Restaurantes chinos, sin control


 
Ezenario Martes, 14 Abril, 2015 07:15 AM

Según la estimación de los comerciantes que rodean el restaurante de comida china “Lo Yen City”, donde se encontraron un par de perros listos para cocinarse, bien podría ser –hasta antes de la clausura– el de mayor concurrencia de la zona. Por lo menos entre ellos, no hubo alguien quien dijera que no comió ahí alguna vez y la razón era el sabor. Sin tener certeza de que lo que ahí se les servía era carne de perro, comentan que al probar lo que se anuncia en sus menús como res o pollo notaban texturas y consistencias distintas, incluso uno de ellos atribuyó una enfermedad gastrointestinal a lo grasoso del platillo que compró. Otros cuestionados relataron que desde hace un par de años es constante la presencia de perros callejeros ahí cerca. Éstos son antecedentes del local ubicado sobre el bulevar Fundadores en la colonia Obrera de Tijuana, que además no cuenta con aviso de funcionamiento ante la Unidad Regional para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de acuerdo a su titular, Juan Manuel Gastélum Rivera. Es decir, no hay registro y por lo tanto, no estaba contemplado como destino de inspecciones sanitarias. Y no es el único, la falta de regulación en los restaurantes chinos es tal que se mide de esta forma: mientras la Dirección de Inspección y Verificación Municipal tiene el registro de 300 restaurantes solo en Tijuana, la Cofepris contempla 185 en tres municipios, Tijuana, Playas de Rosarito y Tecate. Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Tijuana, Martín Muñoz, habla de al menos 500 restaurantes en la ciudad, solo 3 de ellos afiliados al organismo. Por los hallazgos en el “Lo Yen City”, se ha desatado un operativo de la autoridad municipal que hasta la tarde del miércoles 8 de abril clausuró 12 establecimientos por hechos similares, de higiene o de falta de permisos, a los que no se les ha fijado multa exacta. La situación para los que asesinan perros y que se investiga si servían el producto, son dos: La primera es una violación a la Ley para la Protección de Animales Domésticos de Baja California, que estipula en su artículo 45 que todo sacrificio de algún animal no considerado como apto para consumo humano “solo podrá realizarse en razón del sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad, incapacidad física o vejez extrema”. Complementada con una violación a la Norma Oficial Mexicana 194 de la Secretaría de Salud que no señala  a los canes como aptos para consumo humano Los hechos Una denuncia anónima realizada la tarde del 7 de abril de 2015 puso sobre aviso a la Policía Municipal de Tijuana: en el lugar se estaban sacrificando perros callejeros para cocinarlos y servirlos. Al arribar al lugar, elementos de la policía municipal se percataron de que en la cocina del establecimiento ya se preparaban un par de perros muertos para cocinarse, rasurados y con la cabeza parcialmente cercenada; mientras que en el patio posterior se mantenían atados a un par más aún con vida, además de pelaje pegado al suelo, por lo que dieron aviso de la situación a la Dirección de Inspección y Verificación Municipal y a Control Animal. Los cinco detenidos, tres hombres de nacionalidad china entre ellos el dueño Yichuo Yu de 52 años, y los cocineros Yu Chao Hua y Yu Jian Wen de 24 y 26 años de edad, así como otro cocinero mexicano, Marco Antonio Barrios Gómez, de 44 años y América Ruiz Baltazar, mesera de 36 años, habrían manifestado inicialmente que los perros eran para consumo propio. El local fue clausurado, los animales (vivos y muertos) fueron trasladados en una unidad de Control Animal y los detenidos presentados ante el Ministerio Público del Fuero Común. Producto de la inspección realizada en el local se dio cuenta de que el mismo no había revalidado sus permisos para venta de alcohol desde al menos 2 años, sin contar con certificados de fumigación ni de medidas de seguridad, además de las condiciones insalubres presentes en el área de preparación de los alimentos. Inspecciones De las 55 inspecciones que ha realizado la Cofepris en restaurantes chinos, han resultado 5 suspensiones totales por falta de aviso de funcionamiento, mientras que 40 más se han sancionado por cuestión de malas prácticas de higiene, sobre todo por la presencia de fauna nociva como cucarachas y ratas. Asimismo se han tomado 36 muestreos de los productos comerciados para su análisis en el laboratorio estatal, detalló el funcionario, sin que se haya reportado alguna situación irregular al momento. A partir del hallazgo en “Lo Yen City”, la Dirección de Inspección y Verificación Municipal implementó un operativo en los 300 establecimientos de este giro comercial que cuentan con registro en la ciudad, en los que se ha detectado que cerca de 20 han optado por cerrar de manera anticipada a su horario normal de operación para no ser revisados. Al momento se han efectuado 12 clausuras a restaurantes de comida china en las colonias Salvatierra, Nueva Aurora, Obrera y Ermita por diversos motivos, como la falta de permisos, condiciones de insalubridad en cocinas, infestación de cucarachas, el rastro de sacrificio de animales (pelaje y sangre), y la posesión de perros vivos al interior de uno de estos locales. Las multas aplicables se determinarían una vez que se concluya el operativo, dijo José Antonio Olivas, titular de la dependencia municipal. La investigación es por maltrato animal Presentados ante el Ministerio Público del Fuero Común, a los 5 detenidos del “Lo Yen City” se les integra una averiguación previa por el delito de maltrato animal, mismo que fue incluido en el artículo 342 del Código Penal para el Estado de Baja California recientemente. El artículo tipifica como maltrato animal “conductas crueles como lesiones, sadismo, zoofilia y demás que produzcan sufrimiento, agonía prolongada o la muerte de un animal”, con una penalidad que va de los 3 meses hasta los 2 años de prisión y una multa de 50 a 100 salarios mínimos, es decir, de 3 mil 505 a 7 mil 010 pesos. El Subprocurador de Justicia para Tijuana, Gilberto Cota Alanís aclaró que al no contar los animales sacrificados con dueño, el delito se perseguiría de oficio y al no considerarse como un delito grave los presuntos responsables tendrían derecho a fianza. Agregó además que no existe en este caso una situación que pueda llegar a justificar el sacrificio de estos animales, por lo que no podría darse alguna excluyente del delito. Será hoy, 10 de abril, cuando el Ministerio Público determine si se ejercerá acción penal contra los 5 detenidos y se señalará un monto para las fianzas. Se pronuncian animalistas “No es una novedad, nosotros tenemos años recibiendo esta clase de denuncias en redes sociales”, declaró a ZETA Carmen Villarreal, de Abogados Animalistas de México sobre el comercio con carne de perro en restaurantes de comida china. “Éticamente es igual de valioso un perro que un cerdo o una vaca, creo que a todos nos toca cuestionarnos qué tanto queremos  participar de la crueldad animal al momento de consumir alimentos”, declaró la activista, haciendo hincapié en que el repudio a esta conducta es más de carácter cultural. Villarreal explicó que los perros rescatados de “Lo Yen City” no serán sacrificados, sino que tal como lo establece la normatividad vigente, todo animal rescatado de una situación de maltrato o crueldad debe de entregarse a asociaciones protectoras para que se procure su adopción. Hecho repudiable: cónsul chino Mediante una conferencia organizada por el Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana (COTUCO) el 9 de abril, el Cónsul General de la República Popular China en Tijuana, Wang Jian, dio a conocer la postura de la oficina a su cargo, declarándose “Totalmente en desacuerdo y disconforme con este hecho indebido y repudiable”. Sobre la ayuda legal que se prestaría a sus connacionales, declaró que “Están en manos de las autoridades competentes, como misión diplomática de ninguna manera apoyamos a los culpables”, por lo que el Consulado respetaría las conclusiones derivadas de la investigación El diplomático comentó que este hecho “individual y muy aislado” no debe tomarse como pretexto para un castigo colectivo a todos los restaurantes de esta índole, lo cual sería injusto. Señaló la afectación económica a la comunidad china, que suma 8 mil personas en la ciudad, pues su principal actividad es precisamente el sector restaurantero. Especificó que China se compone de alrededor de 56 etnias distintas, siendo que algunas de ellas sí acostumbran el consumir perro, sin embargo, aseguró, esta costumbre ha sido objeto de debate a nivel nacional. La comunidad china de Tijuana declaró en una carta que este hecho “no representa la imagen general de los demás restaurantes chinos” y realizó un llamado a los tijuanenses a juzgar la situación como un hecho individual.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio