Feria del Libro de Tijuana 2015: primer avance


 
Cultura Lunes, 27 Abril, 2015 07:00 PM

Los organizadores de la XXXIII Feria del Libro de Tijuana presentaron a ZETA algunos avances del evento editorial a suceder del viernes 19 al domingo 28 de junio de 2015 en las instalaciones del Centro Cultural Tijuana (CECUT), por tercera ocasión consecutiva. Para empezar, el CECUT presentó a este Semanario su programa literario a desarrollar en el acontecimiento editorial fronterizo, donde destaca, para empezar, un homenaje a Beatriz Espejo el viernes 19 de junio a las 5:30 pm, además, a las 6:00 pm, la escritora presentará la conferencia inaugural “Escritoras mexicanas contemporáneas”; y a las 7:00 pm dará a conocer “¿Dónde estás, corazón?” (Alfaguara, 2014). Entre otros autores gestionados por el CECUT, también figuran Guillermo Arreola con “Fierros bajo el agua” (Joaquín Mortiz, 2014),  Raymond L. Williams con “Mario Vargas Llosa: A Life of Writing” (University of Texas Press, 2014) y Rogelio Cuéllar con “El rostro de las letras” (La Cabra Ediciones, CONACULTA, 2014). De igual manera, el CECUT presentará su Colección Editorial 2014 integrada por autores como Jorge Ortega, Bárbara Colio, Javier Hernández Quezada, Arturo Fierros, Graciela Dantes, Daniel Serrano y Josué Camacho. En el programa literario del Centro Cultural también destacan Hilario Peña, Juan Alberto Apodaca, Fernando Trejo, Habacuc Antonio De Rosario, Lalo Saavedra, Jorge Valdivia, Gabriel Trujillo Muñoz, Leo Marz, Edmée Pardo, César Gándara, José Juan Aboytia, Hernán Becerra, David A. Chick y Marcel Rius. Enrique Serna confirmó a Semanario ZETA que fue invitado por los organizadores de la Feria del Libro de Tijuana y que aceptó participar para presentar “La doble vida de Jesús” (Alfaguara, 2014), aunque todavía no le confirman la fecha de su presentación; y del Fondo de Cultura Económica (FCE) acudirá Francisco Hinojosa. Reestructuran la organización Luego de 33 ediciones, la Feria del Libro de Tijuana continúa reestructurándose en su organización; para empezar, Vianett Medina, presidente de la Unión de Libreros de Tijuana (que por cierto agrupa a 12 miembros de los cuales 10 son librerías con local y dos distribuidoras sin establecimiento, aunque todas afiliadas a la Cámara Nacional de Comercio), expresó a ZETA que se prescindió de la figura de “director honorario” que ocupó Leobardo Sarabia en 2014, creada por Jesús Flores Campbell como director del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC). “No ha funcionado del todo la estructura que venía proponiéndose por parte del IMAC y creo que lo que sucedió el año pasado fue un ejemplo más claro, porque en algunos aspectos la Feria se desbordó, hubo situaciones que no salieron del todo bien, sobre todo en aspectos prácticos, cambios en el programa, asuntos prácticos que afectan finalmente a los lectores; entonces, sobre esa experiencia sí se tomaron decisiones más razonadas, y no hay figuras únicas en ese sentido”. Medina agregó que “como figuras centrales que sirvan para dar un nombre a la Feria no se está buscando algo más, ni tampoco una coordinación única, de hecho los trabajos que hemos venido haciendo, los hemos pensado en términos de colegio”. Asimismo, detalló que en los próximos días se firmará un convenio entre las instituciones organizadoras de la Feria del Libro de Tijuana como parte de su reestructuración, entre éstas la Unión de Libreros, CECUT, CANACO, ICBC e IMAC. “Vamos a establecer un compromiso más formal mediante ese convenio, el tema fundamental, estructural, es la organización, la descripción de comités, también aspectos muy prácticos como el uso de las instalaciones, eso en lo que atañe principalmente lo que desea CECUT o lo que necesitamos quienes vamos a participar como expositores”, expresó Medina. Derivado de la restructuración y firma de convenio, se deslindarán responsabilidades específicas: Programa literario, Programa de talleres, Programa de lectura en escuelas, Gastronomía, Administración de locatarios, Logística, Investigación cualitativa sobre la lectura, Programa artístico y sonido, Difusión y prensa, Servicio social, Atención al público y Módulos de información. En cuanto al presupuesto para la Feria, la titular de la Unión de Libreros de Tijuana indicó  a este Semanario: “Por parte de Jesús Flores del IMAC, la noticia de parte suya es que no fue autorizado ningún presupuesto (de la Federación), o sea, la gestión no tuvo éxito, y en realidad en ese sentido hay aspectos que se van a vivir con mucha austeridad porque no hay ese fuerte. El CECUT va a apoyar un poco más, pero no vamos a tener tres millones de pesos. El presupuesto que se etiquetó en el IMAC es mínimo, incluso mínimo de lo que se daba al final de las dos administraciones anteriores, no llega a los 300 mil pesos, de eso sí estoy segura”. Alfonso López Camacho, fundador de la FLT Siempre crítico, Don Alfonso López Camacho, fundador de la Feria del libro de Tijuana en 1980 (en aquel entonces presidente de la “Unión de Propietarios de Papelerías, Librerías y Equipos de Oficina”), habló con ZETA sobre la etapa en que se encuentra el evento editorial luego de 33 ediciones y 35 años de su surgimiento: “Para opinar acerca de la etapa en que se encuentra la  FLT hay que tener en cuenta los dos aspectos que la justifican: la oferta bibliográfica y las actividades  culturales que se generan en su entorno. En relación a los libros y los sellos editoriales, su crecimiento histórico ha sido paralelo al crecimiento de las librerías que sustenta la demanda de la ciudad, la que se refleja en nuestros días, es  decir: no ha habido un avance significativo desde 1980 en que la Unión de Libreros tomó la iniciativa de ponerla en marcha. “En cambio, las actividades culturales, en sus diferentes facetas, se han venido incrementado cuantitativa y cualitativamente con la decisiva aportación de  las instituciones de la ciudad: IMAC, a partir de 1998  y CECUT, en los dos últimos años, que la han convertido en una gran fiesta de la cultura”, agregó el propietario de la tradicional Librería El Día. — ¿Qué papel está jugando el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) que dirige Jesús Flores Campbell en la organización de la XXXIII Feria del Libro de Tijuana a diferencia de administraciones anteriores? “Aunque últimamente no he tenido una participación directa en la organización de FLT, mi impresión es que el comportamiento de la actual administración del IMAC no difiere en lo esencial de conductas anteriores. El nuevo funcionario en jefe trata de capitalizar su actividad más importante del año a través de innovaciones personales, dejando atrás experiencias y menospreciando, en un exceso de celo, a otros actores importantes”. — ¿Qué papel está jugando el CECUT que dirige Pedro Ochoa Palacio en la organización de la XXXIII Feria del Libro de Tijuana, luego de tres ediciones consecutivas realizándose el evento editorial en la infraestructura del organismo federal? “La llegada, hace tres años,  de la FLT al nuevo escenario del CECUT, abría  la posibilidad de que esta institución federal se sumase como  organizador en paridad de aportaciones y méritos, lo que sin duda, le podría dar a la FLT una nueva dimensión, como ocurrió con la incorporación del IMAC en 1998. Hasta donde sé, esta colaboración está en curso en la presente edición de la FLT y cabe esperar que llegue a feliz término, como Tijuana merece”. — ¿Qué expectativas tiene Usted de la XXXIII Feria del Libro de Tijuana, a siete semanas de llevarse a cabo? “Considerando la respuesta generosa que los tijuanenses han tenido con las anteriores ediciones la FLT, las expectativas acerca de la XXXIII tiene que ser de continuidad y éxito, más allá de los  posibles retrasos e improvisaciones que laten a estas fechas”. — La población aumenta y, efectivamente, incrementa también la cantidad de universidades privadas, pero sigue habiendo las mismas librerías desde hace muchos años en Tijuana. ¿Cuál es el principal problema para que la Feria del Libro de Tijuana y la cantidad de librerías crezcan en Tijuana? “Existe una relación directa entre el desarrollo intelectual de una sociedad y el censo de sus librerías que, por lo visto, es ajeno al crecimiento de sus universidades; y la única solución es una revolución educativa de calidad. Tenemos todo, pero falta la voluntad política, porque el analfabetismo funcional (o sea la ignorancia) es el mejor aliado de la sociedad de  consumo, la eficaz y moderna religión que sostiene nuestro inefable modelo económico”. — Luego de 33 ediciones, ¿qué futuro le ve a la Feria del Libro de Tijuana? “Más allá de nuestras limitaciones como gremio, dependerá de cómo evolucione el nuevo soporte del libro; el e-book es el futuro e imprevisible gran competidor.  La Unión de Libreros siempre ha estado consciente de las limitaciones que originan su subdesarrollo, y de  igual manera, valora la importante aportación de las instituciones de los tres niveles de gobierno: IMAC desde 1998; CECUT en las recientes ediciones, sin olvidar que en la década de los ochenta la Feria se cobijó en el marco de lo que  se conoce como ‘La Bola’ y el ICBC con  apoyos esporádicos. En este sentido hay en que pensar, antes que nada, en los beneficios que representan para Tijuana la suma de estas aportaciones”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio