Reñida elección entre PAN y PRI


 
Martes, 14 Abril, 2015 07:15 AM

Terminó el periodo vacacional de semana mayor y también la etapa del registro de los candidatos a gobernador del estado de Baja California Sur. En la lista de aspirantes oficiales –según la relación del Instituto Estatal Electoral (IEE)– finalmente quedaron inscritos los siguientes: 1.- Carlos Mendoza Davis por la alianza del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de Renovación Sudcaliforniana (PRS). 2.- Ricardo Barroso Agramont por la coalición del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (PANAL). 3.- Jesús Druk González por la alianza del Partido de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano. 4.- Víctor Manuel Castro Cosio por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). 5.- Benjamín de la Rosa Escalante, el único y primer candidato independiente del estado. Los cinco pretensos –según el Consejo General del IEE— son los únicos que cumplieron cabalmente con los requisitos establecidos por la nueva Ley Electoral, quienes habrán de ser las ofertas políticas por las que podrán votar los 419 mil 408 electores sudcalifornianos en el proceso electoral del próximo 7 de junio. El resto de los partidos –Encuentro Social y Humanista— quedaron fuera de esta contienda, incluidos los dos candidatos que este último partido registró por pugna internas, como es el caso del ex panista Rigoberto Romero Aceves y el ciudadano José Castro Ojeda. La mayoría de los estudios de opinión serios prevén que esta elección será muy reñida, donde los principales protagonistas van a ser los candidatos del PAN y del PRI, quienes –según pronósticos de animosidad política— podrían cerrar el día de la elección con números que oscilarán entre los 2 y 5 puntos porcentuales de diferencia entre uno y otro, salvo que haya algún suceso que pudiera abrir el proceso electoral. El eventual triunfo de cualquiera de los punteros de la primera encuesta dada a conocer el 8 de abril por la compañía Consulta Mitofsky, dependerá –según un experto en estudios de opinión consultado por Zoom Político— de cómo administre una eventual caída, del número de errores que pueda cometer en estos sesenta días de campaña oficial, y sobre todo de quién sea capaz de superar cualquier crisis por aquello de la guerra sucia. En el arranque de este proceso, iniciado oficialmente el pasado 5 de abril, el panista Carlos Mendoza Davis arranca con una ventaja de 10 puntos porcentuales con el 42.3 por ciento de las preferencias, arriba del priista Ricardo Barroso Agramont, que tiene el 32 por ciento de la predilección –según la encuesta de Consulta Mitofsky—, donde en tercer lugar aparece diluido el perredista Jesús Druk González con el 18.4 por ciento, y al final el de Morena, Víctor Manuel Castro Cosio, con tal solo el 7.3 por ciento. El estudio de opinión realizado del 20 al 23 de marzo, donde fueron encuestados mil 300 electores, 600 de ellos en Los Cabos, marca una tendencia electoral de cómo y de qué manera arranca está elección, donde obviamente el mayormente interesado en que salieran a relucir públicamente los resultados es el puntero y panista Carlos Mendoza Davis, cuyos números, dicho sea de paso, coinciden con los de otras compañías como la de Parametría, aunque con menos ventaja. La publicitada encuesta –según la mayoría de los analistas políticos— es una estrategia de colocar la candidatura del panista en la punta de este proceso y generar una percepción o sensación de triunfo a favor del PAN en el arranque de las campañas, sobre todo porque a pesar de la ventaja, el margen es considerado como “revertible”, tomando como referencia el tiempo que todavía falta para el día de la elección, donde evidentemente se busca ampliar la tendencia. Es decir, la ventaja de 10 puntos porcentuales es un colchón muy corto para los 60 días de campaña, donde el margen de maniobra, puede convertirse en un factor determinante, si no se logra administrar una eventual caída en las preferencias electorales. La popularidad del presidente Enrique Peña Nieto y del gobernador de Baja California Sur, Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor –según los analistas— pudiera también ser determinante a la hora de la votación. Los números de desaprobación de sus gobiernos –según Consulta Mitofsky— es que el del presidente de México, prácticamente aparece reprobado con un 52.4 por ciento, y el del gobernador de Baja California Sur, sale mejor librado con un 37.4 por ciento. Es decir, 5 de cada 10 no están de acuerdo con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, mientras en el caso del gobernador Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, 3 de cada 10, lo reprueba. Las banderas políticas Pero independientemente del tema político, la encuesta de Consulta Mitofsky, aporta algo verdaderamente relevante que es la percepción social sobre los principales problemas en el estado, y más aún, cuando el tema de homicidios y robos está a “flor de piel” sobre todo en La Paz y Los Cabos. La ciudadanía –según el estudio de opinión– ve como el principal problema el tema de inseguridad con un 26 por ciento, seguido de la crisis económica con el 21 por ciento,  después el desempleo con el 16.9 por ciento y la corrupción con el 10.1 por ciento. Al final, aparece el tema de la drogadicción con el 6.3 por ciento, impuestos con el 5.4 por ciento y pobreza con el 4.5 por ciento. Los 7 temas –y tras conocerse los resultados— seguramente habrán de ser la bandera política por donde muchos de los candidatos pretenderán de querer ganar popularidad. Contrariamente al proceso electoral de 2011, donde la principal queja de la sociedad fue la corrupción galopante en el sexenio de Narciso Agúndez Montaño, en el de Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, el principal tema es la inseguridad, y lo cual obviamente “le pega” a todos los candidatos del PAN. Quizá por ello, y como queriéndose curar en salud, el primero en tocar el tema fue el candidato a gobernador del PAN, Carlos Mendoza Davis, quien se comprometió el pasado 7 de abril a que “La Paz vuelva a vivir en paz”, durante un recorrido en la populosa colonia Diana Laura al sur de la ciudad de La Paz. El candidato panista –y llevando su discurso a lo que la gente quiere oír— expuso que “va a limpiar de delincuentes el estado” y lo hará “rapidito”, porque “habrá cero tolerancia en su gobierno contra la delincuencia”. Acompañado del candidato a la alcaldía de La Paz, Armando Martínez Vega, el aspirante presumió su experiencia en PGR y dijo que de entrada crearía un Centro de Política Criminal, integrado por la policía ministerial, estatal y municipal, completamente confiable y con plena coordinación con Ejercito mexicano y Marina. Menos “colmilludo”, y un poco más retardado en su reacción, pero con un tono más de descalificación que de propuesta, el candidato del PRI, Ricardo Barroso Agramont, solo lanzó preguntas al aire: ¿Por qué no lo hicieron cuando tuvieron la oportunidad de gobernar? ¿Por qué vuelven a prometer lo que no hicieron cuando los sudcalifornianos les dieron la oportunidad de gobernar? ¿Quieren prometer y jugar con la ilusión y la esperanza de la gente? El candidato priista le dio muchas vueltas al tema y finalmente terminó en el trillado tema del mando único policial, tan sonado y acariciado por todos los gobiernos en el país, donde en los hechos, no mostró tener conocimiento del tema, sino palabras y discursos huecos. La lucha por el 3 lugar  En el proceso electoral de este 2015 –y según el resultado de la encuesta de Consulta Mitofsky— el PRD y Morena, prácticamente pelaran por el tercer lugar de las preferencias electorales, donde el margen de maniobra no es muy holgado, sobre todo tomando en cuenta que este último partido es de nueva creación. El PRD –y de acuerdo al estudio de opinión— es el partido político que en este momento tiene el mayor rechazo social, muy posiblemente ligado a la presencia de los ex gobernadores Leonel Cota Montaño y Narciso Agúndez Montaño, quienes prácticamente se apoderaron de las llamadas izquierdas. Los números –según Consulta Mitofsky— registraron que el 47.6 por ciento de los electores encuestados aseguraron que “nunca votarían por el PRD”, seguido del 43.2 por ciento del PRI y el 35.8 por ciento del PT. Menos golpeados políticamente, aparecen después el PVEM con el 32.9 por ciento, seguido de Morena con el 32.1 por ciento y Movimiento Ciudadano con el 31.6 por ciento. Lo cierto es que –de acuerdo a la encuesta—es que los electores muestran un rechazo total hacia el PRD, quien en esta elección va en alianza con el PT y Movimiento Ciudadano, quien a pesar de las pugnas y resistencias por no lanzar a “los mismos de siempre”, quienes son el principal obstáculo de nueva figuras en las izquierdas –según el líder de Alternativa Democrática Nacional, Alberto Téllez Sahuqué–, finalmente registró a candidatos reciclados y “muy vistos”, como los siguientes: 1.- Narciso Agúndez Montaño, ex presidiario, ex alcalde de Los Cabos, ex gobernador, y candidato a la alcalde de Los Cabos. 2.- Luis Armando Díaz, ex presidiario, ex diputado local, ex alcalde de Los Cabos, y candidato a diputado local por el VII Distrito Electoral. 3.- Francisco Javier Obregón Espinoza, ex alcalde de Comondú, ex senador del PT, y candidato a alcalde de Comondú. 4.- Rosa Delia Cota Montaño, ex diputada local, ex alcaldesa de La Paz y candidata a diputada local por el III Distrito Electoral. Los Cabos, casi definido En la cuna del agundismo, casi está definida la elección de la alcaldía de Los Cabos, porque –según la encuesta de Consulta Mitofsky— el margen entre el puntero es muy amplio con el segundo y tercer lugar. Por primer vez en la historia, y tras 18 años de administraciones nefastamente gobernadas por el PRD, el candidato oficial del agundismo, es decir, el líder y jerarca, Narciso Agúndez Montaño, y hermano del actual alcalde de Los Cabos, José Antonio, apareció en tercer lugar en las preferencias electorales, y cuya tendencia sigue a la baja tras el millonario auto robo de la sede del XI Ayuntamiento de Los Cabos. La intención del voto –de acuerdo al estudio— es 36.2 por ciento a favor del candidato del PAN, Arturo de la Rosa Escalante, seguido del priista Alberto Treviño Angulo con 23.5 por ciento, y después el petista Narciso Agúndez con el 16.3 por ciento de las preferencias, y al final, aparece la candidata de Morena, Tamara Montalvo Arce con solo el 5.8 por ciento. Como se puede ver, la diferencia entre el primero y segundo lugar es de 12.7 por ciento, y entre el primero y tercer lugar la brecha es de 19.9 por ciento, lo que significa que el colchón del candidato puntero es tan amplio que incluso puede darse el lujo de perder algunos puntos y llegará sin mayores problemas el día de la jornada electoral. La única manera que complicarle el escenario al panista sería que el PRD hiciera una alianza de facto con el PRI, y enviara a votar a toda su gente a favor del priista, de lo contrario, la elección sería de mero trámite para Arturo de la Rosa. Pero este escenario tan favorable para el PAN en Los Cabos, no podría haber sido posible, sin el pésimo trabajo del alcalde de Los Cabos, José Antonio Agúndez Montaño, quien no goza de mucha popularidad que digamos en ese destino turístico. El repudio popular es tal que hasta perjudica –paradójicamente— a su hermano, el candidato del PRD, Narciso Agúndez. En la encuesta de Consulta Mitofsky, el 54.9 por ciento de los cabeños reprobó la administración de José Antonio Agúndez, es decir, 5 de cada 10 habitantes, quienes solo 3 de cada 10 ven con buenos ojos su gobierno. Peor aún. El 40.6 por ciento de los cabeños tienen buena percepción en la imagen de Arturo de la Rosa, mientras el 29.4 por ciento de Alberto Treviño y solo el 25.8 por ciento de Agúndez. Paradójicamente, el candidato que mayores “puntos negros” trae, es justamente Narciso Agúndez, pues mientras el 32.5 por ciento opinó que tiene “mala imagen”, el 16.9 por ciento lo hizo por el priista Alberto Treviño y solo el 8.9 por ciento por el panista Arturo de la Rosa.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio