en el Juzgado Octavo de Distrito.   Dos hermanos asesinados   Joaquín Rodríguez Moreno Antes de que el licenciado Juan Antonio Rodríguez Moreno hubiera estado involucrado en una desaparición y posible homicidio violento, dos de sus hermanos fueron abatidos a balazos. Miguel Ángel Rodríguez Moreno fue el primero de los hermanos cuyo cuerpo sin vida se localizó en enero de 1988, era un ex ministerio público del Fuero Común en Tijuana, conocido públicamente. Entre sus posesiones le encontraron credenciales que lo acreditaban como empleado de la PGJE, a pesar de que había renunciado a la institución.   Este sujeto fue uno de los protagonistas de la nota “La mafia invade Baja California”, publicada por Jesús Blancornelas en la edición de ZETA del 20 de septiembre de 1985. En el texto se redactó la historia de un operativo militar que terminó con la captura de dos agentes de la PGJE -Juan José Padilla y Jesús Martínez Colmenares-, quienes confesaron proteger almacenes de droga en las colonias Libertad, Cacho y Cerro Colorado, todo por órdenes de su jefe Rodríguez Moreno. Se detalla cómo en septiembre de 1985, Miguel Ángel Rodríguez Moreno se presentó personalmente en una bodega ubicada en el número 528 de la calle Aquiles Serdán en la colonia Libertad, para evitar que dos agentes federales que se toparon incidentalmente con el negocio ilícito, lo denunciaran.  Rodríguez era amigo y socio en el despacho de abogados de Edgardo Leyva Mortera, hermano del entonces gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera y, según los ministeriales detenidos, traficaban droga hacia Estado Unidos y recibían de 2 mil a 3 mil dólares por mes por cuidar las bodegas, y hasta 50 mil dólares por dejar ir a traficantes detenidos con droga. La mayoría iba a los bolsillos de Manuel Rodríguez. Entonces hubo una orden de presentación en su contra, pero cruzó a Estados Unidos y la evadió. A Joaquín Rodríguez Moreno lo asesinaron a balazos la tarde del viernes 13 de junio de 2008, cuando llegaba a una reunión de la Confederación Nacional Campesina en un restaurante ubicado en la Zona Centro de Mexicali. El director general del Colegio de Bachilleres de Baja California durante el quinquenio estatal encabezado por el priista Leyva Mortera, recibió dos balazos en la cabeza después de bajar de un pick-up Ford modelo 1999 donde viajaba como copiloto. De acuerdo con testigos, el agresor ni siquiera corrió, enfiló caminando hacia el Oriente por el callejón Reforma, en el camino se dio un tiempo para arrojar el arma -una pistola calibre 45 milímetros- en el techo de una de las viviendas. Rodríguez Moreno participaba en la Comisión Estatal Electoral de la liga campesina, representando al comité municipal de la CNC por Playas de Rosarito. El domingo 15 estaban programada la elección del líder estatal cenecista, por lo que la comisión electoral donde participaba Joaquín Rodríguez Moreno sesionó ese viernes por la mañana en el local de la liga campesina ubicada a un lado del PRI estatal, por el Bulevar López Meteos, en la zona cercana al Centro Cívico. Después del mediodía los integrantes del comité electoral optaron por trasladarse al restaurant BIC –ubicado por Calle Peritus y Callejón Reforma-, frente a la escuela de Bellas Artes. El restaurant BIC es un lugar frecuentado por priistas de la vieja guardia, ya que anteriormente las oficinas estatales del Partido Revolucionario Institucional se ubicaban en la parte alta del viejo Mercado Municipal, casi contra esquina del establecimiento. El exfuncionario educativo -también fue director del CONALEP Puebla- quedó tirado en el pavimento, en posición fetal y gravemente herido. Así permaneció por cerca de media hora hasta que llegó la ambulancia que lo trasladó al hospital Privado Al Mater, donde falleció minutos después. Por el crimen no hubo detenidos, y en los diarios mexicalenses no hubo ninguna esquela relacionada con el deceso del ex funcionario.   Más víctimas de homicidio   Pero la escalada en la inseguridad va más allá de los homicidios en Tijuana. Con 68 asesinatos en la ciudad, agosto fue uno de los meses más violentos de este 2015, sin embargo, las autoridades contabilizaron un total de 168 eventos delictivos donde hubo presencia de armas de fuego, y 100 incidentes que fueron desde personas lesionadas con pistolas hasta asaltos.   Diez asesinatos se han cometido en los primeros diez días de septiembre, 13 si se suman los restos carbonizados que se localizaron el 8 de septiembre en el interior de una camioneta incinerada, en el fondo de un barranco en Valle Bonito. Nueve de los homicidios fueron cometidos en esta semana que termina. El viernes 4, antes de las tres de la tarde, un hombre armado, con gorra y capucha negra, ingresó al negocio Granito Express del fraccionamiento El Lago; entró directo y le apuntó a la cabeza del dueño, Víctor Manuel Salazar Rueda. El video deja ver que al tratar de disparar el arma se le encasquilló, y se echó para atrás, entonces la víctima tomó una silla plegable e intentó golpearlo, pero el matón ya había tirado el casquillo atorado y vuelto a cargar el arma. Cuatro tiros hicieron blanco en Salazar, uno en la cabeza. Falleció en un hospital particular. No tenía antecedentes delictivos. El auto Toyota Corolla placas 3NNE109 del Estado de California y usado por los agresores, fue localizado  en un cajón de estacionamiento de Plaza Insurgentes. El lunes 7 de septiembre las autoridades levantaron el cadáver putrefacto de un hombre no identificado con un tubo en la cabeza, lo dejaron tirado en un camino vecinal en las inmediaciones del Puente La Encantada, a 500 metros del Bulevar 2000. El martes 8 de septiembre, entre dos y tres de la tarde, encontraron los tres cuerpos carbonizados y, pasadas las diez de la noche, la PGJE fue informada del fallecimiento de Jorge Javier Lliles Ortiz, baleado en el interior de su casa en la colonia Obrera segunda sección. El mismo miércoles, reportaron otros tres asesinatos por la mañana. El cadáver de un hombre baleado fue levantado en Pórticos de San Antonio, otro en la colonia Chihuahua y el tercero en la canalización del Río, a la altura del Puente Benton.          Policía municipal detenido   Como parte de los operativos de la autoridad, el 3 de septiembre, después de que sus secuaces balearon a un hombre en la colonia Independencia, fue detenido Miguel Antonio Serrano Juárez “El Vampi”, policía municipal activo con diez años de antigüedad. Al ser detenido estaba  asignado al Operativo Confianza en Zona Centro, antes estuvo en la delegación La Presa, pero lo reubicaron porque fue señalado de tener ligas con narcomenudistas de la zona.  Según declaraciones de sus cómplices, Roberto Ruiz y Mauricio Cervantes,  no sabían que “El Vampi” era policía, solo que era su jefe ,“muy discreto”, y agregaron: “Ese güey mueve las conectas en Valle Verde” y les ofreció dinero para “sentar a un bato en la Independencia” Los primeros dichos del detenido y sus cómplices ubican al policía como “reclutador”; le pagaba a uniformados en las diversas delegaciones para que pasaran información respecto a  los operativos; y cuando necesitaba algún otro tipo de actividad criminal, iba por algunos delincuentes y les ofrecía dinero, fuera para mover droga o matar a un rival. De inicio Serrano quedó consignado por narcomenudeo, porque el juez Segundo negó la “orden de aprehensión urgente”  por el homicidio por el cual se le detuvo. En sus primeras declaraciones terminó por aceptar que pagaba a policías y criminales por actividades delictivas. Que incluso su “jefe” mafioso -a quien no identificó-  le pagaba una cantidad por cada narcomenudista rival que detenía, él o los policías a los que reclutaba. Pero aseguró que nunca ha asesinado.   Enfrentamiento con narcomensajes   Adicionalmente, en el transcurso de la semana guindaron en diversos puentes de Tijuana,  por lo menos cuatro mantas con mensajes de amenazas entre cárteles, en los que informaron públicamente los nombres de presuntos criminales. También pretendieron evadir su responsabilidad en el clima de violencia, asegurando que las muertes involucran solo a gente ligada a las actividades delictivas. El 4 de septiembre, en un puente sobre el Bulevar Insurgentes, el mensaje fue presuntamente del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de nuevo expusieron los nombres de algunos supuestos miembros del Cártel de Sinaloa que, según ellos, están matando o secuestrando inocentes. La manta estaba escrita a mano con palabras amontonadas y errores de ortografía. Decía así: “MARCO TULIO CARRILLO GRANDE “ EL MARLON” EX MUNICIPAL LUGARTENIENTE  DEL “AKILES”, LUIS FRANCISCO LOZANO BELTRAN  ALIAS “EL LICO” O “EL PAKITO” JEFE DE SICARIOS DEL AKILES, VICTOR HUGO MEJIA LOPEZ “EL GRIEGO” O “EL YOGURT” o “CHECO” ESCOLTA Y JEFE DE SICARIOS DEL AKILES, JUAN ENRIQUE ROCHIN CERVANTES “EL PETERPAN” o “FELIPIN” ENCARGADO DE BATAKAS, DAVID HERNANDEZ MENDEZ “EL FADERS” , SICARIO Y SECUESTRADOR DE LAS SOBRINAS DEL MAYO ZAMBADA AL SERVICIO DEL PETER, RAUL MIRANDA ORDAZ “EL ALEJO” O “EL RULAS”, JEFE DE VARIAS CELULAS CRIMINALES AL SERVICIO DEL AQUILES, JUAN CARLOS DOMINGUEZ PARRA “300 o EL CHUECO” o “JAIVA”. PINCHES LACRAS SECUESTRADORES “AKI ES CABRON CON CABRON NO INOCENTES USTEDES TAMBIEN TIENEN FAMILIA RESPETEN PUTOS NO SEAN MUGROSOS SI SIGUE CORRIENDO SANGRE DE INOCENTES LES REGRESAREMOS LA CORTESIA AKI EN LA TIA JUANA, EL CIELO ES COLOR PERLA, FUERA DE LA PLAZA RATAS TRAICIONERAS Y SECUESTRADORES NOSOTROS AYUDAMOS A LA GENTE Y NO LA ROBAMOS NI SECUESTRAMOS MUCHO MENOS COBRAMOS PISO NO VIVAN DE LO QUE LA GENTE GANA CON ESFUERZO RATAS MUERTOS DE HAMBRE. TIJUANA TIENE NUEVO DUEÑO “SR MENCHO  CTNG Y CJNG” PURO TIJUANA” Cinco días después, el 9 de septiembre, fueron colgadas  tres narcomantas, una en el puente Lázaro Cárdenas, otra en el peatonal en el Parque Morelos, y una más en el fraccionamiento Soler. Estaba hecha como en taller de serigrafía, todo en mayúsculas sin acentos, y en la parte inferior tenía una madera para evitar que se doblara con el viento y se leía: “CARTELES DE OTROS ESTADOS, SEGUIREMOS TUMBANDO INTRUSOS COMO LO HEMOS ESTADO HACIENDO HASTA AHORITA, MAÑA CONTRA MAÑA, LISTOS PARA CONTINUAR CON LA PELEA, LA LIMPIA ES PARA TRAER EL ORDEN A LA CIUDAD, FIRMA EL C.A.F. Mientras que otro cartel advertía: “TIJUANA NO TIENE NUEVO DUEÑO, ES EL CARTEL ARELLANO, DEJEN DE ILUSIONAR Y DE QUERER ENGAÑAR A LA GENTE LA PLAZA ES DOMINADA POR GENTE NATIVA DE TIJUANA, NO POR CARTELES DE OTROS ESTADOS, SEGUIREMOS TUMBANDO INTRUSOS COMO LO HEMOS ESTADO HACIENDO HASTA AHORITA,  MAÑA CONTRA MAÑA, LISTOS PARA CONTINUAR CON LA PELEA, LA LIMPIA ES PARA TRAER EL ORDEN A LA CIUDAD, FIRMA EL C.A.F.” Por estos hechos de averiguaciones previas que no tienen avances, solo el secretario de Seguridad del Estado, Daniel de la Rosa Anaya, mencionó ante la prensa que no se puede dar validez a la información contenida en este tipo de mensajes. Ayer  jueves 10 de septiembre se informó extraoficialmente que otra manta había sido colgada frente a la Macroplaza. ZETA se comunicó a la PGJE y a las secretarías de Seguridad del Estado y de Tijuana, y en las tres instancias aseguraron desconocer el hecho, además de negar que su personal hubiera retirado el mensaje criminal del puente.       Abandonan tres vehículos con droga A unos metros de cruzar a Estados Unidos, en la Garita de San Ysidro, fue abandonada una camioneta con 27 kilos de marihuana, envueltos en 22 paquetes, aproximadamente a las nueve de la mañana del jueves 10 de septiembre. La unidad pick-up Chevrolet, con planas americanas 93164B1, estaba sobre uno de los carriles izquierdos del cruce internacional, del lado mexicano. De acuerdo con las primeras pesquisas, se observó a dos hombres descender del vehículo, quienes se retiraron del lugar por el Puente México. En otra acción, se decomisaron 320 kilos de cristal en el interior de una camioneta Grand Cherokee de color negro y placas americanas. El viernes 4 de septiembre, a las 3:30 pm, elementos de la Base de Operaciones Mixtas BOM, realizaban un recorrido de rutina en El Salado, en la delegación Colonet del municipio de Ensenada, cuando observaron el vehículo estacionado. Al efectuar la revisión encontraron droga conocida como cristal, de un peso de 320.46 kilogramos; eran 405 recipientes y 82 bolsas de plástico. El enervante y la unidad quedaron a disposición del Ministerio Público de la Federación. En otro automóvil abandonado en el estacionamiento de Plaza Monarca, Delegación Cerro Colorado en Tijuana, fueron localizados el 9 de septiembre, 25 paquetes de marihuana, que en total sumaron 100 kilos. Al ser revisado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República, el auto, aparcado en el centro comercial desde el día anterior, tenía en su interior envoltorios de droga en el maletero, los cuales se entregaron al Ministerio Público de la Federación. Asimismo, en la colonia Chapultepec Alamar, elementos de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército decomisaron 449.014 kilogramos de marihuana. El viernes 4 de septiembre fue detenida una pareja a la que se incautaron 71.15 kilogramos de marihuana y un vehículo. Según la versión de la PGR, los detenidos, Rodrigo Barraza Olivas, de 27 años de edad, fue sorprendido subiendo el enervante a un vehículo Toyota estacionado sobre el Andador Canal, del referido asentamiento. A bordo de la unidad se ubicó a Alejandra Mireya Arratía Vela, de 29 años. Posteriormente, el lunes 7 de septiembre, al practicarse oficialmente la diligencia de cateo en el domicilio de la pareja, se localizaron 377.864 kilogramos del mismo tipo de droga en un sótano. El 9 de septiembre, mil 315 kilogramos de marihuana fueron localizados en el doble fondo de un tracto camión procedente de San Luis Río Colorado, Sonora, con destino a Tijuana, en el que se transportaban tubos de PVC. El mismo día, en el compartimiento hechizo de un bote estacionado en la costa de San Diego, California, se decomisaron 95 paquetes con 220 kilogramos de marihuana y se capturó a tres personas de nacionalidad mexicana, uno de ellos con residencia permanente en Estados Unidos. También les aseguraron 290 mil dólares.   Confiscan arsenal Con armamento y droga fue capturado el 3 de septiembre, Joel Pérez Delgadillo, de 30 años de edad,  en la colonia Loma Dorada de Tijuana. Lo presentaron por posesión de  siete armas tipo fusil AR-15, calibre .223; además de 650 cartuchos, 600 de calibre .223 y 50 de .25 milímetros. En el vehículo también se encontraron 6.74 kilos de cristal y 150 gramos de cocaína. Armamento, droga y detenido, quedaron a disposición de la Agencia del Ministerio Público del Fuero Federal.     Ejecuciones y ataques armados dejan heridos   Entre el viernes 4 y el jueves 10 de septiembre, seis personas resultaron heridas en cinco ataques armados ocurridos en Tijuana. Un presunto narcomenudista de apodo “El Yogui” recibió disparos en el antebrazo derecho y en el tórax, cuando se encontraba en el patio de una vivienda en la colonia Cañadas del Florido en Tijuana, la tarde del viernes 4 de septiembre. De acuerdo a información oficial, el hombre de 36 años de edad estaba en un domicilio ubicado en las calles Durazno y Privada Chabacano de la colonia ubicada en la delegación La Presa. Las corporaciones policiacas atendieron el reporte alrededor de las 5:20 pm. Tras recabar información, supieron que antes de los hechos, al hombre herido lo acompañaban un hombre y una mujer, quienes se dieron a la fuga. Por lo que después de un operativo, ambas personas fueron detenidas a bordo de una camioneta Ford Windstar de color verde, sobre el Bulevar Las Fuentes, también en la Zona Este de la ciudad. Cerca de la medianoche del martes 8 de septiembre, Aliza Gómez Tejeda resultó herida cuando asesinaron a su pareja sentimental, Jorge Javier Lliles Ortiz en una cuartería de la colonia Obrera segunda sección, perteneciente a la delegación San Antonio de los Buenos. La joven de 29 años de edad fue atendida por paramédicos y trasladada al Hospital General, donde se encuentra en estado crítico de salud y por lo cual no ha podido declarar ante los agentes del Ministerio Público sobre los hechos. Horas antes, alrededor de las ocho de la noche, un reporte hecho a la central de emergencias informó de dos hombres con heridas por impactos de bala en el fraccionamiento Valle de las Palmas. El ataque ocurrió en las inmediaciones de los establos ubicados en los caminos rurales de la Zona Este. Uno de los heridos presentaba dos impactos de bala en la pierna derecha, la otra víctima tenía una herida en la pierna y dos más en el pecho, por lo que su estado de salud se reportó como grave. A las 8:45 am del miércoles 9 de septiembre, paramédicos de la Cruz Roja acudieron a la subdelegación Los Pinos para atender el reporte de un hombre herido, quien fue llevado al Hospital General. La salud de la víctima de 35 años fue reportada como grave. Mientras que a las 11:00 am del jueves 10 de septiembre, Juan Luis Juárez resultó lesionado por un impacto de arma de fuego frente al gimnasio Sports World, a unos metros de los Juzgados Penales Federales y de la delegación de la PGR en la Zona Río de Tijuana. Según información recabada por los investigadores, el presunto responsable huyó corriendo del lugar mientras sostenía en su mano la pistola con la cual realizó el ataque.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio